haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Más de 40.000 Suscriptores
Recibe Nuestro Email




Una Carta Abierta a los Maestros
Con Ojos de Mujer

Una Carta Abierta a los Maestros

Antes de nuestra reunión de padres y maestros, déjenme explicar mi lado de la historia.

por

Querida Maestra,

Mañana por la noche es la reunión de Padres y Maestros. No sé qué piensas al respecto (¿tienes miedo igual que yo?), pero déjame compartir mi perspectiva (estoy haciendo esto solamente por preocupación; estoy segura que comprendes).

Me gustaría comenzar estipulando cuánto te admiro y te respeto. No puedo exagerar el hecho de que yo nunca querría tu trabajo y no puedo ni siquiera imaginarme ser exitosa en él. Yo sé que tú trabajas duro. Yo sé que te esfuerzas mucho y yo sé que algunos de esos niños (incluyendo los míos) pueden ser complicados. No soy indiferente a tus desafíos y te estoy agradecida y aprecio tus esfuerzos.

Pero por favor no dejes tu sombrero de madre en la puerta cuando te pongas el de maestra. Por favor trátame de la forma en que te gustaría ser tratada bajo las mismas circunstancias (¡no me hagas apretarme en esas pequeñas sillas!) y por favor habla de mi hijo de la forma en que te gustaría que la maestra de tu hijo hablara de él.

Sólo en caso de que no entiendas a qué me refiero, voy a clarificar (siendo considerada por tus necesidades otra vez).

Yo pienso que sería útil y productivo parar y tomarse un momento para pensar antes de hablar (yo sé que es difícil; te estás muriendo por llegar a casa, levantar los pies, quizás servirte algo caliente para beber y olvidarte de la escuela). Mientras que este niño puede ser uno de muchos en tu clase, para mí él es un alma individual y preciada, confiada a mí para amarla y nutrirla. Su bienestar es mi principal preocupación y dedico la mayoría de mis recursos emocionales y físicos a este fin. Mi amor por este niño no conoce límites.

Y si bien no soy ingenua y puedo ver claramente las fallas y debilidades de mis hijos, estoy enfocada en sus fortalezas y en su potencial. Creo en ellos y los amo por quienes son.

Puede que tengas algo desagradable que decir, pero si no comienzas por lo positivo, probablemente no escucharé.

Realmente debes recordar esto. De hecho, para ser una maestra exitosa, espero que estés viendo lo bueno de él también. Espero que estés apreciando su potencial.

Por favor comienza con una descripción de eso. Puede que tengas algo desagradable que decir, pero si no comienzas por lo positivo, probablemente no escucharé. No podré escucharte. No te tomaré en serio. Tus comentarios aún pueden ser correctos pero me habré desconectado.

Si hay un problema persistente, espero que no hayas esperado hasta esta noche. Me frustra descubrir que has permitido que una situación negativa se incube porque no pudiste llamar por teléfono. Estoy interesada en el éxito académico de mi hijo y en su buena conducta. Hazme saber temprano si hay un problema que necesita atención.

Por favor reconoce que esta es una responsabilidad compartida. Yo haré todo lo que pueda desde mi lado pero tú tienes la obligación de controlar la clase y de ser sensible ante las necesidades de los alumnos. Si a mi hijo está yéndole bien en todas las clases menos en la tuya (estoy recordando una experiencia desagradable de años anteriores), mi única (y más lógica) conclusión es que tú no estás cumpliendo adecuadamente tu parte del trato. Mi trabajo es asegurarme de que él se comporte adecuadamente sin importar cuál sea la situación en la clase, pero tú también tienes que trabajar en mejorar tus propias habilidades (¿se nos permite reconocer públicamente que no todas las maestras son igualmente talentosas?).

No voy a culparte por todos los problemas, pero no voy a absolverte tampoco.

En resumen, estamos en esto juntas. Yo ciertamente no quiero eludir mis responsabilidades paternales y poner todo sobre la escuela. Y lo contrario es también cierto. Si te tomas el tiempo de apreciar y entender a mi hijo, mi gratitud no conocerá limites y estaré emocionada de trabajar contigo para ayudarle a alcanzar su potencial.

Pero si solamente eres dura y crítica – bueno, no responderé del mismo modo, pero probablemente pensaré que deberías haber escogido otra profesión.

Sinceramente,

Una Madre Preocupada e Involucrada

Publicado: 15/12/2012


¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Comentarios: 1

(1) Janá, December 18, 2012 3:11 AM

Carta a la maestra

Soy Morá pero actualmente no ejerzo. Me pareció una carta profunda, excelentemente redactada. Me hubiera gustado mucho recibirla cuando recién comenzaba a trabajar en esta adorable profesión. Les estoy sumamente agradecida por estas emotivas palabras que contienen un invalorable mensaje educativo tanto para la docente como para la mamá. Felicitaciones a la autora!!. Janá

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!