haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




El ABC del judaísmo

El ABC del judaísmo

En las profundidades de nuestro subconsciente se encuentra oculto el conocimiento de los secretos más preciados de la vida. La clave para acceder a ellos está en el ABC.

por

Todos los sistemas están constituidos en base a principios fundamentales. Por ejemplo, las piezas fundamentales de la lengua española son sus letras. Si quieres ser capaz de leer y escribir, primero tienes que aprender el alfabeto.

El judaísmo también tiene su ABC sobre el cual está basado.

La "A" del judaísmo

Esta es una premisa sobre la que todos podemos estar de acuerdo:

Los seres humanos son criaturas influenciables por la sociedad.

Si hubiésemos nacido en China, probablemente estaríamos agitando pequeñas banderas rojas o un libro de dichos de Mao. Si hubiésemos nacido en una buena familia católica de Sicilia, probablemente estaríamos mostrando nuestro rosario.

Cuestiona los orígenes de tu “filosofía de vida”. ¿Tienes principalmente una visión griega de la vida? ¿O romana? ¿Oriental? ¿Judía?

Intenta preguntarte lo siguiente: “Si hubiese nacido en una familia de fundamentalistas musulmanes en Irán, ¿qué estaría haciendo hoy en día?”.

Porque si no te formulas esa pregunta, ¡hay bastantes posibilidades de que hoy en día serías un fundamentalista musulmán!

Si la sociedad nos influye de forma tan profunda, entonces ¿cómo podemos, discernir cuáles son nuestras creencias principales y cuál es nuestra identidad?

Para la mayoría de nosotros, a menos que hayamos realizado nuestro propio trabajo de investigación, lo más probable es que la “sociedad” sea nuestra “filosofía por defecto”.

Pero si la sociedad nos influye de forma tan profunda, entonces ¿cómo podemos, discernir cuáles son nuestras creencias principales y cuál es nuestra identidad? ¿Cómo podemos distinguir entre lo que está bien y lo que está mal? ¿Cómo podemos llegar a una conclusión independiente sobre la realidad? ¿Cómo podemos evitar ser meramente productos de la sociedad?

La “A” del Judaísmo responde estas preguntas.

El poder de una historia de niños

Las ideas pasan a formar parte del subconsciente colectivo de muchas maneras: por medio de la literatura, la escuela, la religión, etc. Una de las formas más poderosas es por medio de las historias que nos cuentan cuando niños. Estas historias tienen muchos mensajes subliminales de dejan una marca sumamente duradera.

Cualquier persona que haya nacido en el mundo occidental ha escuchado la historia de Caperucita roja. ¿Qué crees tú que haría un pequeño si su abuela va a visitarlo justo después de escuchar esta historia? ¡Correría para esconderse tras la falda de mamá hasta revisar sus dientes para asegurarse que efectivamente se trate de ella!

¿Cuál es el mensaje de esta historia? En un nivel subconsciente, la Caperucita roja le enseña a los niños a sospechar de la abuela. Nunca puedes realmente confiar en quién dice ser...

Una historia del subconsciente colectivo judío

El judaísmo también tiene sus propias historias que forman el subconsciente de nuestros hijos. He aquí una historia del Talmud:

Cuando todavía estamos en el vientre de nuestra madre, Dios envía un ángel para que se siente a nuestro lado y nos enseñe toda la sabiduría que necesitaremos para vivir. Pero entonces, justo antes de que nazcamos, el ángel nos golpea debajo de la nariz (formando la hendidura que todos tenemos allí) y nos olvidamos de todo lo que él nos enseñó.

¿Qué lección infunde esta historia en la psiquis de un niño?

Que podemos mirar en nuestro interior para aprender sobre la vida. En lo profundo de nuestro subconsciente se encuentra grabado el conocimiento necesario para entender el propósito de la creación, cómo amar, cómo alcanzar nuestro potencial. Allí está todo. ¡Tan sólo tenemos que hacer el esfuerzo de recordar!

Esta lección resume la visión que tiene el judaísmo sobre la educación. Nadie puede enseñarle a alguien algo nuevo. En lugar de eso, la labor de un maestro es comunicar la información de forma tal que permita que el estudiante se ponga en contacto con lo que ya sabe y lo vuelva a descubrir por sí mismo.

Define tus términos y obtén claridad

El judaísmo dice que si revisas en tu interior, podrás descubrir la definición de verdad, realidad, bondad, etc. Todo lo que se necesita es esfuerzo.

Ilustremos cómo funciona esto:

—¿Eres un bafustik?

—¿A qué te refieres? No puedo responder a esa pregunta sin saber cuál es la definición de bafustik.

Pero qué pasaría si te pregunto: “¿Amas a alguien?”. Dado que utilizas el término “amor” en tu vida diaria, tienes algún grado de entendimiento sobre el tema.

¿Entonces por qué tanta gente termina en relaciones que creen que son una relación de “amor” pero que terminan siendo en cambio de “enamoramiento”?

Se debe a que no tienen una definición apropiada de qué significa el término “amor”. Y a menos que puedas articular con claridad un concepto, quiere decir que no lo entiendes completamente.

(A todo esto, la definición judía de amor es: “el placer de identificar a las personas con sus virtudes”).

Cuando descubrimos conocimientos que cuadran con lo que nos enseñó el ángel, entonces hemos encontrado la verdad.

El conocimiento interior es el que nos permite elevarnos por sobre las influencias de la sociedad y volvernos independientes. En la búsqueda de la verdad, no tienes que emprender un viaje hacia el lejano oriente o escalar hasta la cima de una montaña. La verdad está justo bajo tus narices. Levanta tu dedo y colócalo en aquella marca. Dejarás de hablar y comenzarás a pensar. El conocimiento de la realidad está en cada uno de nosotros. Esta es la “A” del judaísmo.

La "B" del judaísmo

Para lograr un entendimiento cabal de la vida, debemos saber qué se espera de nosotros. ¿Para qué fuimos creados? ¿Cuál es el significado de la existencia?

Hazte esta pregunta: ¿Qué es lo que todo padre quiere para sus hijos? Que sean sanos, fuertes y que estén llenos de energía. Que tengan claridad, un propósito y que se sientan realizados. Que tengan todo lo bueno que existe. ¿Por qué? Para que puedan obtener más placer de la vida. Solamente placer.

Puede que tu hijo se divierta mucho jugando en la computadora, pero no lo dejarías salirse de la universidad para convertirse en un jugador profesional de juegos de computadora. Sabes que merece más que eso.

Dios nos mira de la misma manera. Al ser nuestro Padre en el Cielo, Él nos creo para derramar bondad y placer sobre nosotros. Y Él nos dio Su Torá —nuestras instrucciones para la vida— para enseñarnos cómo podemos obtener el máximo placer de este mundo.

Los seres humanos son buscadores de placer

Un bolígrafo fue hecho para escribir. ¿Qué pasaría si alguien te dijese que tu bolígrafo es un mondadientes? Dirías: “Eso es ridículo. Si fuera así, entonces, ¿por qué tiene tinta en su interior? Además, ¡no cabe entre mis dientes!”.

¿Cómo determinas cuál es el propósito de un objeto? Examinando cómo está constituido. Sabes que un bolígrafo sirve para escribir porque eso es lo que indican todas sus partes y eso es lo que mejor hace.

El judaísmo dice que los seres humanos fueron diseñados para obtener placer. De hecho, podemos ver que toda decisión que toma un ser humano está basada finalmente en un criterio: ¿Me dará placer?

Incluso cuando hacemos algo altruista, lo hacemos porque nos generará placer.

Ya sea que tengamos que decidir qué comeremos en la cena, qué haremos con nuestro tiempo libre, con quién nos casaremos o qué carrera elegiremos, el criterio de decisión se basará finalmente en qué nos dará más placer. Si algo aparenta ser doloroso, lo evitaremos. Si aparenta ser placentero, nos esforzaremos. Incluso cuando hacemos algo altruista, lo hacemos porque nos generará placer.

Dios diseñó el mundo —y todo lo que éste contiene— para darnos placer. La meta de la vida es obtener ese placer. Tal como los padres quieren que sus hijos disfruten de la vida, de la misma manera Dios quiere que Sus hijos disfruten de sus vidas al máximo posible. Esa es la B del judaísmo.

La "C" del judaísmo

Ahora... si Dios quiere que tengamos placer, y nosotros queremos tener placer, entonces, ¿cuál es el problema? ¿Por qué no tenemos placer constantemente?

Todos quieren ser buenos. Todos quieren cumplir con sus responsabilidades. Eso es placentero. Pero frecuentemente creemos que podemos tener placer incluso si tomamos un atajo. Perdemos de foco qué es el verdadero placer.

Queremos tener un matrimonio exitoso, pero no prestamos suficiente atención ni asumimos el nivel de compromiso necesario. Queremos llevarnos bien con nuestros padres, pero nos faltan las herramientas que se requieren para evitar las peleas. Queremos que nuestras vidas tengan sentido, pero nos dejamos influenciar por la presión social. Queremos placer, pero cometemos errores.

En hebreo no hay una palabra para “pecado”. La palabra bíblica “jet” aparece en referencia a una flecha que “erra su objetivo”. El arquero no es “malo”. Simplemente cometió un error, ya sea por falta de foco, concentración o habilidades.

El problema de la humanidad es que estamos confundidos sobre qué es lo que queremos de la vida. Por eso Dios siempre está tratando de llamar nuestra atención, ayudándonos a mantenernos alejados de los caminos equivocados. Si no estamos conscientes de eso, nos perderemos muchas lecciones importantes. Esa es la “C” del judaísmo.

La "D" del judaísmo

(En el judaísmo tres no es suficiente. En nuestro ABC hay cinco puntos en total).

El peor error de todos es no obtener una educación apropiada.

¿Qué tipo de educación recibe la gente? Cálculo, literatura, órbita de los planetas, el proceso de osmosis, la forma de Australia...

Si no te conoces a ti mismo, no sabes nada.

Pero, cuando termina la etapa de la educación, ¡todavía no sabes quién eres! No sabes por qué fuiste creado o para qué estás viviendo. Si no te conoces a ti mismo, no sabes nada.

El judaísmo dice: Obtén una educación sobre la VIDA. Esta información se encuentra en tu interior. El ángel te la enseñó, ahora ve y descubre por qué fuiste creado. Debes entender cuál es la meta de la vida e ir por ella. Esa es la “D” del judaísmo.

La "E" del judaísmo

Cuando decimos que Dios nos creó para obtener placer, ¿estamos hablando de dos semanas de vacaciones después de un duro año de trabajo en la oficina? No. Ese placer se disipa en el instante en que vuelves de tus vacaciones y tienes que encargarte de recoger tu maleta para luego enfrentarte al tráfico de la autopista.

Para obtener el máximo placer, Dios nos dio la Torá.

Probablemente has escuchado descripciones variadas sobre la Torá como: “la ley”, “el ritual”, “los mandamientos”. Pero, ¿qué significa literalmente la palabra Torá?

Torá significa “instrucciones”. Por ejemplo, Torat hanehigá significa instrucciones de manejo. Nuestra Torá es Torat jaim, “instrucciones para la vida”.

Haces el máximo esfuerzo que puedes para entregarles a tus hijos toda la sabiduría que tienes sobre la vida. Les dices:

—Deben aprender cómo leer y escribir.

—¿¡Quién necesita eso!? —Te responden— ¡Nosotros vamos a ser jugadores de fútbol profesional!

—Pero eventualmente querrán escribir una carta o leer el periódico.

—No te preocupes papá. Cuando seamos superestrellas vamos a tener secretarias privadas que leerán por nosotros. ¡En este momento es más importante que practiquemos fútbol!

¿Qué hace un buen padre? Estás determinado a transmitirles a tus hijos tu entendimiento sobre cómo obtener el máximo placer posible en la vida. Les vas a pegar en la cabeza (figurativamente) y les dirás: “¡SIÉNTATE A LEER Y ESCRIBIR!”.

Nuestro Padre en el Cielo hace lo mismo. Él nos dio la Torá, las mismas instrucciones para la vida que nos enseñó el ángel antes de nacer. Son herramientas para saber cómo tener un matrimonio feliz... una carrera satisfactoria... crecimiento espiritual.

Enfócate en las palabras

La Torá nos instruye poner una mezuzá en la jamba de nuestras puertas. Pero la gente suele ver la mezuzá como un ritual, algo que quizás sirve para ahuyentar a los fantasmas.

Abre una mezuzá y lee lo que hay en su interior. Aprenderás sobre los mayores placeres de la vida: cómo ser feliz, cómo amar a la humanidad y cómo conectarte con Dios. Besa la mezuzá cuando entres y cuando salgas. Pero no la beses por costumbre. Piensa en sus palabras y nunca perderás de vista el propósito de la vida.

Recuerda

La "A" del judaísmo: El ángel nos enseñó todo lo que necesitamos saber. Por eso reconocemos la verdad cuando la encontramos.

La "B" del judaísmo: Dios nos creó para tener el máximo placer posible.

La "C" del judaísmo: No somos pecadores, sino que simplemente cometemos errores.

La "D" del judaísmo: Para evitar cometer errores y para alcanzar nuestro potencial, necesitamos recibir una educación sobre la vida.

La "E" del judaísmo: La Torá es nuestro libro de instrucciones para la vida. 

24/2/2008

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Comentarios: 3

(3) Debora, August 21, 2016 8:25 AM

ABCDE judio

Gracias, está perfectamente explicado y definido en el resumen
ha sido una hermosa lección. Toda raba

(2) alberto, May 11, 2009 3:39 PM

El ABC del judaísmo

Es muy claro y conciso en todos sus comentarios y este no es exepcion. muchas gracias por su luz.

(1) Anthony, August 26, 2008 10:44 AM

Que gran Articulo !!!

Shalom :
Con articulos como este podremos llegar a una coneccion mas rapida con D__s

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub