La Mujer Maravilla es Miss Israel. Literalmente y figurativamente.

Gal Gadot, quien actúa como la Mujer Maravilla en la nueva película de DC Comics, ganó el concurso Miss Israel a los 18 años. Luego de eso protagonizó una exitosa carrera como modelo y actriz, hasta lograr el rol de Mujer Maravilla en la película estrenada en el 2006, Batman vs Superman: El amanecer de la justicia.

Desafortunadamente el lugar de nacimiento de Gal se volvió un tema. De acuerdo a varios reportes, El Líbano prohibió la exhibición de La Mujer Maravilla, citando una ley que ordena el boicot de todo bien israelí. Rania Masri, de la “Campaña para boicotear a quienes apoyan a Israel en el Líbano”, apoyó la acción y declaró: “Primero y ante todo ella es israelí. Nosotros no distinguimos entre buenos israelíes y malos israelíes”.

“No distinguimos entre buenos israelíes y malos israelíes”.

En lugar de alejarse de su tierra natal, Godot se ha aferrado a ella. En el año 2014, durante la guerra de Israel con Hamás en Gaza, ella publicó el siguiente mensaje en su página de Facebook:

“Envío mi amor y mis rezos a mis compatriotas israelís. Especialmente a todos los jóvenes que están arriesgando sus vidas para proteger mi país en contra de los horribles actos que realiza Hamás, quienes se esconden como cobardes detrás de mujeres y niños… ¡Venceremos! ¡Shabat Shalom! #tenemosrazon #liberengazadehamas #detenganelterrorismo #coexistencia #amoFDI”

Este mensaje fue acompañado de una fotografía de ella con su hija encendiendo las velas de Shabad, sumidas en rezos.

Así que esa es la parte literal. Gal Gadot e Israel.

Pero si analizas un poco más profundo la película La Mujer Maravilla, el Israel figurativo parece estar sumamente conectado. Si no lo ves a primera vista, puede que sólo necesites un Lazo de la verdad para verlo.

La Mujer Maravilla, o Diana, como es conocido, proviene de una nación de puras mujeres, las amazonas, creadas por el dios griego Zeus. Las amazonas fueron creadas originalmente con una misión de guiar al mundo hacia la paz y actuar como un “puente hacia un mayor entendimiento entre los hombres”, pero la humanidad no estaba lista para su mensaje por lo que las esclavizó. Mientras tanto, Ares, el dios de la guerra, se puso agresivo y mató a los demás dioses. Para salvar al mundo de la destrucción, Zeus les dio a las amazonas a la bebé Diana, un arma secreta que algún día podría enfrentar a Ares, y la dejo en la recientemente creada patria de las amazonas, Themyscira.

Una vez en Themyscira, las amazonas desarrollaron un temible ejército, pero defensivo en su naturaleza, el cual sólo sería utilizado para evitar una eventual invasión. El FDA por decir así (Fuerzas de Defensa de las Amazonas).

Efectivamente ocurre una invasión, por parte del ejército alemán, en la época de la Primera Guerra Mundial. Las amazonas responden luego de sufrir varias bajas, y en el proceso toman un prisionero de guerra, el piloto estadounidense Steve Trevor, quien estaba trabajando con los aliados como espía. Trevor había descubierto que los alemanes estaban en el proceso de introducir armas químicas a la guerra de la mano del general Erich Ludendorff y su científico en jefe, el doctor Maru.

Armado con esta información, Diana y Steve viajan a Londres para reunirse con el Gabinete Imperial de Guerra y revelarles sus descubrimientos sobre el inminente uso de armas químicas. Pero el Gabinete de Guerra está obsesionado con la “paz”. “Una tregua sería de gran importancia”, dicen con confianza.

Pero Diana conocía la naturaleza del enemigo. “No entiendo”, le dice inocentemente a Steve. “¿Cómo pueden hablar de paz?”.

No es que ella no quisiera la paz. Obviamente la quería. Y esa era precisamente la razón por la que peleaba. Veía los horrores que causaba la guerra y la naturaleza de un enemigo sin piedad que atacaba a mujeres y niños por igual, y sabía que la única forma de eliminar el mal era peleando contra este.

Y al final, cuando por fin derrota a su enemigo y tiene la oportunidad de vengarse del entonces indefenso doctor Maru, no lo hace. Es una guerrera con consciencia.

¿Te suena familiar? Debería.

La misión del pueblo judío siempre ha sido una misión de paz, actuar como un puente para la humanidad, una “luz entre las naciones”, entregando un mensaje sobre la divinidad y la moralidad. Pero irónicamente, a lo largo de nuestra historia hemos sido sometidos a esclavitud y antisemitismo, pues los pueblos han rechazado nuestro mensaje, generalmente de forma violenta.

Gadot con su esposo e hija.

Entonces, hace 69 años, nos fue dada una nación propia. Nos habría encantado enfocarnos en nuestro mensaje, pero nuestros enemigos nos forzaron a prepararnos para la guerra. Construimos un temible ejército, y a pesar de que no nos brinda placer usarlo, sabemos que si queremos sobrevivir, entonces no tenemos alternativa. Nuestros enemigos son tanto despiadados como cobardes, atacando a mujeres y niños, y manipulando la opinión mundial con boicots en nuestra contra. El mundo, por su parte, habla de paz, y no puede entender por qué Israel no firma un acuerdo de paz con un enemigo que no está interesado en firmar uno y que está enfocado en la destrucción de Israel.

Al igual que la Mujer Maravilla, Israel continúa peleando porque sabe que algún día, ya no tendrá que hacerlo.

Diana/Mujer Maravilla/Gal Gadot termina la película diciendo que continuará peleando “por el mundo que sé que puede ser”. Asimismo, el pueblo de Israel sabe que si deben hacerlo, pelearan hoy, pero sólo lo harán porque saben que habrá un mañana en el que el mundo estará en paz.