haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Recibe artículos y videos inspiradores
sobre Judaísmo, Israel y el Mundo Judío
Más de 45.000 Suscriptores




El Valor de la Vida

El Valor de la Vida

¿Estarías dispuesto a asesinar a una persona inocente si esto garantizara la cura para el cáncer? ¿Y si esa persona inocente tuviera noventa años?

por

Un extracto de "Shmooze: A Guide to Thought-Provoking Discussions on Essential Jewish Issues" (Shmooze: Una guía para el desarrollo de discusiones en temas esenciales del pensamiento judío).

La vida es preciosa. Cualquier decisión debe reflejar su infinito valor.

Seamos prácticos. Al asesinar a una persona, salvas millones de vidas del cáncer. Al perdonarlo a él, sólo salvas a una persona – una persona de noventa años que ya ha vivido los mejores años de su vida. En este caso tomar una vida salva millones. Si valoramos la vida, de seguro esta es la decisión acertada.

Sin embargo, la mayoría de nosotros sabe instintivamente que esto no puede ser verdad. Está mal asesinar a una persona inocente de noventa años, incluso si va a garantizar la cura para el cáncer.

¿Puedes explicar el porqué?

Desafortunadamente, este dilema no es solamente teórico. En el libro Holocaust and Halachah (Holocausto y Halajá), un preso de un campo de concentración le hizo a un rabino la siguiente pregunta:

"Los Nazis han encarcelado a 100 niños, a los que planean asesinar mañana por la mañana. Mi hijo está entre ellos. Puedo sobornar al guardia para que libere a mi hijo, pero si lo hago, los Nazis agarrarán al hijo de alguien más para reemplazar al mío. Rabino, ¿puedo sobornar a los guardias para que lo liberen?"

El rabino se rehusó a responder. De su silencio, el padre derivó la respuesta del rabino – él tenía prohibido liberar a su hijo a expensas de la vida de otra persona.

El Talmud, discutiendo un caso similar, dice "¿Cómo sabes que tu sangre es más roja? ¿Quizás su sangre es más roja?" Rashi, comentando el Talmud, aclara: "¿Quién sabe si tu sangre es más preciada o más querida para tu Creador que la sangre de alguien más?". ¿Cómo puede uno pesar el valor de una vida contra el valor de otra? ¿Cómo puede uno saber que persona es más preciada? Cada individuo es un mundo completo.

Eso tiene sentido cuando evaluamos una vida contra otra. Pero ¿Cómo se explica salvar una vida a expensas de millones? ¿No podemos decir con confianza que a los ojos de Dios, millones de vidas son más preciadas que una?

En el corazón de este problema está el como medimos el valor de la vida.

Se cuenta una historia acerca de un rabino y un ladrón que entran al Cielo. El ladrón es señalado por sus tremendos logros y recibe un tratamiento de reyes. El rabino es visto como un Sr. Promedio.

¿Cómo puede un ladrón ser considerado más grande que un rabino quien dedicó su vida entera a la comunidad, haciendo muchos actos de bondad y viviendo una vida honesta y decente?

Cada persona nace con una personalidad y un conjunto de circunstancias únicos, como así también con una cantidad delimitada de potencial. Donde comenzamos está fuera de nuestro control. Sin embargo, somos responsables de donde terminamos y de las decisiones que tomamos durante el camino.

Quizás el rabino fue bendecido con todas las ventajas – nacer de padres amorosos quienes le proveyeron la mejor educación y una sana crianza. Quizás él poseía una inteligencia formidable, era compasivo y tenía una personalidad bondadosa. Quizás su padre fue rabino de una comunidad y él por naturaleza eligió la misma vocación. Su verdadero valor no es medido por como él comenzó su vida. Él no trabajó para alcanzar sus fortalezas innatas (ni sus debilidades), y por ende éstas no son intrínsecas a su verdadera esencia. Ellas proveen el telón de fondo para su desafío único de luchar por alcanzar la grandeza personal. Su verdadero valor es el resultado de las elecciones que hizo en su esfuerzo por crecer. Determinar el valor de su vida requiere tomar en cuenta cada factor y cada detalle de su existencia.

En la superficie, el rabino parece ser más grandioso que el ladrón, quizás incluso más grandioso que mucha gente. Pero cuando consideras toda la imagen, desde su punto de partida en la vida, hasta el potencial de grandeza que podía haber alcanzado, emerge un panorama diferente.

Este rabino se deslizó por la vida, eligiendo la mediocridad. Con mayor perseverancia, él podría haber logrado mucho más.

Digamos que el ladrón nació con tremendas desventajas – un temperamento violento, padres abusivos, sin dinero y con poca inteligencia. Nada de esto determina su verdadero valor. Su esencia consiste de las elecciones que tomó dentro de su campo de juego personal.

El ladrón decidió construir una mejor vida para sí mismo. Él luchó por conquistar a sus demonios internos y consiguió un trabajo para juntar dinero para ir a la universidad. Cuando las cosas se pusieron difíciles, el recurrió a robar para sobrellevar las cosas. Pero él, consistentemente luchó por ser un miembro honesto de la sociedad, para formar una familia sana, y para hacer una contribución significativa al mundo.

Cuando comparamos los grados de crecimiento personal del ladrón y del rabino, queda claro que de los dos, el ladrón es el individuo más grandioso.

Por supuesto que este ejemplo es una simplificación demasiado burda. Las complejidades implicadas en hacer tal juicio son asombrosas – y es exactamente por esto que ningún ser humano está en posición de juzgar el valor de otro. Nadie sabe los desafíos de otra persona, o su potencial, o que espera Dios de él. Nunca podemos medir el valor real de alguien. Ese es un asunto de Dios, y de nadie más. Nunca es una buena idea jugar a ser Dios.

Esto no justifica las acciones del ladrón. Robar es malo y debe tener sus consecuencias. Podemos juzgar las acciones del ladrón, pero no su valor. Estos dos juicios están separados, el primero pertenece al hombre y el segundo pertenece solamente a Dios. No podemos saber como Dios ve el valor del ladrón.

Por lo tanto, cuando son millones de vidas versus un hombre de noventa años, quizás esa vida es más preciada y valorada. ¿Cómo podemos saber? El problema no tiene nada que ver con los números. El Nosotros no podemos hacer el juicio, sin importar cuantas vidas estén involucradas.

Extracto de "Shmooze: A Guide to Thought-Provoking Discussions on Essential Jewish Issues".

Publicado: 24/1/2009


¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Comentarios: 2

(1) Gwen, February 26, 2011 11:52 PM

Gracias.

Hola a todos, gracias por el tema, me salvó para una tarea que tenía pendiente. Gracias.

Nery, July 9, 2012 6:47 AM

Excelente

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!