haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Más de 40.000 Suscriptores
Recibe Nuestro Email




Camino #15: Instrucciones orales para la vida

Camino #15: Instrucciones orales para la vida

El judaísmo no es un libro de referencia que está guardado en el librero. Es algo que debe ser vivido e internalizado.

por

La mayoría de la gente está familiarizada con la Torá Escrita - los Cinco Libros de Moshé. Pero muchos no saben que hace 3.300 años, el pueblo judío recibió también la Torá Oral - la Mishná.

De hecho, la Torá Oral precedió a la Torá Escrita. En el Monte Sinai, Dios le transmitió a Moshé las 613 mitzvot junto con una explicación detallada de cómo cumplirlas. En aquel tiempo, las enseñanzas eran completamente orales. No fue sino hasta 40 años después, justo antes de entrar a la tierra de Israel, que se hicieron copias escritas de los Cinco Libros de Moshé y fueron repartidas al pueblo judío.

El Camino #15 es “be mishná” – las instrucciones orales para la vida. La palabra “Mishná” proviene de la palabra leshanén, que significa repasar. Al igual que cualquier otra porción de sabiduría, debes repasarla y repasarla hasta que la sepas de memoria. Esa es la forma de vivir. Esa es la forma de crecer. Esa es la forma para llegar a ser grandioso.

Imagina que deseas casarte. Hay muchos errores que podrías cometer, pero una vez que te cases desearás que todo resulte bien. Entonces, debes hacer una lista antes de casarte. ¿Qué cualidades personales son indispensables para un matrimonio duradero? ¿Cuál es la diferencia entre enamoramiento y amor? ¿Qué es lo que buscas realmente en un matrimonio? ¿Alguien que te prepare la cena, o alguien que sea tu alma gemela?

En un avión 747 el piloto pasa media hora revisando su lista antes de llevar el avión hacia la pista (y si por alguna razón sabes que no lo hizo, ¡no te subas a ese avión!). De la misma forma, necesitas una lista para la vida. Memorízala y llévala contigo en todo momento. De eso se trata la Mishná.

El proceso de transmisión

¿Tienes una enciclopedia? ¿Cuándo fue la última vez que la usaste? La abres de forma ocasional para buscar algo específico y, fuera de eso, no es más que un adorno en el librero.

La Torá no es un libro de referencia que fue escrito para quedarse en el librero. La Torá fue diseñada para ser vivida e internalizada. En la Torá Escrita está lo básico, pero todo lo restante debe ser aprendido de forma oral. El intercambio entre maestro y alumno nos motiva a discutir, clarificar y repasar las cosas una y otra vez.

Por miles de años, las instrucciones orales fueron traspasadas de maestro a alumno. El estudiante tomaba notas, y después repetía y repasaba hasta saberlo de memoria. Por la naturaleza de la transmisión oral, el repaso constante es la mejor manera de mantener su integridad. El sistema de miles de personas estudiando la misma información nos garantiza que no se infiltren errores en la transmisión.

Pero hace casi 2.000 años, cuando los romanos capturaron Jerusalem y enviaron a los judíos al exilio, Rabí Yehudá HaNasí, el jefe del Sanedrín, vio que la estructura de maestro-alumno estaba en peligro y por eso decidió escribir la Torá Oral – la Mishná – para prevenir que fuese olvidada.

A medida que pasaron las generaciones, más información fue escrita para explicar la Mishná; esta información es conocida como Talmud. Hoy en día, las leyes básicas están publicadas en el Código Legal Judío (llamado “Shulján Aruj”). Pero gran parte de la Torá aún se preserva de manera oral, y es transmitida de maestro a alumno.

Dios, con Su sabiduría infinita, ideó un sistema para transmitir la Torá a través de las generaciones. Y este sistema no es sólo una Torá Escrita o sólo una Torá Oral, sino que ambas.

¿Por qué necesitamos la Torá Oral?

La Torá Escrita enumera los mandamientos del diario vivir y la Torá Oral explica cómo llevarlos a cabo. De hecho, la Torá Escrita es una especie de resumen de la Torá Oral. Por ejemplo:

Los "Totafot" (mejor conocidos como Tefilín) están mencionados en la Torá Escrita: "Y te pondrás los ‘Totafot’ entre tus ojos". Pero, ¿cómo sabemos qué son los ‘Totafot’? ¿De qué color son? ¿Qué tamaño tienen? ¿Qué forma? ¿Cuántos compartimientos tienen? ¿Qué pergaminos van dentro de ellos? ¿Cómo deben ser utilizados? ¿Quién debe ponérselos? ¿Cuándo?

Nada de esto está escrito en la Torá Escrita. Para saber estos importantes detalles, necesitamos la Torá Oral.

¿Ha sido transmitido exitosamente este mensaje? Solamente tenemos que observar un par de Tefilín, que han sido utilizados por todo hombre judío a lo largo de la historia judía. Si el mensaje no hubiese sido transmitido claramente, una persona estaría poniéndose un zapato entre los ojos, otro una cinta adhesiva azul, y otro...

Utiliza la Mishná tal como utilizarías una enciclopedia, un diccionario o un almanaque. Cuando compras un refrigerador, éste viene con un pequeño libro de instrucciones. Si compras un avión 747, éste vendrá con una biblioteca entera de libros de mantenimiento. Dios creó este mundo de forma mucho más poderosa y mucho más peligrosa. La Torá es el manual de instrucciones del mundo.

¿Quieres saber cómo amar a la humanidad? ¿Quieres dejar de guardar rencor? ¿Quieres saber la definición de justicia? ¿Quieres saber qué es el matrimonio? ¡Búscalo en la Torá!

Niveles de profundidad

Una sola palabra en la Torá puede encerrar una infinidad de entendimientos - si sabes cómo aplicar las herramientas adecuadas. La Torá puede ser entendida en cuatro niveles:

  • "Pshat" – Es la explicación simple de lo que dice la Torá. Rashi escribió en el siglo XII un famoso comentario explicando este nivel.

  • "Drush" - El Midrash es la fuente homilética de los conceptos bíblicos, y de cómo aplicarlos a la vida.

  • "Remez" – Es un nivel más sofisticado de Midrash, en el que diferentes pronunciaciones de palabras revelan los diferentes significados. La Torá no está vocalizada, para facilitar estas alusiones.

  • "Sod" – Es el significado oculto y místico del universo, como está explicado en el "Zohar".

Estos cuatro niveles forman la palabra "PaRDeS" que significa "huerto". La Torá está llena de deliciosas frutas espirituales esperando ser recolectadas y saboreadas.

De hecho, esta es la razón por la cual Dios nos creó con la necesidad de comer. Es una señal de que necesitamos sabiduría para poder crecer. No puedes decir: "Ya comí ayer" o "ya comí hace unos años y ahora no necesito comer". Rezamos tres veces al día, siendo esto un paralelo de las tres comidas diarias. Tienes que crecer diariamente, para alimentar el alma.

Es un error de la sociedad occidental el hecho de que la gente crece en un sólo aspecto y no en otros. Alguien puede ser muy exitoso en los negocios pero ser un adolescente en su vida espiritual. Date cuenta de que tal como tus aspiraciones profesionales no son las mismas que cuando tenías 18 años, así mismo tu relación con Dios debe madurar y desarrollarse con el tiempo.

Más aún, cuando comes, tienes que masticar y luego eventualmente eliminar los desechos. De la misma manera, al obtener sabiduría tienes que pensar las cosas cuidadosamente y eliminar las partes venenosas. De otra manera, éstas terminaran contaminando todo.

La experiencia judía

Cuando un ingeniero tiene que resolver un problema, revisa sus tablas logarítmicas. Cuando un abogado tiene que enfrentar un caso, revisa casos similares. Un doctor tiene revistas de medicina. Y un judío tiene la Mishná.

A veces, parece que la Torá y la Mishná se contradicen. Una dice "erradica el mal del mundo" y la otra dice "ama a la humanidad". ¿Realmente se contradicen?

Si ciertos síntomas se contradijeran en tus funciones corporales, irías al doctor y lo hablarías con él. De la misma forma, cuando tengas una dificultad para entender la Torá, revisa qué tienen para decir los comentaristas al respecto. Probablemente no serás el primero en preguntar cierta duda, y puedes beneficiarte de generaciones de estudiosos que te precedieron.

La mejor opción es preguntarle a un rabino calificado. Él no va a contestar tu pregunta, sino que también puede enseñarte las herramientas para que estudies solo. La Torá, dado que abarca tanta información y que viene de una fuente Divina, tiene principios inmutables de estudio. Si ignoras las reglas, es casi seguro que llegarás a un entendimiento equivocado.

Cuando el escritor Alex Haley escribió el libro "Raíces", hizo un viaje en bote a través del océano porque quería experimentar cómo se sintieron sus antepasados cuando fueron transportados hacia la esclavitud.

Si quieres sentir lo que tus antepasados judíos sintieron, lee un capítulo de Mishná y apréndelo de memoria. Esa es la raíz de la cultura judía. Eventualmente encontrarás la belleza en esto. Apreciarás la Torá, y entenderás lo que es realmente el pueblo judío.

Aplica tu sabiduría

¿Cuántos años tienes? A lo largo de los años, ¿has aprendido cosas sobre la vida? ¿Puedes enumerar 10 cosas que hayas aprendido?

Generalmente, tu sabiduría está ahí, pero no puedes articularla. Debes darte cuenta que la sabiduría es tu bien más preciado. Deberías memorizarla y ser capaz de acceder a ella en cualquier momento.

En este mismo instante, toma un papel y un lápiz y haz una lista de las 10 cosas más importantes que has aprendido en tu vida. Haz un compromiso de repasar la lista cada día y memorízala para el resto de tu vida.

Imagina un hombre que le envía flores a su esposa. Ella se emociona mucho. Entonces, él se dice a sí mismo: "¡Wow! ¡Debería hacer esto más seguido!". Pero la próxima vez que ella recibe flores es un año más tarde. ¡Es un tonto! Si él utilizara su sabiduría, habría visto cuánto pueden ayudar las flores en su matrimonio y habría hecho algo al respecto.

¿Qué sabes acerca de lidiar con tus padres? ¿Qué sabes sobre conocer nuevos amigos? Lo que sepas, memorízalo. Regístralo. Es una tontería tener sabiduría e ignorarla.

Cada noche debes repasar tu día. ¿Qué aprendiste ese día? Escríbelo en un cuaderno. Luego, cada comienzo de mes, repasa tu mes. “¿Qué es lo que gané? ¿Qué aprendí sobre la vida?”.

¿Por qué la Torá Oral es un Camino a la Sabiduría?

  • Si Dios habló en el monte Sinai, ¡el mensaje es significativo! Busca la explicación de lo que Él dijo.

  • La Torá es sabiduría para la vida. Cuanta más Torá sepas, más completo estarás.

  • La Torá Oral es tan absoluta como la escrita. Una no puede ser entendida sin la otra.

  • Domina la Mishná y descubrirás un nuevo mundo de entendimiento y comprensión.

  • Si entiendes algo de la vida, recuérdalo e intégralo a tu vida.

  • Obtén una parte de la sabiduría que el pueblo judío ha acumulado a través del tiempo.

  • Estudia la Torá, repásala y repítela hasta saberla a la perfección.

Publicado: 10/1/2009

Artículo 15 de 50 en la serie Los 48 Caminos a la Sabiduría


¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!