haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Recibe artículos y videos inspiradores
sobre Judaísmo, Israel y el Mundo Judío
Más de 45.000 Suscriptores




El General Petraeus y Nosotros

El General Petraeus y Nosotros

No es de extrañar que el judaísmo prohíba que un hombre esté solo con una mujer que no es su esposa.

por

Otro escándalo que involucra a un hombre poderoso, derribado y destruido debido a un romance con una mujer con la que había pasado una excesiva cantidad de tiempo a solas. El General David Petraeus, en la cima de su carrera, ex-general del ejército y cabeza de la CIA, ha admitido un romance con una mujer casada con la que viajó extensivamente mientras escribía su biografía.

Este tipo de auto-destrucción es casi un cliché a estas alturas, pero aún nos sorprende. ¿Cómo puede un hombre con tal integridad, un modelo a seguir para la nación, terminar arruinando su carrera y causando un inmenso dolor a su familia por un romance?

Cuando me hice observante y entré en el mundo de Torá, me impresionó el marcado sentido de separación y formalidad entre los sexos. Hombres y mujeres evitaban mezclarse, y como un hombre bromeó con mi esposo: "No es de extrañar que sus matrimonios duren más, ustedes van a una boda y dejan a su pareja en la puerta". Los colegas no se tratan por sus nombres de pila. El titulo más formal de "Rav" o "Señora" es utilizado, creando una sana distancia e interacción profesional en el lugar de trabajo.

Las leyes de ijud (reclusión) le prohíben a un hombre estar solo con una mujer que no es su esposa. Eso implica que incluso cuando uno está saliendo en citas, esto debe hacerse en un lugar público. Y una vez que estás casado, ninguno de los dos puede estar solo de forma privada con alguien del sexo opuesto. Más de una vez una mujer ha compartido conmigo una historia del rompimiento de su matrimonio que involucraba a su esposo trabajando tarde por la noche, la secretaria estaba ahí ayudando, y ella era tan, tan comprensiva. Un masaje de cuello para aliviar la tensión… y luego…

Sin embargo, a veces estas leyes son incómodas. A veces debes asegurarte de que incluso en medio del día, la puerta de la oficina debe estar entreabierta para que cualquiera pueda entrar sin previo aviso. Si mi esposo está fuera de la ciudad por negocios, yo cancelo cualquier visita de algún técnico a la casa. Y si yo estoy fuera de la ciudad, mi esposo tiene que salir de la casa si es el día en que viene la señora de la limpieza. Pero se supone que estas leyes deben ser un poco incómodas, ellas nos alertan de los latentes riesgos que son naturales e intrínsecos cuando un hombre está solo con una mujer.

Estas leyes también aplican para el rabino más grande y su sobrina. ¿Confío yo en mi esposo y confía mi esposo en mí? Por supuesto. Pero la Torá nos está enseñando que todos, cuando las circunstancias son apropiadas (o en realidad, inapropiadas), pueden caer. Los matrimonios pasan altos y bajos, y cuando estás pasando por un bajo eres vulnerable. Ahora agrega un viaje fuera de la ciudad, estar con un compañero de trabajo, unos cuantos tragos, y… bueno, pasa todos los días.

No es difícil entender la lógica subyacente de estas leyes. El judaísmo reconoce el poder de la atracción sexual. Es natural. Se supone que debe existir esa electricidad en el aire. Mantener esa sensibilidad realza la apreciación de una persona por el sexo opuesto, la cual se expresa dentro de la relación íntima que uno tiene con su pareja. A veces esa corriente subyacente no está presente entre un hombre y una mujer, pero no creo que eso sea necesariamente bueno. Adormecer nuestros sentidos significa que perdemos algo muy preciado. Hombres y mujeres deben ser diferentes.

Pero sospecho que más a menudo que no, la electricidad está allí, bajo la superficie, lista para hacer erupción si se le da la oportunidad. Nosotros solamente negamos su presencia. Estoy segura de que el General Petraeus no comenzó su relación con la autora de su biografía esperando que las cosas escalaran a un romance.

El General Petraeus no es el primero en caer y desgraciadamente no será el último. Y desgraciadamente la destrucción no se limita a su carrera.

Publicado: 14/11/2012


¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Comentarios: 1

(1) Anónimo, December 1, 2012 9:31 PM

separacion entre hombres y mujeres

es por eso que al separar los sexos se expone menos a las personas a la tentacion, lo cual al final redunda en un matrimonio mas saludable, con menos rpoblemas solo que eso muchas veces la sociedad actual lo ve como algo represivo y no como algo que redunda en su beneficio

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!