haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Camino #27: Felicidad

Camino #27: Felicidad

Puedes ser rico y miserable al mismo tiempo. La felicidad es un estado mental. Desarrolla herramientas para obtenerla.

por

Una vez vino un joven a visitarme a Jerusalem. Él tenía una actitud inusualmente alegre, por lo que le pregunté cuál era su secreto. Él me contestó:

"Cuando tenía 11 años, recibí un regalo de felicidad de Dios".

"Estaba montando mi bicicleta cuando de repente un fuerte viento me tiró al suelo, justo frente a un camión que iba en marcha. El camión pasó por encima mío y me cortó la pierna”.

"Mientras estaba tirado sangrando, me di cuenta de que tendría que vivir el resto de mi vida sin una pierna. ¡Qué deprimente! Pero luego me di cuenta de que el hecho de estar deprimido no me devolvería mi pierna. Entonces decidí que desde ese momento, no perdería mi vida viviendo en la desesperanza".

"Cuando mis padres llegaron al hospital estaban impactados y afligidos. Entonces les dije: 'Yo ya me adapté. Ahora ustedes también tienen que acostumbrarse a la idea'".

"Desde ese momento, veo a mis amigos enojarse por cosas insignificantes: el autobús llegó tarde, tuvieron una mala calificación en la escuela, alguien los insultó. Yo, en cambio, simplemente disfruto de la vida".

A la edad de 11 años, este joven obtuvo la claridad necesaria para entender que enfocarte en lo que te falta es una pérdida de energía. La clave de la felicidad es disfrutar lo que ya tienes.

¿Suena simple, verdad?

El Camino #27 es Sameaj ve jelkó, que literalmente significa ‘satisfecho con su porción’. La felicidad es alcanzable. Entonces, ¿por qué hay tanta gente infeliz? Porque carecemos de las herramientas adecuadas.

La felicidad es un estado mental

La sociedad occidental cree por lo general que la felicidad es el resultado de lo que logras y adquieres.

"Mi vida mejoraría por completo si tuviera un automóvil nuevo...".

"Sólo necesito un mejor trabajo, entonces podré relajarme y ser feliz".

"Si tan sólo conociera a la mujer indicada...".

Obtienes el automóvil. ¿Qué pasa entonces? Durante toda una semana te sientes en las nubes. Pero después de esa semana, vuelves directamente a tu estado de infelicidad.

¿Te suena familiar?

La felicidad no es algo que ocurre. La felicidad es un estado mental. Puedes tenerlo todo en el mundo y aún así seguir siendo miserable. O puedes tener relativamente poco y sentir una felicidad infinita.

El Talmud dice: "¿Quién es rico? Aquel que aprecia lo que tiene". (Pirkei Avot 4:1).

Es por eso que en los rezos matutinos comenzamos agradeciéndole a Dios por lo simple y obvio:

  • "Gracias Dios, por darme la vida".

  • "Gracias Dios, por la posibilidad de ver".

  • "Gracias Dios, porque puedo usar mis manos y piernas".

  • "Gracias Dios, porque puedo pensar".

Una vez que logres dominar el arte de darte cuenta de las cosas, de apreciarlas y de disfrutar conscientemente lo que ya tienes, entonces siempre serás feliz.

Haz que tus problemas sean insignificantes

Estás parado en el piso 70 de un rascacielos, disfrutando de la hermosa vista. De repente, un corpulento hombre pasa bruscamente por tu lado, se acerca a la ventana, la abre y anuncia su intención de saltar.

Tú le gritas —¡Detente! ¡No lo hagas!.

El corpulento hombre en la ventana voltea y te dice —¡Intenta detenerme y te llevo conmigo!

Umm… No hay problema señor. Que tenga un buen viaje. ¿Quiere decir sus últimas palabras?

Él te dice —Déjame contarte mis problemas. Mi esposa me dejó, mis hijos no me hablan, perdí mi trabajo, tengo miles de deudas y mi tortuga murió. ¿Para que seguir viviendo?

De repente tienes un destello de inspiración.

Señor, cierre sus ojos por un minuto e imagínese que es ciego. No puede apreciar los colores, los niños jugando, los campos de flores o las puestas de sol. Ahora imagínese que de repente ocurre un milagro. Usted abre sus ojos y ¡ha recuperado la visión! ¿Usted saltaría o se quedaría una semana más para disfrutar de su visión?

Me quedaría una semana más.

¿Pero que ocurrió con todos los problemas?

Ah, bueno, no son tan importantes realmente. ¡Ahora puedo ver!

Un ojo vale por lo menos 5 millones de dólares. ¿Tienes dos? ¡Entonces eres enormemente rico!

Si realmente apreciaras tus ojos, entonces todos los demás problemas serían insignificantes para ti.

Sin embargo, si das todo por sentado, entonces nada en la vida te brindará felicidad.

3 Concepciones erróneas en la búsqueda de la felicidad

Concepción errónea #1: "Una vez que conozca las herramientas para ser feliz, entonces seré feliz instantáneamente".

No esperes que los resultados lleguen automáticamente. Es posible comprender intelectualmente cómo adquirir la felicidad, pero no poner estos conocimientos en práctica.

De hecho, muchas personas pueden escoger estar cómodos y ser infelices, en lugar de soportar la incomodidad de cambiar sus hábitos.

Al igual que para aprender cualquier nueva destreza necesitas esfuerzo, para lograr una verdadera felicidad también necesitas invertir mucho esfuerzo.

Concepción errónea #2: "Si me conformo y estoy satisfecho con lo que tengo, voy a perder la motivación para lograr más".

La felicidad no te quita energía. Por el contrario, ¡te da más!

Pregúntale a una persona feliz: "Tengo un bote. ¿Quieres ir a pescar?".

Él te responderá: "¡Claro, vamos!".

Ahora pregúntale a alguien deprimido: "¿Vamos a pescar?".

Él te responderá: "Estoy cansado. Tal vez mañana. De todas formas, probablemente llueva…".

La gente feliz es ambiciosa y está llena de energía. Nunca hay suficiente tiempo para hacer todo lo que quieren hacer.

Concepción errónea #3: "La felicidad es opcional. Si quiero estar deprimido es mi elección".

Imagina un bello domingo en la tarde. Estás en el parque haciendo un picnic con tus amigos.

De repente, el ambiente se hecha a perder por una persona que empieza a reclamar: "¿A quién se le olvidaron los tenedores? Hace demasiado calor para jugar Voleibol. Ya me quiero ir a casa".

Tienes una obligación de estar feliz cuando tu estado de ánimo afecta negativamente a los demás. No les arruines la diversión.

Todos tratamos de poner una cara alegre cuando estamos en una fiesta. ¿Pero qué hay de cuando estamos en casa, o con nuestros hijos? ¿O cuando llegamos a la oficina un lunes por la mañana?

Al igual que un agujero en medio de la calle, una actitud amarga es una amenaza pública. Ser feliz es ser considerado con las personas que nos rodean.

La cuenta diaria de los placeres de tu vida

Para comenzar a apreciar la vida, identifica algunas de las cosas por las cuales estás extremadamente agradecido y repásalas cada mañana durante un lapso de un mes. Por ejemplo: tus ojos, tus manos, tus hijos, tu gato.

Fija un tiempo cada día para reflexionar sobre estas cosas. Siente gratitud por ellos. Este ejercicio puede cambiar el estado de ánimo de incluso el más miserable de nosotros.

La próxima vez que visites a tu tía (esa que siempre se queja), dile respetuosamente:

Tía, hoy vine a sufrir contigo. Pero antes de que te quejes y de que suframos juntos, es justo que también compartas conmigo 5 cosas placenteras que te han ocurrido el día de hoy.

No me ocurrió nada placentero.

Tía, ¿tomaste café para el desayuno?

Sí.

No la dejes librarse tan fácil con esa simple respuesta. Trata de que comparta contigo el placer.

¿Era dulce? ¿Estaba caliente? ¿El aroma era agradable? ¿Te dio energía? (Seguro que querrá quejarse pues para eso te invitó).

Está bien, estaba dulce y fue placentero.

¡Muy bien tía, ahora faltan cuatro!.

No hay nada más.

¿Te lavaste la cara al levantarte? ¿Fue placentero? ¿El agua estaba tibia? ¿Fue agradable? Revivan juntos esos pequeños placeres. Luego otro más.

Después de que ella te describa 5 cosas placenteras, sus quejas no serán tan terribles.

Para trabajar realmente en esto, siéntate con tu pareja (o compañero de cuarto) cada noche y hablen sobre una cosa placentera que tuvo cada uno en su día. Al final, ¡tendrás una pareja o compañero de cuarto más feliz!

Incorpora esto a tu rutina familiar para que tus hijos puedan apreciar sus placeres diarios.

La hora de las bendiciones

El siguiente ejercicio es más sofisticado.

Tómate una hora y escribe todas las cosas por las cuales estás agradecido.

Mucha gente vuela en los primeros 15 minutos. Durante los siguientes 15 minutos la pluma se mueve más lentamente. Los siguientes 15 minutos se hacen más difíciles, pero puedes lograrlo si incluyes tus pestañas y tus calcetines...

Los últimos 15 minutos son muy dolorosos.

Una vez que la lista esté completa, agrega diariamente una pequeña bendición que haya en tu vida sobre la cual estés agradecido.

El poder de este ejercicio es claro: tienes que estar consciente de todas las bendiciones que hay en tu vida para ser capaz de apreciar las bendiciones que se te presenten en el futuro.

Establece prioridades entre tus bendiciones

Para realmente mejorar tus habilidades y convertirte en un experto de la apreciación, establece prioridades en tu lista.

  • ¿Qué es más valioso? ¿Tus manos o tus pies?

  • ¿Tus ojos o tus orejas?

  • ¿El sentido del gusto o del tacto?

Comparar las distintas bendiciones de tu vida te fuerza a entender las sutilezas de los diferentes aspectos de cada una y a cuantificar cuanto placer te da cada una de ellas.

Implementa este ejercicio diariamente. Tu gratitud continuará creciendo y construirás una base sólida para tener una vida llena de felicidad.

¿Por qué la felicidad es un Camino a la Sabiduría?

  • La felicidad es energía y poder para vivir.

  • Enfócate en lo que tienes y siempre serás feliz. Enfócate en lo que te falta y siempre serás miserable.

  • La felicidad no es un objetivo en la vida; es un medio para acrecentar tu energía interna y así poder desarrollar tu potencial.

  • La gente feliz es saludable, optimista y está llena de energía.

  • Ser feliz no es "vivir en un estado de semi depresión". Eso es simplemente sobrevivir.

  • La felicidad está bajo tu control. Al no controlarla, eres esclavo de tus emociones.

  • La felicidad requiere disciplina, determinación y mucho trabajo.

  • La felicidad no es algo que ocurre. No esperes que ocurra. ¡Sal y créala!

2/5/2009

Artículo 27 de 50 en la serie Los 48 Caminos a la Sabiduría

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Comentarios: 1

(1) Rafael, May 4, 2009 6:51 AM

me gusraria recibir todos los capitulos anteriores.gracias

exelente!!!!!!!!!!!

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub