Charles Aznavour (1924-2018) fue una imponente figura de la música francesa. Durante generaciones, su magnífica voz y sensible canto lo han transformado en uno de los artistas más populares de la historia de Francia.

Podríamos perdonar a algunos de los seguidores de Aznavour si pensaran que él es judío. Ha aparecido en muchas películas francesas a lo largo de los años representando personajes judíos, y su versión de la canción en Yiddish La Yiddishe Mama ha sido uno de sus grandes éxitos. Su canción J’ai Connu, “Yo sabía”, es contada desde la perspectiva de un judío aprisionado en un campo de concentración nazi. Aznavour se presentó en reiteradas ocasiones en Israel, siendo la última de ellas en octubre del 2017.

En su última visita al estado judío, Aznavour se reunió con el presidente de Israel, Reuven Rivlin, quien le entregó a él y a su hermana Aida la condecoración Raoul Wallenberg, que es entregada por la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, en reconocimiento a la familia Aznavour por salvar las vidas de varios judíos y de otros durante la Segunda Guerra Mundial.

Aznavour recibiendo la condecoración Raoul Wallenberg de manos del presidente de Israel, Reuven Rivlin.

Aznavour, hijo de padres que escaparon al Genocidio Armenio en Turquía de 1915-1918 para encontrar refugio en París, había contado poco en el pasado sobre el heroico actuar de sus padres durante los tiempos de guerra.

Eso cambió en el año 2016. Aznavour trabajó con el investigador israelí Dr. Yair Auron para escribir un libro en hebreo a ser publicado en Israel, que detallara la forma en que su familia salvó la vida de varias personas en la época de guerra en Francia. El libro, titulado Matzilim Tzadikim V’Lohamim, o “Salvadores, Justos y Luchadores” en español, sería también traducido al francés y alemán.

“Crecimos en el distrito de Les Marais” en Paris, recuerda Aznavour, donde muchos inmigrantes se reunían, incluyendo refugiados armenios y judíos. “Eran nuestros vecinos y amigos”. Para cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, el entonces joven Charles Aznavour vivía con sus padres Michael y Knar Aznavour y con su hermana Aida en la calle Rue de Navarin número 22, en el noveno arrondissement de París. Ese pequeño apartamento de 3 habitaciones se convertiría en un refugio para judíos y otros que eran perseguidos por los nazis, explicó Aznavour.

Una fotografía de la familia Aznavour en los años 20'. El padre de Charles, Mischa (al centro), al lado de su esposa Knar.

La primera persona que albergaron los Aznavour fue a un judío rumano que vivía en Alemania. Ese judío, cuyo nombre el cantante ya no recuerda, había sido condenado a muerte por subversión. Él había logrado escapar a Francia disfrazado de soldado alemán, pero había sido descubierto y estaba siendo perseguido por la Gestapo. Un amigo alertó a Michael Aznavour de la situación y la familia lo refugió. 

Aida Aznavour recuerda en el libro: “Entendimos que los judíos serían víctimas de la brutalidad. Mirábamos a los judíos con tristeza y dolor”.

Ella recuerda que sus padres nunca dudaron de refugiar judíos, “incluso que era claro que si los nazis encontraban a este hombre en nuestra casa, nos matarían de inmediato. Le dijimos que nuestra casa era su casa, y lo tratamos afectuosamente, como un buen amigo que había extendido su estadía. Durante algunos días, incluso durmió en la misma cama que Charles”.

Más tarde, una conocida de los Aznavour les pidió esconder a su esposo judío, cuyo nombre Charles y Aida recuerdan, era Simón. Simón había sido enviado junto a otros judíos de París al campo de concentración Drancy, pero había escapado. Los Aznavour lo acogieron, y luego, recuerdan Charles y Aida, acogieron a un tercer judío en su pequeño apartamento.

A medida que continuaba la ocupación de París, los Aznavour también dieron refugio a soldados armenios que habían sido reclutados por la fuerza al ejército alemán y que habían escapado para no luchar por el régimen nazi. En ocasiones, había hasta 11 personas refugiadas en el pequeño departamento de la familia, durmiendo en el suelo por las noches.

Michael y Knar Aznavour ayudaron a los refugiados a obtener papeles falsos, y Charles y Aida también los ayudaban. Era la labor del adolescente quemar los uniformes nazis de los desertores armenios y deshacerse de las cenizas lejos de casa, recuerdan los hermanos.

Los Aznavour eran cercanos con otra familia armenia que vivía en París, Melinee y Missak Manouchian, quienes ayudaron a fundar y dirigir un movimiento clandestino de resistencia en París llamado L’Affiche Rouge (El poster rojo). Charles Aznavour explica que a pesar de que sus padres no eran miembros formales del grupo, ayudaban a miembros de la organización y que incluso escondieron a Melinee y Missak Manouchian durante varios meses mientras eran buscados por la Gestapo, luego de que sus otros amigos se rehusaron a arriesgar sus vidas para ayudar.

Charles Aznavour explica: “Mis padres sabían el peligro que había cada día, pero mi hermana y yo sólo lo entendimos después. Éramos ´locos’ adolescentes. Estábamos viviendo nuestra adolescencia y seguíamos los pasos de nuestros padres. Sólo más adelante fue que entendimos cuán grande era el riesgo”.