haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Querida Emuna: Rescatar a mi hija
Querida Emuna

Querida Emuna: Rescatar a mi hija

¿Debiera ayudarla con dinero para salir de un aprieto o dejarla sufrir las consecuencias?

por

Querida Emuna,

Recientemente mi hija recibió una multa de tránsito por una gran suma de dinero. Ella trabaja muy duro después de la escuela cuidando niños y haciendo tutorías para ganarse su dinero y ahora tendría que gastar la mayoría de éste pagando la multa. Me siento confundida entre el deseo de ayudarla un poco y aliviar su carga financiera y la idea de que sólo aprenderá su lección si tiene que sufrir las consecuencias. ¿Qué crees que debería hacer?

En Conflicto

Querida En Conflicto,

Tu situación refleja un desafío constante de la educación: cuándo rescatar a nuestros hijos de las consecuencias de sus acciones y cuándo no. No hay reglas de oro sobre esto, pero creo que por lo general nuestro instinto es rescatarlos y debemos frenar esa reacción. Debemos dejarlos experimentar las consecuencias de sus acciones para que crezcan como seres humanos y adquieran el conjunto de habilidades que necesitan para convertirse en adultos saludables y funcionales.

Si pagas la multa creo que sería una muestra inapropiada de compasión, especialmente en esta área en la que las consecuencias de conducir de forma negligente podrían —Dios no lo quiera— ser desastrosas. Una multa que causará que tu hija piense antes de conducir demasiado rápido, saltarse un signo pare o pasarse una luz roja, podría ser la mejor (y más barata) lección que podría recibir.

Puede que haya otras situaciones —como por ejemplo un nuevo par de costosos zapatos de gamuza que se hayan arruinado con la lluvia (¡¿Por qué vino eso inmediatamente a mi mente?!)— en las cuales las potenciales consecuencias de una conducta irresponsable son menos severas y por lo tanto estés más dispuesta a dividir los daños, pero debes saber que una lección sobre cuidar nuestras posesiones también es sumamente importante.

Cada uno debe tomar la decisión en base a su propio criterio, pero en términos generales creo que si podemos ser firmes (una confesión: yo digo mucho pero me resulta muy difícil ser firme... ¡aunque creo que debiera serlo!) y dejar que nuestros hijos experimenten las consecuencias por sí mismos, entonces dicha experiencia los transformará en personas más fuertes, más capaces y más cuidadosos.

Prima con Síndrome de Down comportándose mal

Querida Emuna,

Me costó mucho tomar la decisión de escribirte ya que me avergüenza mucho sentirme de esta manera. Yo crecí muy cercana a mi prima, quien tiene Síndrome de Down. Tuvimos una buena relación desde que éramos pequeñas y somos como hermanas. El problema es que durante los últimos años la comencé a encontrar molestosa e irrespetuosa. Ella es consentida y egoísta, trata mal a mi padre, lo insulta y se ríe de él. Es muy celosa y una mentirosa extrema. Ya no la soporto. Una vez ella me involucró en una de sus mentiras y me metí en muchos problemas; abusó de mi credulidad. Además, tiene una mente y boca muy sucias. Siento que ya no la conozco… Simplemente no quiero hablar con ella. Conozco a mi prima. Conozco sus limitaciones debido a su discapacidad —la cual no es severa—, y sé que sabe distinguir perfectamente entre el bien y el mal. Sabe cuando hiere a otros. Ha roto relaciones con algunas de nuestras primas, mi padre y mi hermana. Me siento muy mal por sentirme de esta forma. No quiero hablar de esto con ningún miembro de mi familia porque dado que ella ha hecho pasar a algunos de ellos por muchas cosas, sé que la conversación llevará inevitablemente a lashón hará. Necesito una opinión constructiva. ¿Cómo puedo deshacerme de estos sentimientos? He intentado trabajar en ellos, y a instantes logro estar bien, pero cuando ella comienza a mandarme mensajes de texto, estos desagradables sentimientos regresan. ¡Por favor ayuda!

Muy avergonzada

Querida (no es necesario estar) Muy avergonzada,

No estoy calificada en lo absoluto para responder tu pregunta y te recomiendo que consultes con quienes tienen mayor experiencia en esta área.

Ciertamente cada ser humano —ya sea que tenga Síndrome de Down o no— es diferente y tienes sus propios desafíos. Eso hace que aplicar soluciones estándar sea prácticamente imposible. Dices conocer las limitaciones de tu prima, pero quizás no tienes un entendimiento completo de ellas. ¿Lo has discutido con su doctor, o mejor aún, con sus padres? Ellos indudablemente quieren lo mejor para ella y necesitan saber si ella ha, consciente o inconscientemente, cruzado un límite inaceptable.

Si ustedes son como hermanas, entonces seguramente sus padres saben que tienes el mejor interés de ella en mente y que lo único que quieres es que las cosas estén bien. Tú y sus padres son aliados naturales en los esfuerzos para ayudar a tu prima.

Pero si nada cambia a pesar de tus esfuerzos, entonces ciertamente tienes una responsabilidad de tratar a tu prima con amabilidad y compasión. Por otro lado, no tienes por qué exponerte a ti misma a su crueldad vulgaridad y es posible que te veas obligada a marcar una línea y limitar tu contacto con ella hasta que cambie su conducta, al igual que harías en cualquier relación.

Suena como que realmente estás luchando con este problema, así que no tienes de qué sentirte avergonzada. Estás haciendo tu mejor esfuerzo, y eso es todo lo que Dios pide de nosotros.

Mi nuera mentirosa

Querida Emuna,

Tengo una situación muy dolorosa. Mi nuera, que es de Brasil, miente constantemente sobre mí y tiene a alguien a quien contacta que se encarga de repartir estas mentiras por todos lados para arruinar mi reputación. Esto ha estado ocurriendo por bastante tiempo. La peor parte es que tengo nietos pequeños a quienes eventualmente también les van a mentir. Cuando intento decirle todo esto a mi hijo, él no me cree y luego deja de hablar conmigo. Ella ha dicho también cosas muy despectivas sobre él. Realmente no sé qué hacer. Gracias por escucharme.

Suegra herida

Querida Suegra herida,

Me gustaría tener un dólar por cada carta que recibo sobre suegras y nueras, ¡y ni siquiera contesto cada una de ellas! Al igual que en muchas de las cartas que recibo, la información que provees es escasa. ¿Tuvieron alguna vez una buena relación? ¿Intentaste tener una buena relación en un inicio? ¿Hay alguna razón comprensible de por qué ella puede estar esparciendo estas mentiras? ¿Hay un tema común en estas mentiras? Es difícil dar un consejo significativo sin un profundo conocimiento de la situación.

Podría ser que no haya nada que puedas hacer y que tan sólo debas seguir rezando y esperando que algún día ella cambie. O podría ser que cometiste algunos errores en la relación y que si hicieras un sincero esfuerzo por corregirlos ella respondería de la misma forma.

En cualquier caso, te recomiendo que —por más difícil que sea— intentes ser amorosa y generosa. Sé considerada. Quizás la cansarás con tu bondad. Quizás no. Pero al menos estarás orgullosa de tu comportamiento y sabrás que no dejaste ninguna piedra sin voltear en tus intentos por reparar la relación.

Escucho casos similares a este todo el tiempo. Definitivamente no estás sola en tu experiencia negativa. Si Dios quiere, la vida es larga y el camino no ha acabado. Sigue rezando y sigue entregando —ese es en realidad un consejo para la vida de todo el mundo— y nunca abandones la esperanza de que algún día todo podría cambiar.

14/1/2015

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub