¿De qué color es este vestido?¿De qué color es este vestido?

¿De qué color es este vestido, azul y negro o blanco y dorado?

Felicidades, acabas de unirte a la mayor sensación de Internet en muchos años y posiblemente la mayor que vaya a haber. La prenda en cuestión ha sido llamada el vestido más famoso de Internet, y es fácil ver por qué: en menos de una semana, decenas de millones de personas han dado un vistazo y discutido sobre cuál es el color del vestido.

Todo comenzó cuando la madre de una futura novia en Escocia le envió por e-mail a su hija una fotografía del vestido que planeaba usar en la boda: su hija vio un vestido blanco con dorado, mientras que su prometido pensó que era negro con azul. Entonces pusieron una foto en Facebook, donde algunas personas lo veían azul y negro mientras que otras estaban seguras que era blanco y dorado. El interés se intensificó en su boda, realizada el 21 de febrero en la pequeña isla escocesa de Colonsay: Los invitados no podían llegar a un acuerdo de qué color eran las fotografías del vestido (el vestido es consistentemente de un solo color en persona, ¡lee hasta el final para saber cuál es!).

Una miembro de la orquesta de la boda estaba tan intrigada que publicó una fotografía en Tumblr, la cual se volvió una sensación viral. El viernes por la tarde, menos de una semana después de la boda, un sitio Web de redes sociales marcó 28 millones de vistas al vestido, y las fotos de este repletaban Internet. Kim Kardashian West hablo por muchos cuando escribió en twitter: “Yo veo blanco y dorado. Kayne ve negro y azul. ¿Quién es daltónico?”.

Pero no es sólo el color del vestido lo que tiene dividida a la gente. Los científicos también han presentado distintas teorías de qué es lo que está pasando, desde la dificultad de nuestros ojos de procesar algunos colores a la necesidad de nuestros cerebros de obtener pistas del color a partir de la luz ambiental. Incluso Lee Hsien Loon, el primer ministro de Singapur, se involucró en el tema y explicó una teoría en su página de Facebook: “Creemos que los colores de las cosas son algo fijo, una propiedad del objeto. Pero en realidad el color que vemos depende del contexto en el cual vemos el objeto…”.

Perspectiva de Purim

El asombro por el vestido viene en un momento perfecto del calendario judío: la época de Purim, festividad en la que celebramos haciendo que cosas aparentemente ordinarias se vuelvan extraordinarias. De todas las festividades judías, Purim es probablemente la más estridente: disfrutamos de vestirnos con disfraces, de ir a fiestas y de llenar el día con humor y actuaciones. La especial redención de la que fueron testigos los judíos en Purim es venaafoj hu, ‘todo fue dado vuelta’, y eso nos recuerda que Dios puede causar sorprendentes vuelcos de la fortuna en un instante.

Purim describe un mundo que aparenta estar mezclado y confundido: Ester, la reina de Persia, es realmente judía; Mordejai, quien salvó la vida del rey, es en realidad el tío de Ester, pero nadie sabe de ello; Hamán, el consejero del rey, cree que va a ser honrado cuando en realidad es su archienemigo Mordejai quien es recompensado en su lugar. Hamán es colgado en la horca que había construido para Mordejai. Los judíos, un débil pueblo que se encontraba disperso en el poderoso Imperio Persa, fueron seleccionados para una destrucción masiva, pero al final son ellos quienes triunfan.

Lo más enigmático de todo lo relativo a Purim es el hecho de que la identidad de Dios se encuentra escondida en la narrativa de Purim. El Libro de Ester es el único de los 24 libros del Tanaj que no menciona el nombre de Dios. Lo divino está en todas partes en la historia de Purim, pero Sus manos están escondidas, disfrazadas como coincidencias, camufladas como probabilidades y afortunados golpes de suerte. Es sólo cuando uno da un paso hacia atrás y observa Purim en su completitud —cuando vemos la seguidilla de coincidencias y tenemos una nueva visión sobre el verdadero significado de los aparentemente insignificantes detalles— que emerge la historia de Purim.

Purim nos recuerda que no siempre tenemos todos los detalles que necesitamos para hacer un juicio final; no siempre podemos ver toda la imagen. Es un día para preguntarnos a nosotros mismos si lo que percibimos será realmente toda la historia y para recordar que hay lugar a dudas.

El vestido más famoso de Internet es una gran lección de Purim que llega justo a tiempo para esta festividad. Las apariencias son engañosas, tanto si se trata de Mordejai y Ester hace miles de años en Persia como si se trata de un vestido escoses que es negro y azul si lo ves en persona pero que cambia de color en nuestras pantallas de computador.