haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Camino #16: Aplica la perspicacia de los negocios a tu vida

Camino #16: Aplica la perspicacia de los negocios a tu vida

Para que un negocio sea competitivo debe funcionar de manera muy eficiente. Aplica estos mismos principios a tu vida espiritual.

por

Nadie puede comer chocolate todo el día sin aburrirse. ¿Pero aburrirse del dinero? Uno puede ver a menudo gente que es consumida por sus carreras profesionales. “Tengo un millón de dólares, pero quiero diez”. ¿Por qué? Porque el dinero es un símbolo de placer. Nos seduce prometiéndonos lo inimaginable.

El Camino #16 es Be Miut Sjorá, 'minimizando los negocios'. Obviamente debes trabajar para llevar comida a la mesa. Pero demasiados negocios te consumirán. Toma consciencia de tus ambiciones monetarias y trata de controlarlas. Si puedes salir de la oficina una hora antes para pasar más tiempo con tu familia, entonces estarás tomando una decisión consciente respecto a tus prioridades.

¿Qué preferirías, ser rico o sabio? Obviamente sabio. ¿Entonces por qué vas tras el dinero con mayor entusiasmo? Porque el dinero es más real para nosotros. La clave es tomar esa motivación por el dinero, y aplicarla a aspectos más significativos de la vida como relaciones interpersonales o espiritualidad.

Si tu negocio lo vale, ¡entonces de seguro tu vida también lo vale! Trata contigo mismo como si fueras un “gran negocio”. Examina cómo lo haces para ganar dinero y ve tras la sabiduría de la misma forma. Aplica los principios de los negocios a la vida.

Opera eficientemente

Para ser competitivo en el mercado, un negocio debe funcionar con máxima eficiencia. Imagina un trabajador que ejecuta 10 pasos para dar vueltas a un tornillo, cuando podría haberlo hecho en 2. Multiplica eso por 1.000 trabajadores, 8 horas al día, y obtendrás una gran pérdida de dinero.

Aplica esa idea a tu vida. Cuando te despiertas en la mañana, ¿dónde están tus zapatos? ¡Donde los pusiste! Si no eres organizado, podrías perder cinco minutos cada día. ¿Cuánto tiempo de tu vida gastas siendo un buscador de zapatos?

¿La solución? Si esto fuera un negocio, crearías un sistema de archivo y tendrías una carpeta que se llamaría “zapatos”. Entonces, haz lo mismo acá, designa un lugar específico para poner tus zapatos cada día.

Aplica esto a todas tus actividades. ¿Tienes una cita con el doctor? Planifica con anticipación y lleva contigo algo significativo para hacer en la sala de espera. De otra manera, estarás tirando por la borda una hora de tu vida.

Cuando quieres cerrar un trato comercial, te quedas en la oficina hasta medianoche. Y si estás haciendo negocios al otro lado del mundo, te levantas al amanecer. ¿Por qué? Porque los clientes tienen que confiar en ti. Y cada minuto es valioso cuando se trata de enfrentar a la competencia.

La vida es un gran negocio. Organízate. Ten tu tiempo bajo control. Tendrás menos estrés y lograrás más cosas.

Comprométete con el objetivo

Imagina que alguien llega a registrarse a una universidad y pregunta:

¿Cuándo me van a pagar?”.

¿A qué te refieres? ¡Tú tienes que pagarnos a nosotros!”.

¿De qué hablan? ¡Yo viene acá para convertirme en un ingeniero y ganar mucho dinero!”.

A este tipo lo llevarían al manicomio. ¿Por qué? Porque todos saben que si quieres ser un ingeniero, primero tienes que aprender sobre el negocio.

En la búsqueda de sabiduría, es posible que a pesar de que escuches buena información, de todas formas te desanimes. “Fui a un seminario sobre cómo ganar confianza en uno mismo, pero no funcionó. Al final de los 90 minutos, yo aún no tenía confianza en mí mismo”.

¡¿Crees que te van a pagar de inmediato?!

“Negocios” y “riesgo” van de la mano. Para tener éxito en los negocios, debes estar dispuesto a tomar riesgos.

Cuántas veces has escuchado “¿Qué? ¿Tomarme tiempo para estudiar Torá? ¡¿En esta etapa de mi vida?!”.

Todos necesitamos más goce en la vida. Date cuenta que hay un costo para obtenerlo. No intentes jugar el juego de la felicidad y decir inmediatamente “no funcionó”. Si es suficientemente importante, lo intentarás 3, 4 o incluso 10 veces. Si logras ser feliz por el resto de tu vida, entonces la inversión habrá valido la pena.

Todos sabemos que para tener éxito en los negocios, debes mantenerte a la vanguardia respecto a las tendencias e innovaciones del mercado. En la vida, debes mantenerte en la vanguardia respecto a las más avanzadas técnicas de sabiduría. Anda a seminarios. Lee libros. Toma cursos suplementarios. Todo esto te ayudará a seguir creciendo, y te mantendrá alejado de la ignorancia y de la apatía.

Persigue constantemente la sabiduría. Sé un “adicto a la sabiduría”. Tal como alguien que se convirtió en multimillonario en base a su propio esfuerzo es un magneto de admiración y respeto, encuentra para ti un mentor de sabiduría. Escoge a alguien que sea humilde, sabio y que esté dispuesto a compartir contigo su fórmula personal para el éxito.

Cuando tu jefe habla, tú escuchas. Date cuenta de lo mucho que debes soportar para poder avanzar en tu carrera. Es un largo camino hacia la cima. Si tu jefe te asigna un trabajo poco placentero, lo harás, porque tu paga y tu ascenso dependen de ello.

Similarmente, cuando luchas para alcanzar niveles más altos de placer, no te debes dejar seducir por la gratificación instantánea. Debes estar dispuesto a entrenar, invertir tiempo y dedicación y hacer sacrificios. Cuando encuentres a un mentor, pon atención y sigue sus instrucciones.

Imagina que tienes un cliente que es un poco desagradable, ¿lo echarías de la tienda? ¡No! Si alguien puede ayudarte a obtener utilidades, entonces dicha persona no tiene que ser necesariamente la persona más encantadora del mundo. Si la tarifa es la correcta, tú puedes lidiar con prácticamente cualquier cosa.

Similarmente, si un nudnik llega a tu vida, pon a un lado la animosidad personal. Olvídate si te agrada o no. Lo importante es ver cómo podrías forjar una relación que les permita compartir conocimiento. Haz vista gorda a las peculiaridades que ves en otros. Aprende a relacionarte con todo tipo de personas. Esto te abrirá un mundo de oportunidades.

Sé determinado y enfócate en la meta. Tu bienestar emocional y espiritual se lo merecen.

Planeamiento estratégico

Un negocio exitoso debe desarrollar estrategias a corto y largo plazo. Nadie diría: “Hey, hagamos una fábrica en China. Que alguien vaya allá y compre un edificio”. No. Primero invertirían 6 meses investigando. ¿De dónde proviene la materia prima? ¿Cómo es la mano de obra? ¿Cuáles son los costos impositivos y de exportación?

Una buena vida demanda una buena planificación. Porque si no sabes cuál es tu objetivo, entonces nunca llegarás allí.

En el corto plazo, debes saber cómo utilizarás el día de mañana. ¿A qué hora te levantarás? ¿Cómo re-energizarás tu cuerpo en el almuerzo? ¿Cómo nutrirás tu alma?

En el largo plazo, la gente exitosa tiene planes a 1 año y a 5 años. ¿Qué cosas debes lograr para que cuando mires hacia atrás en 5 años, sientas que fue un éxito? Estos planes son cruciales para mantener el foco. Y deberías revisarlos, actualizarlos y modificarlos constantemente.

Debes mantener en vista siempre los asuntos importantes. Pregúntate a ti mismo: “Para cuando termine mi vida, ¿qué es lo más importante que quiero haber alcanzado? ¿Un portafolio de inversiones de un millón de dólares, o una relación profunda con mi familia y con Dios?”.

Debes saber cómo priorizar los placeres. Nadie cambiaría el placer de tener éxito por un plato de comida china. Dale a cada placer un valor. ¿Te quedarías soltero toda tu vida? Compara eso con el placer de tener una familia. ¿Cuánto vale ese placer? Esa es la forma inteligente de tomar decisiones.

No te engañes a ti mismo pensando: “Me dedicaré a mi familia apenas obtenga mi primer millón de dólares”. Si no comienzas ahora, puede que después sea demasiado tarde. Mucha gente llega a la edad de 65 y dice: “He perdido tantas oportunidades. Podría haber hecho algo significativo, pero lo pospuse”.

Cuando el gerente general de una empresa firma un contrato, llama a los mejores abogados para revisar la letra chica. “¿Cómo se entiende este punto? ¿Cómo nos afectara este otro punto?”.

La vida es demasiado corta como para encaminarse en una dirección sólo para descubrir más tarde que estás obteniendo algo totalmente diferente. Lee la letra chica y define los términos: ¿Qué es la felicidad? ¿Qué es el placer? Ésta es la única manera de asegurarte que más tarde no llegarás a ser responsable por incumplimiento de contrato, contigo mismo.

Contabilidad

Muchas veces el éxito de un negocio depende de su departamento de contabilidad. Para lograr tener utilidades, las hojas de balance deben estar en orden y reflejar las ganancias o pérdidas diarias. Ésta es la piedra angular que determinará en qué dirección irá el negocio.

Nosotros debemos tener nuestro propio “departamento de contabilidad”. ¿Qué logré hoy? ¿Qué perdí?

Cada noche, antes de ir a dormir, revisa los eventos del día y evalúa dónde tuviste ganancias o pérdidas. Y así cada día. Eventualmente te convertirás en un gran ser humano.

También es crucial hacer un plan para el día siguiente. ¿Cómo te vas a levantar? ¿Vas a buscar tus zapatos? Entonces escríbelo: 10 minutos de buscar mis zapatos. ¿Luego vas a gruñir camino a la ducha? Está bien, anota eso también. ¡Qué día te espera!

O mejor aún, intenta estar determinado a tener un buen inicio. Salta de la cama y alístate en dos minutos para salir. ¡Es genial estar vivo!

¿Eso es lo que te gustaría hacer? ¡Ahora escríbelo y haz un plan! Ciertamente pondrás tus zapatos en el lugar adecuado.

Para comenzar, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué he logrado hoy?
  • ¿Logré lo que quería?
  • ¿Cómo voy a mejorar mañana?
  • ¿Cuáles son mis fortalezas y mis debilidades?
  • ¿Cuál fue mi ganancia? ¿Y mi pérdida?
  • ¿Cuán lejos he llegado respecto a mis metas a largo plazo?
  • ¿Qué me está deteniendo de crecer más?

Cierta perspicacia para los negocios es particularmente relevante para negocios de gran envergadura. Por ejemplo:

Mantén un control de calidad

Un gran negocio depende de su control de calidad. Imagina que sale un auto espectacular de la línea de montaje y otro sumamente malo. A los clientes no les importa quién estaba trabajando en la línea de montaje ese día. Si salen autos malos, la empresa va a perder su cuota de mercado.

¿Cómo aplica esto a tu vida? En la vida, nos enfrentamos a desafíos, problemas e inquietudes. A las personas que atraviesan constantes cambios de humor arriba un día, abajo al día siguiente les cuesta más cumplir sus metas y mantener relaciones interpersonales. La clave es mantenerse en un nivel estable. No permitas que tu rendimiento varíe cada vez que te enfrentes a un nuevo problema.

¿A qué hora te levantas en la mañana? ¿A veces a las 7 de la mañana, a veces a las 8, a veces a las 9? Establece un horario fijo, para que no te encuentres madrugando un día y durmiendo hasta tarde al día siguiente.

Los hombres de negocios alcanzan el éxito mediante superar constantemente los pequeños obstáculos. Si el gerente general de una empresa tiene un dolor de cabeza o un resfrío, ¿se queda en cama o va a la reunión que tiene programada?

Asimismo en la vida, cada momento es una oportunidad para crecer, para cosechar, para mejorar la calidad de tu vida. ¿No tienes ganas hoy? Empújate a ti mismo un poco más allá. Realiza un control de calidad sobre tu vida. Asegúrate de que lo que sea que hagas, nunca esté por debajo del nivel de tus habilidades y metas.

Acá hay una pequeña lista con características personales que son necesarias para alcanzar el éxito: Asertivo, consistente, decidido, eficiente, orientado a objetivos, honesto, leal, abierto a la crítica, optimista, organizado, paciente, confiable, con buena autoestima, con autodisciplina, con sentido del humor, capaz de trabajar en equipo, tolerante.

Invierte a largo plazo

Un negocio no puede dormirse en los laureles. Eventualmente aparecerá algún competidor con productos de mejor calidad y más baratos. Es por eso que un negocio exitoso debe invertir en investigación y desarrollo para mantenerse a la vanguardia.

Y tú también deberías invertir más tiempo “investigando y desarrollando” mejores técnicas para vivir.

¿Quieres más placer? “No gracias, soy suficientemente feliz”. Nadie diría eso. Imagina un inversionista que va a una gran empresa.

Tengo un gran negocio con el que ganarían 200 millones de dólares este año”.

No gracias, estamos ganando suficiente dinero”.

Cuando se trata de inversiones, un hombre de negocios inteligente se enfoca más en las ganancias a largo plazo que a corto plazo. A veces, los costos de una nueva empresa son altos, y por unos cuantos años el negocio va a arrojar resultados negativos. Pero si es una buena inversión, probablemente obtendrás grandes ganancias en el futuro.

Cuando haces una inversión, debes tomar en cuenta los beneficios que obtendrás a lo largo de la vida. Mientras más profundas sean las metas que persigas, más duradero será el placer. Por ejemplo, si inviertes 10 horas en aprender cómo ser feliz, vas a ser un mejor amigo, un mejor padre, un mejor esposo, un mejor empleado. Aprecia cuánto vale eso en su totalidad.

Puede parecerte que “lo tienes todo”: un matrimonio fuerte, hijos maravillosos, un negocio exitoso. Pero no te detengas allí. Haz que esos placeres sean más profundos y más amplios. ¿Hay maneras en las que puedes ayudar a tu comunidad? ¿Puedes mejorar la educación de tus hijos?

Las leyes de física establecen: Si algo no está creciendo, entonces se está deteriorando. Entonces no te “satisfagas” con tu nivel actual. Siempre debes estar buscando nuevas maneras de crecer.

Prueba de mercado

Antes de que una compañía introduzca un nuevo producto al mercado, se dedica durante varios meses a determinar los costos generales, la comerciabilidad y las ganancias potenciales.

Antes de tomar cualquier decisión importante en la vida como moverte a una nueva ciudad, casarte o escoger una profesión asegúrate de hacer un análisis exhaustivo sobre su viabilidad a largo plazo.

Haz un análisis de mercado para tus ideas. No asumas que tu punto de vista es el correcto. Comparte tu plan con otros. Consigue un grupo de amigos que respondan de forma honesta y abierta. Discute tus ideas con ellos. Consigue a alguien que encuentre las fallas en tu idea. Al tener diversos puntos de vista podrás saber si estás en el camino correcto o no. (Para más detalles sobre este tema, revisa el Camino #11).

El gerente general de una compañía aceptaría gustoso los consejos del encargado de limpieza si estos lo ayudaran a obtener más ganancias con el negocio. ¡Sin embargo este mismo gerente podría llegar a ignorar los consejos de su propia esposa!

En el mundo de los negocios, uno pierde si no acepta la crítica constructiva. Y lo mismo es cierto respecto a la vida. Debes estar abierto a recibir sugerencias. Pon un “buzón de sugerencias”. En el peor de los casos, siempre puedes escoger ignorarlas.

Cierta perspicacia para los negocios es particularmente relevante para negocios pequeños. Por ejemplo:

Control de inventario

¿Te pasó alguna vez que fuiste a una ferretería y preguntaste: “¿Tiene clavos número 9?”, y el dueño te respondió: “Espera, déjame revisar en mi inventario”? ¡Obvio que no! El dueño de un negocio pequeño suele tener una asombrosa habilidad para conocer su inventario a la perfección. Si hay 5.000 artículos en la tienda, él sabe con exactitud la locación y precio de cada uno de ellos.

Tú tienes el potencial de volverte una persona sabia. ¿Te sabes los 48 Caminos a la Sabiduría de memoria? No. ¿Por qué no? ¿Son demasiados ítems? Si son valiosos para ti, los memorizarás y los llevarás contigo siempre.

Ten claro cuáles son tus recursos disponibles. Debes conocer tus fortalezas, debilidades, talentos y habilidades. Haz una lista detallada.

Esto es fundamental para tomar decisiones sabias. No quieres darte cuenta 20 años más tarde, que todo este tiempo has estado negando una parte esencial de ti mismo. De lo contrario, estarás destinado a sufrir una “crisis de la mediana edad”.

Si no estás seguro de cuáles son tus recursos disponibles, entonces búscalos. Pregúntale a algún amigo de confianza. Así, cuando la oportunidad se presente, estarás listo para responder adecuadamente.

Eliahu y el pescador

La motivación de una persona por los negocios es un gran indicador de cuánto podría alcanzar esa persona en su vida personal. ¿Acaso no tiene sentido que el mismo Dios que te dio los medios para ser un experto en los negocios te dio también los medios para ser un gran ser humano?

El Midrash (Tanna d’Bei Eliahu) cuenta la historia del encuentro entre el profeta Eliahu y un pescador. “¿Estudias Torá?”, le preguntó Eliahu.

“No”, respondió el pescador. “No soy más que un hombre simple. No tengo ningún tipo de talento o inteligencia. No puedo entender la Torá. ¡Es culpa de Dios!”.

“Dime”, le dijo Eliahu, “¿cómo preparas tu red de pesca?”.

“Bueno”, dijo el hombre, “la verdad es que es bastante complicado. Primero debo seleccionar la cuerda adecuada, y después, tejo la red con un patrón específico para asegurarme que tenga un balance apropiado entre fuerza y flexibilidad. Es toda una ciencia”.

“¿Y cómo lo haces para atrapar los peces?”, preguntó Eliahu.

“Oh, eso también es muy complejo. Hay muchos factores involucrados: la época del año, la hora del día, el tipo de pez y la locación. También tomo en cuenta la profundidad, la temperatura del agua y la velocidad de la corriente. He pasado años perfeccionando estas técnicas, por lo que soy capaz de ganar suficiente dinero como para vivir bien gracias a mi pesca”.

“Cuando llegues al cielo”, le dijo Eliahu, “vas a querer argumentar que no estudiaste Torá porque eres un hombre simple, sin ningún talento o inteligencia especial. Todos intentan decir eso para defenderse. ¡Pero tú eres un exitoso pescador! Tus acciones desacreditan tu argumento. Tú sí tienes lo necesario para llegar a ser grande”.

A veces, todos caemos en una modalidad de autocompasión. “Si tan sólo supiera cómo, habría logrado más cosas. Habría sido un mejor padre, un esposo más preocupado y cariñoso. Pero Dios, ¡Tú no me diste las herramientas adecuadas!”.

Todos tenemos las herramientas adecuadas. Y en lo profundo de nuestro ser, sabemos que la sabiduría es más importante que el dinero.

La verdadera pregunta es, una vez que obtengas todo ese dinero, ¿cómo lo utilizarás? No puedes comprar amor. No puedes comprar felicidad. El dinero tiene que ser utilizado en algo significativo. Comprométete. Cuando minimizas tu participación en los negocios y maximizas tu crecimiento, estás haciendo una afirmación sobre qué es valioso en realidad.

¿Por qué la perspicacia en los negocios es un camino a la sabiduría?

  • Si puedes trabajar duro para ganar dinero, entonces puedes trabajar igual de duro para tener una buena vida.

  • Valora tu tiempo, es tu posesión más preciada en este mundo.

  • Lo que te hace exitoso en los negocios te hará exitoso en la vida.

  • Nunca nadie dijo en su lecho de muerte: “me gustaría haber pasado más tiempo en la oficina”.

  • Los mayores placeres demandan las mayores inversiones.

18/1/2009

Artículo 16 de 50 en la serie Los 48 Caminos a la Sabiduría

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Comentarios: 1

(1) oscar, January 7, 2010 2:03 AM

felicitarlos

realmente me facino su informacion los felicito

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub