¿Cómo podemos aprovechar la fuerza de los medios sociales y evitar los tropiezos a lo largo del camino? He aquí Diez Mandamientos que se deben tener presentes al usar los medios sociales:

Yo soy Hashem tu Dios: Sí, es verdad, los medios sociales son poderosos y pueden aprovecharse de forma positiva para construir imperios reales y virtuales que abarquen todo el globo. Pero recuerda: Dios dirige el mundo. Puedes tener una idea grandiosa, construir un maravilloso modelo comercial, encontrar inversores y trabajar muy duro, pero en definitiva de Dios depende que tengas éxito o que fracases.

El abuso de los medios sociales también puede causar estragos, robar y destruir las vidas y las carreras de las personas. Aparentemente provee una anonimidad que permite esta actividad. Pero recuerda que Dios ve y escucha todo lo que hacemos y todos nuestros actos son documentados para el juicio futuro.

No tengas otros dioses: El Talmud compara el enojo con la idolatría, porque cuando nos enojamos no internalizamos por completo que todo en el mundo, tanto lo bueno como lo malo, emana de Dios debido a que Dios es uno. Los medios sociales nos exponen a muchas situaciones y opiniones diferentes, con algunas estamos de acuerdo y a otras simplemente no las podemos entender. No estalles y después lamentes lo que dijiste. En cambio trata de entender qué es lo que debes aprender de ese punto de vista contrario y expresa tu opinión de forma convincente.

No tomes el Nombre de Dios en vano: La Torá requiere que seamos extremadamente cuidadosos con nuestras palabras, incluso al pronunciar el Nombre de Dios debemos tener mucho cuidado. El poder de la palabra es algo singular de los seres humanos y nos permite conectarnos con el mundo físico y espiritual. La gente pronuncia palabras profanas porque piensa que es una buena forma de enfatizar un punto, pero eso sólo rebaja el mensaje y a la persona. Al expresarte utiliza un lenguaje refinado.

Recuerda el Shabat: En Shabat conmemoramos la creación del mundo al detener toda labor creativa, incluso la actividad electrónica. Al estar constantemente bombardeados por emails, llamadas telefónicas y otras distracciones, el Shabat nos permite tomarnos el tiempo para conectarnos con nuestro ser interior, con nuestras familias y con Dios y reenfocar nuestras energías en lo que es más importante en la vida.

Honra a tu padre y a tu madre: Los medios sociales pueden ser excelentes herramientas para ayudar a los ancianos y a quienes no pueden salir de la casa a mantenerse en contacto con amigos y familia y para acelerar los dolorosamente lentos obstáculos burocráticos. Pero los ancianos a menudo no saben cómo utilizarlos e incluso temen intentarlo. A muchos les encantaría mantener un video chat con sus hijos o nietos, pero no pueden hacerlo. Toma la iniciativa y pregúntale a una persona anciana si puedes ayudarla a efectuar una llamada de video chat con sus seres queridos o si necesita ayuda para resolver algún problema técnico. Con unos pocos minutos de tu tiempo puedes ser sumamente útil.

No asesinarás: Los Sabios dijeron: “El que avergüenza a otro en público es como si hubiera derramado su sangre”. Todo lo que hacemos en los medios sociales es público Cuando éramos niños, aprendimos cómo evitar a los agresores en el corredor. Hoy en día, los agresores cibernéticos crean para los jóvenes experiencias apabullantes 24/7, incluso llegaron a provocar que para escaparse del dolor algunos jóvenes decidieran poner fin a sus vidas. No tomes parte en esta clase de comportamiento y pon un fin a estas situaciones revelando a los agresores o reportándolos a los demás.

No cometerás adulterio: Evita el contenido sugestivo. La Torá nos dice; “No vayas detrás de tu corazón ni detrás de tus ojos porque ellos te desvían”. Si la persona mira contenido sugestivo, esto deja una huella en su corazón y es más fácil que se desvíe en el mundo no virtual. Quiebra el patrón antes de que comience: evita ver en línea contenido insinuante.

No robarás: Los medios sociales se alimentan con el contenido compartido, la mayor parte de la cual está disponible libremente. Es un ecosistema de bondad donde la gente comparte ideas, experiencias y conocimientos en beneficio de los demás. Sin embargo, esta apertura puede llevar al plagio y al robo de las ideas de otras personas, la información y los bienes. No tomes lo que no te pertenece y si elaboras sobre una idea, da crédito a su autor.

No darás falso testimonio: Revisa los datos. Si no puedes corroborar todos los hechos antes de publicarlos, entonces espera hasta que logres ratificarlos. Es mejor no subir un mensaje antes que hacer falsas acusaciones.

No codiciarás: Los estudios demuestran que las personas que no están en los medios sociales son más felices que las que sí los utilizan. En parte esto se debe a los celos que provoca ver las vacaciones, las fiestas, los nuevos trabajos y todos los momentos emocionantes de las vidas de tus amigos. Recuerda que los medios sociales presentan una versión selecta, sumamente cuidada de la vida de los demás.