haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Tirando del Enchufe

Tirando del Enchufe

¿TV o no TV? Esa es la cuestión.

Durante dos años, mi marido y yo planteamos la pregunta (sólo cuando nuestros niños estaban dormidos, dichosamente inconscientes de la bomba doméstica que estaba al acecho en los flancos) en contextos que alternaban entre discusiones, debates y disputas.

Me asombra pensar que, antes de 1996, la pregunta simplemente no existía. Como una madre que quiso lo mejor para sus preescolares, di la bienvenida a lo que la televisión pública tenía para ofrecer, en particular a "Plaza Sésamo".

Pero demasiado pronto, nuestros jóvenes superaron el ingenio y la sabiduría de "Plaza Sésamo". Ellos pidieron a gritos espectáculos necios, concursos tontos, dibujos animados que exhibían violencia y crueldad, y comedias con humor en los límites entre lo sarcástico y lo sádico. Cada insaciable comportamiento celebrado en la TV se oponía diametralmente a los valores de nuestra familia.

La calidad, o la carencia de ella, era un problema. La cantidad era el otro.

La calidad, o la carencia de ella, era un problema. La cantidad era el otro. "Nuestros niños no miran más de una hora de televisión al día", murmurábamos arrogantemente a nuestros amigos. Ahora confesamos que, en la inspección más cercana, esta jactancia era sólo a medias (realmente un tercio) verdadera. Una hora antes del tiempo designado para ver TV mientras nuestros niños apresurados hacían sus tareas, solamente oíamos "¿Ya es el momento? ¿Podemos encenderla ahora? ¡Son sólo diez minutos antes!". Durante la sagrada hora de verla, mientras miramos los ojos brillantes de nuestros niños adquiriendo un barniz comatoso, no oíamos nada en absoluto. Y por lo menos una hora después del fallecimiento temporal de la TV, oíamos (en el orden previsible) chillidos, gruñidos, gemidos y, de vez en cuando, amenazas ("¡No voy a bañarme!" "¡Voy a mudarme a la casa de David!"). Nuestros niños eran adictos.

La estadística nos alarmó. En 1996, Nielsen Media Research anunció que los niños americanos de entre 2 y 11 años de edad, veían más de 19 horas de televisión por semana. En 1997, la prensa japonesa reportó que más de 700 adolescentes fueron hospitalizados después de un espectáculo de dibujos animados que provocó ataques de epilepsia. Y en 1998, Reuters citó una investigación en España mostrando que el riesgo de daños en niños se eleva en 34 por ciento por cada hora de televisión que ven, añadiendo que para cuando alcancen la edad de 70 años, habrán gastado entre siete y diez años de su vida pegados a la TV.

De todos modos, sufrimos. ¿Podrán nuestros niños sobrevivir la pérdida? ¿Podremos nosotros?

Entonces, un enemigo de la TV con niños notablemente bien educados nos hizo tomar una decisión al parafrasear al Rebe de Novominsker: "Como padres judíos, esperamos que nuestros niños vivan una vida de integridad. Cuando ellos son lo suficientemente mayores, les enseñamos que hay tres transgresiones a las cuales debemos resistirnos incluso hasta con el dolor de la muerte: asesinato, promiscuidad e idolatría. Sin embargo, ¿qué hacemos? Traemos a nuestra casa una pequeña caja que glorifica estos pecados. No sólo le damos la bienvenida a la caja; ¡la idolatramos!".

La ausencia de la televisión requiere de nuestra presencia.

Diez días después, nuestra TV se marchó. Esperábamos una rebelión. Ésta no llegó. En una semana, nuestros niños se transformaron en amantes de:

  • Música. Nuestra radio experimentó un renacimiento. Tom Chapin encabezó la lista de éxitos de la familia. Nuestros niños, entonces de 8 y 6, bailaron tomados de los brazos junto a los tonos brillantes de la flauta de James Galway. Ellos escucharon absortos a "Pedrito y el Lobo". Ellos cantaron lozanamente con "El Rey y Yo" y "The Sound of Music".

    Felizmente, hay muchas grabaciones judías magníficas que educan mientras encantan. "La Maravillosa Máquina de Midot [Volúmenes 1, 2 y 3]" lleva a los jóvenes al espacio exterior, a tierras extranjeras y hasta al pasado para informarles sobre los rasgos de carácter (midot) verdaderos de la Torá – tales como, honestidad, modestia, bondad y respeto. "¡Shhh! ¡Es Lashon Hará!" se burla el clásico de TV Dragnet, con policías que patrullan contra el chisme (lashon hará) y otros abusos verbales que el judaísmo prohíbe. "Viajes [los Volúmenes 1, 2 y 3]" ofrecen conmovedoras canciones en inglés sobre juegos de béisbol, convenciones de ateos y cometas, canciones que le hablan a padres e hijos por igual.

  • Actuación. Pueden dirigir un teatro de marionetas o una "tienda de comestibles". Nuestros niños descubrieron que la utilización de su imaginación va más allá de escuchar a un dinosaurio morado cantar.
  • Libros. Nuestros niños descubrieron que nada es más fascinante que un buen libro. ¡Ellos pidieron a gritos nuestra cita del capítulo del día, siempre pidiendo “¡una página más!" (¡Qué cambio más refrescante de "¡sólo una comedia más!").
  • Atletismo. Las cuerdas de saltar, patines de ruedas, el balonmano y los aros hula-hula mantuvieron ocupados a nuestros hijos durante horas. ¡Qué alivio dejar de verlos sentados frente al televisor!
  • Juegos de palabras cruzadas. "¡Mamá! ¿Qué puedo hacer con L, D, S, Y, A, K y F?". Aquellas son a menudo las primeras palabras que escucho al despertarme. Las palabras contribuyen a mi sustento, pero las palabras como éstas contribuyen a mi vida.
  • Altruismo. Una tarde de verano, cuando mi hija saltó del autobús, la miré a los ojos y le dije, "Tehilah, tenemos un trabajo importante que hacer". Saqué 60 sobres preescritos para ser enviados a una organización judía local. "Preciosa", le pregunté, "¿cómo podemos hacer los sobres mas bonitos para que todos recuerden venir a la próxima reunión?". Mi hija rápidamente corrió a buscar pintura, pinceles, una taza con agua, pegamento, una vela blanca de Shabat y estampillas bonitas. Presionando la vela en distintas partes en cada sobre, luego continuando con la pintura al agua, ella creó magníficos diseños translúcidos estilo batik. Mi hijo y yo nos hicimos sus alumnos. "¡Ima", ella exclamó, "ustedes están haciendo un hermoso trabajo!" Rápidamente le devolví el elogio. Antes de enviar las cartas (y dejarla tener los honores), fotografiamos a Tehilah, presidiendo sus sobres, extendidos en un collage de arco iris en nuestra mesa de comedor. Aquella fotografía está muy a la vista en nuestra casa.

Estas creaciones nos han dado a mi marido y a mí inmensa alegría. Pero no puedo negar el punto fundamental: la ausencia de la Televisión requiere de nuestra presencia. Sin embargo, cuando consideramos los honorarios intelectuales, éticos y emocionales que nuestra "niñera electrónica" solía cobrar, estamos más que dispuestos a tomar su lugar.

De este modo, ¿TV o no TV? Para esta familia no hay ninguna pregunta sobre el tema.

3/10/2010

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub