haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
  • Parashá: Ree
Únete a Nuestro Newsletter

Más de 40.000 Suscriptores
Recibe Nuestro Email




Sustentando a Papá
Ética y Negocios

Sustentando a Papá

Mi padre tiene un ingreso muy bajo, pero posee una casa muy grande. Y me está desheredando. ¿Estoy obligado a sustentarlo?

por

P. Mi padre tiene un ingreso muy bajo, por lo que le envío dinero todos los meses a pesar de que me resulta difícil. Pero vive en una casa muy costosa – ¿realmente es pobre? Además, ha anunciado su decisión de dejarle su propiedad a su esposa (que no es mi madre), por lo que siento que estoy sustentando a un extraño.

R. Es lamentable que tu padre intente desheredar a sus hijos. La Mishná declara: "Quien le deja sus propiedades a alguien y abandona a sus hijos – lo que hizo tiene valor legal, pero los Sabios no lo aprueban" (1).

La expresión “abandona a sus hijos” permite la posibilidad de que el padre quiera dejarles algunas propiedades a sus amigos, a caridad, etc. – ya que no necesariamente los está “abandonando” al hacer esto – pero se espera que el grueso de sus propiedades sea dejado a los hijos. La expresión “los Sabios no lo aprueban” es común en el Talmud, expresa un alto grado de desaprobación. La continuación del pasaje deja en claro que incluso si alguno de los hijos no satisface las expectativas de los padres – la propiedad ni siquiera debería ser traspasada de “un hijo malo a uno bueno”.

Pero al igual que los padres no deberían ignorar sus obligaciones hacia sus hijos porque pueden desaprobar sus acciones, los hijos no pueden ignorar sus obligaciones hacia sus padres por tal desaprobación. De acuerdo a la ley judía, los hijos no tienen una obligación de sustentar a sus padres, pero si el padre es pobre y elegible para caridad, se espera que el hijo sea el primero en ayudar, y el padre debería ser el primero y principal receptor de caridad.

El Shulján Aruj (Código de Ley Judía) legisla en este contexto:

La obligación del hijo de alimentar al padre [como cumplimiento de la mitzvá de honrar al padre] es a costa del padre. Pero si el padre no tiene, el hijo está obligado a proveer para él (2).

Entonces, la falta de consideración de tu padre sobre su testamento no es una justificación lo suficientemente buena como para que dejes de proveer para satisfacer sus necesidades.

El hecho de que posea una casa es una situación más complicada. Por un lado, una casa es una propiedad muy valiosa; un propietario generalmente tiene cientos de miles de dólares, y parecería extraño definirlo como "pobre". De hecho, si tu padre fuese realmente pobre, su testamento no sería interesante. Por otro lado, la ley judía no exige que una persona no sea propietaria para ser considerada pobre, y en general una persona no está obligada a vender su casa para ser elegible para caridad. La Mishná define el criterio de elegibilidad para caridad como sigue:

Quien tiene doscientos zuz está [considerado pobre y por lo tanto] se le permite tomar léket, shekejá y peá y el diezmo del pobre [varios tipos de sobras agrícolas para los pobres]… No le exigimos que venda su casa ni sus bienes personales (3).

Por otro lado, quizás sea posible que tu padre se sustente a sí mismo del valor de la casa sin dejar de ser propietario. Por ejemplo, mucha gente en la situación de tu padre toma una "hipoteca revertida", una especie de renta vitalicia en la que el propietario recibe un pago fijo mensual de por vida a cambio de entregarle la casa al asegurador al momento de la muerte. Si puede realizar un arreglo de este tipo sería considerado alguien que es capaz de sustentarse a sí mismo, no alguien que necesita aceptar caridad ni siquiera de su hijo.

Vale la pena examinar la opción de una segunda hipoteca para tu padre, para ver si podría brindarle el ingreso necesario. Si encuentra que este arreglo satisface sus necesidades, habrás solucionado el problema de la presión constante sobre tu ingreso. Pero considera que no solucionará el problema de la propiedad porque, con este arreglo, no habrá propiedad, porque la casa quedará a nombre del prestamista.

FUENTES: (1) Talmud Bablí Baba Batra 133b. (2) Shulján Aruj Ioré Deá 240, ver también 251:3-4. (3) Mishná Peá 8:8.

Publicado: 15/12/2012


¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!