haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Mazal Tov al Príncipe Harry y a Meghan Markle

Mazal Tov al Príncipe Harry y a Meghan Markle

Cinco cosas que podemos aprender a partir del anuncio del compromiso del príncipe Harry y Meghan Markle

por

1. Meghan Markle no es judía

La red de internet está repleta de historias afirmando que Meghan Markle es judía. Algunos periódicos británicos se refirieron a los supuestos “antecedentes judíos” de Markle, especialmente en referencia a la declaración de la Abadía de Westminster de Inglaterra respecto a que siguiendo las reglas adoptadas por la iglesia en el 2002, Markle, una actriz norteamericana, será capaz de casarse en la histórica iglesia. (Recientemente la pareja anunció que en cambio se casarán en el Castillo Windsor).

Lo que dejaron de lado estos reportes especulativos es el hecho de que el previo divorcio de Marke, y no su supuesta herencia judía, era lo que la había descalificado en el pasado impidiendo su casamiento con el príncipe Harris. Aparentemente el primer esposo de Markle, el productor de Hollywood Trevor Engelson, sí es judío; pero Meghan Markle definitivamente no lo es. Ella es hija de una madre negra y un padre blanco, e incluso si su padre es judío (tal como mencionan algunas publicaciones) de acuerdo con la ley judía Meghan no es judía. Además, el publicista de la actriz escribió: “sólo para aclararlo… ella no es judía”.

Cuando el príncipe William se casó con Kate Middleton en el año 2011 hubo una especulación similar e igualmente errónea, respecto a que Kate era judía. Un periodista de la BBC llegó a escribir una carta al The Times of London declarando erróneamente que ella sí lo era. Incluso Birthright en broma alimentó las especulaciones sobre su imaginada herencia judía: cuando Kate Middleton dio a luz al príncipe George en el 2011, Birthright le hizo un traje con la leyenda: “Su alteza real, futuro participante de Birthright Israel 2031”.

2. Harry y Meghan se oponen a una tendencia

Al comprometerse y planificar su boda para mayo del 2018, el príncipe Harris y la señorita Markle están apoyando públicamente la institución del matrimonio, la cual cada vez se ve más desprestigiada en el mundo actual.

De acuerdo con una encuesta del Centro Pew del 2017, el matrimonio está decayendo rápidamente en las preferencias de los Estados Unidos: de un pico del 72% en 1960, en la actualidad solamente la mitad de los norteamericanos se casan. Uno de los grupos demográficos en mayor crecimiento es el de aquellos que nunca cerraron un lazo matrimonial. Hoy en día, alrededor del 20% de los norteamericanos de más de 25 años nunca se han casado, más del doble de la cifra del año 1960.

Cuando pidieron a la gente que eligiera entre dos expresiones opuestas (que la sociedad está mejor si la gente da prioridad al matrimonio y tiene hijos versus que la sociedad sigue estando igualmente bien si la gente tiene otras prioridades ajenas a casarse y tener hijos), la mayoría de los estadounidenses estuvieron de acuerdo con la segunda afirmación: que la sociedad está igualmente bien si la gente no se concentra en casarse y formar una familia.

El compromiso de Harry y Meghan es algo que debemos celebrar.

3. Ellos tuvieron una casamentera judía

Los casamenteros son una antigua tradición judía y al parecer una casamentera judía fue el responsable de presentar al príncipe Harris con Markle. En entrevistas recientes, el príncipe Harry se negó a revelar la identidad de su casamentera y dijo solamente que se conocieron “a través de ella”. Sin embargo, el Jewish Cronicle de Inglaterra reveló que la shadjanit real fue Misha Nonoo, una diseñadora de moda judía cercana a la familia real.

Si bien muchas personas piensan en el estereotipo negativo de la metida casamentera en “El violinista sobre el tejado”, actualmente los casamenteros judíos están en auge, tanto en línea como en forma personal, e innumerables parejas deben su felicidad matrimonial a los casamenteros que los ayudaron a encontrar a la persona correcta. A veces todos podemos disfrutar de un poco de ayuda para encontrar y conectarnos con esa persona especial.

Mientras el príncipe Harris estaba planeando cómo formular la gran pregunta hace unas semanas, los judíos de todo el mundo escuchaban en las sinagogas la historia del primer casamentero de la Torá: Eliezer. Abraham sabía que su hijo Itzjak era especial y quería ayudarlo a encontrar una mujer adecuada a sus singulares cualidades. Abraham le pidió ayuda a su fiel sirviente, Eliezer. Eliezer rezó pidiéndole a Dios que lo guiara y poco después encontró a Rivka, el bashert (alma gemela) de Itzjak.

Como Harry y Meghan, todos podemos beneficiarnos de tener un casamentero judío de nuestro lado cuando lo precisamos.

4. El compromiso real es una respuesta a los prejuicios y al odio prevalentes.

La primera vez que leí en línea sobre el compromiso de Harry y Meghan, escanee la sección de los “comentarios” al pie del artículo y no pude creer lo que leía. El veneno y el racismo de los comentarios era tan intenso que tuve que revisar no haber llegado accidentalmente a un sitio web neonazi.

Meghan Markle tiene un doble origen racial: su padre es un norteamericano blanco y su madre afroamericana. Ella también es norteamericana y divorciada. Para muchas personas, esto parece suficiente para convertirla en el objetivo de espantosos insultos. En el año 2016 el príncipe Harry emitió un extraño anuncio público diciendo que Meghan Markle se había visto sujeta a “una ola de abuso y hostigamiento” y que el racismo de los artículos y de los medios de comunicación la hacían temer por su seguridad.

La bilis racista dirigida a Meghan Markle es parte de la resurgencia de una ola de odio que no se dirige solamente a ella sino a todos los judíos en gran parte del mundo.

La semana en que el príncipe Harry y la señorita Markle anunciaron su compromiso, un grupo judío de Australia notificó un crecimiento del 10% en los incidentes antisemitas en Australia durante el último año, en gran parte responsabilidad de los simpatizantes neonazis. En Inglaterra, 2017 vio un crecimiento en los incidentes antisemitas llegando a los niveles más elevados alguna vez registrados. En los Estados Unidos, en el primer cuarto del 2017 hubo un crecimiento del 86% de incidentes antisemitas en comparación con el año previo.

En contra de esta ola creciente de odio, es importante adoptar una postura y hablar condenando el racismo, el antisemitismo y los prejuicios, donde sea que los encontremos. El compromiso de Harry y Meghan es un voto de optimismo hacia el futuro y una refutación al odio del mundo actual.

5. ¡Les deseamos mazal tov!

Aunque a menudo se lo traduce como “felicidades”, literalmente mazal tov significa “buena suerte” o “buena fortuna en el futuro”.

Si bien en español puede resultar extraño responder “buena suerte” cuando alguien dice “Me comprometí”, en verdad esta respuesta tiene mucho sentido. Al desearle a alguien mazal tov en verdad estamos manifestando una plegaria: pidiendo que tenga buena fortuna y ayuda Divina en sus futuros emprendimientos. Al decir mazal tov reconocemos que nadie está realmente solo, que todos necesitamos ayuda al tratar de lograr nuestros objetivos. También establece una conexión, porque nos unimos a los demás al desear honestamente lo mejor para la otra persona y rezar pidiendo que tenga éxito.

Teniendo esto en cuenta, podemos desearles a Harry y a Meghan un gran y sincero mazal tov

30/11/2017

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub