haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
  • Parashá: Ree
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 70.000 Suscriptores




La Bella y la Bestia y la esencia del amor

La Bella y la Bestia y la esencia del amor

¿Quién podría aprender a amar a una bestia?

por Benjamín Elterman

La Bella y la Bestia es una de las películas de Disney más queridas. Fue la primera película animada en ser nominada a mejor película, y la nueva versión con actores de carne y hueso destrozó todos los récords de taquilla. Exploremos algunos de los interesantes puntos sobre el amor que toca la película.

Si él pudiera aprender a amar a otra persona y ganara su amor en respuesta, entonces el hechizo se rompería… pero, ¿quién podría alguna vez aprender a amar a una bestia?

La Bella y la Bestia no es la típica historia de amor, pues la atracción física está fuera de la ecuación. Es verdad que en muchas películas de amor los protagonistas sienten cierto tipo de rechazo que deben superar, pero rara vez encontramos una completa inexistencia de enamoramiento o tensión romántica. (Al menos para Bella; es obvio que la Bestia la encuentra atractiva. Su nombre mismo lo atestigua). Sin embargo, en nombre del verdadero amor, esto es realmente por el beneficio de la Bestia.

La Bestia necesita que Bella lo vea por quién es realmente y que lo ame por ello.

El enamoramiento es engañoso y aleja la objetividad necesaria para ver a la otra persona por lo que realmente es. La Bestia necesita que Bella lo vea por quién es realmente y que lo ame por ello. Y dado que parte del hechizo es que él también debe amarla de verdad, él también tendrá que verla por quién es realmente.

¿Qué es el amor?

Rav Nóaj Weinberg define amor como “el placer que sentimos cuando nos enfocamos en las virtudes del otro”. Desafortunadamente, la Bestia no comienza de muy buena manera su exhibición de virtudes. Es demandante (“¡Me acompañarás a la cena! ¡No es una petición!”) y miope (“Si ella no cena conmigo, entonces no comerá del todo”), lo cual no es ninguna ayuda dado su rudo exterior. Sus mágicos amigos —el candelabro, la tetera y el reloj de mesa estilo francés— hacen su mejor esfuerzo por sugerir gestos más amables, pero el problema persiste. Todo el tiempo que la Bestia tiene una agenda (romper la maldición), sus virtudes no son aparentes.

El momento más atemorizante de la película es también el más tierno

Bella finalmente comenzaba a acostumbrarse a su situación cuando decide romper la única regla que la Bestia le había dado. Cuando se escabulle al ala oeste, descubre un absoluto caos. Las habitaciones son claramente una manifestación de la oscura y dolorosa existencia de la Bestia. Ella había cruzado un límite hacia terreno íntimo. Y a pesar de estar atemorizada, también estaba intrigada por ello.

Pero en el centro se encontraba la cosa más hermosa de todo el castillo. La rosa encantada. Y ésta simboliza perfectamente la vulnerabilidad de la Bestia. Es claro que Bella se identifica con esto en algún nivel. Pero cuando la Bestia descubre la intrusión, arremete contra ella. A pesar de que la intimidad y la vulnerabilidad son prerrequisitos para ser amado, no todos están dispuestos a bajar la guardia, especialmente cuando esto ocurre de manera inesperada. Con la violenta reacción de la Bestia, Bella tiene todo el derecho a irse y nunca volver. Pero es luego de que la Bestia la salva de los lobos que ella toma una decisión. Decide dar.

La clave del amor

La expresión primaria del amor es dar. De hecho, la palabra hebrea para ‘dar’ y la palabra hebrea para ‘amor’ comparten la misma raíz, hav. Cuando le das a otros, te conectas con ellos en niveles más profundos. Piensa en ello. ¿Quién te da más que todos en el mundo? Probablemente tus padres. Y la única relación que te da más que eso es una relación con Dios. Si eres lo suficientemente afortunado como para entender lo que te ha sido dado, no puedes sino amar a esa persona. Y cuando das, comienzas a asociarte con el bien que haces.

Entonces, ¿cómo hace Bella para darle a la Bestia? Luego de llevar a la Bestia de vuelta al castillo (no tengo idea de cómo se las ingenió para subirlo al caballo), ella cura sus heridas, le habla como si fuera un ser humano, y finalmente le agradece por salvar su vida. Es este regalo de gratitud el que conduce la relación en una nueva dirección. Pero hay otras formas más poderosas de dar.

Dar con conciencia

Cuando la Bestia comienza a preocuparse por Bella, siente un deseo de hacer algo por ella. Con un poco de ayuda, se las ingenia para darle a ella —un ratón de biblioteca— el regalo perfecto: la biblioteca. Cuando la Bestia la lleva a la habitación, con los ojos cerrados, ansiosamente podemos anticipar su reacción mientras la Bestia abre las cortinas y la luz del sol la ilumina.

Cuando damos con conciencia, demostramos que entendemos la esencia del otro. Eso requiere de tiempo e involucramiento. Significa que tienes que pensar seguido en la otra persona, buscando qué le podría gustar o qué podría necesitar. Pero si sorprendes a alguien con algo que nunca se le hubiera ocurrido pedir, y que quizás ni siquiera sabía que necesitaba, entonces lo recordará por siempre.

Dar viendo al otro, incluyendo sus faltas

Cuando la Bestia y Bella comienzan a pasar tiempo de calidad juntos, empiezan a “ver algo que no estaba allí antes”. Comienzan a ver al otro por lo que es en realidad, tanto las faltas como las virtudes. El primer paso para amar a otro es ser honesto sobre quién es y aceptarlo de esa manera.

Ver al otro por lo que es significa estar preocupado por sus luchas y tratar a todos como un ser humano. El enamoramiento nos hace ignorar quién es realmente la otra persona —sus fallas y virtudes—, poniendo en cambio en un pedestal una imagen de reemplazo de quién deseamos que sea esa persona. El verdadero amor no ignora las faltas. El amor no es ciego; de hecho, es una lupa. (¿Quién te ama más que todos? Tus padres. ¿Y quién ve tus fallas de forma más clara? ¡Tus padres!). Pero el verdadero amor es la elección de enfocarse en las virtudes del otro a pesar de sus faltas.

Dar sin esperar nada a cambio

La gente generalmente se siente incómoda con los regalos y halagos porque sospechan que hay segundas intenciones.

Cuando damos sin pedir nada a cambio, eso genera confianza, seguridad y apreciación. Demuestra amor en su manera más pura, porque por definición es desinteresado. Así que cuando la Bestia libera a Bella del acuerdo para que ella pueda salvar a su padre, sabemos que es sólo por el beneficio de ella. Es un acto puramente desinteresado que muestra que la Bestia ha aprendido finalmente a sentir amor por otra persona. Independiente de cómo termine la película, en este punto la Bestia ha dejado una marca eterna en la vida de Bella. Estos personajes se han interesado uno por el otro y sienten amor mutuo.

Una historia tan vieja como el tiempo

Las historias de amor siempre nos cautivan, y La Bella y la Bestia está entre las mejores. Pero el poder del amor va mucho más allá de las pantallas de una película romántica de Hollywood. Vivir con amor te hace ser querido para los demás, fomenta la confianza y genera unidad. Y trae a Dios al mundo como ningún otro acto lo hace. Al ser sensibles ante las necesidades y sufrimientos de quienes nos rodean y al apreciar sus virtudes innatas, serás una verdadera “belleza” entremedio de muchas “bestias”.    

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub