haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Cábala 22 - Yesod: Fundación

Cábala 22 - Yesod: Fundación

La sefirá de yesod amarra al mundo a su cimiento espiritual.

La palabra yesod significa “fundación”. Pero, ¿por qué se utiliza el término yesod para describir este atributo?

Describamos primero lo que es una fundación en el ámbito de la construcción. Una persona construye un edificio grande e imponente. Puede utilizar los mejores materiales y las técnicas de construcción más avanzadas, sin embargo, si no está construido sobre un cimiento sólido, se hundirá en el piso y desaparecerá. La fundación es lo que permite que el edificio exista sobre una realidad firme.

El universo es lo mismo que ese gran edificio. Es imponente y hermoso, ¿pero sobre qué está “apoyado”?

La respuesta está en el versículo “Dios suspende la tierra sobre la nada”. Esta “nada” no se refiere meramente al vacío del espacio, sino al propósito de la existencia.

¿Cuál es la causa de la causa original?

Aunque podemos seguir el rastro de causa y efecto hasta el enésimo grado en el mundo físico, nunca podremos llegar hasta el final. ¿De dónde vienen las leyes que organizan esta secuencia de eventos? ¿Cuál es la causa de la causa original? No puede existir una primera causa lógica que causó todo lo demás - ¡en sí misma carecería de causa!

La respuesta a esta aparente paradoja es el atributo de yesod. Es el pilar sobre el cual el mundo se apoya.

Pilar Divino

Pero, ¿qué es exactamente este pilar Divino? La respuesta es: la voluntad Divina de obsequiar a otros.

Si no existiese esta voluntad Divina, entonces no podría existir un universo que se percibe a sí mismo como independiente de Dios, como lo hace el nuestro. Es sólo porque Dios “deseó obsequiar” que creó un universo que tiene leyes contenidas en sí mismo, y humanos que se perciben a sí mismos como seres completamente independientes.

Este es el “pilar” que se extiende desde el cimiento de la realidad (que es Dios mismo) y que luego se convierte en la fundación para nuestro mundo.

Considera esta analogía:

Un ser humano se desarrolla a partir de una célula única (si bien la concepción requiere dos células –la célula de la madre y la del padre— la acción de la maternidad es iniciada por el padre). ¿Cuál es la fuente de esa célula única? El deseo del padre de engendrar un niño. ¿Por qué el padre deseó tener un niño? Para esa pregunta no hay una respuesta que sea discernible desde la existencia simple del niño.

Lo mismo es verdad de este mundo y el atributo de yesod. Nos preguntamos ¿por qué existe este mundo? Respondemos: porque Dios eligió obsequiarnos la existencia. Esa repuesta es indudablemente discernible del hecho de que existimos. ¿Por qué Dios eligió obsequiarnos la existencia? no es respondido desde la existencia del mundo.

Imagina una persona recibiendo una paliza de un extraño de forma inesperada. Lo único que puede declarar concluyentemente la víctima es que “fulano me quiere lastimar”. El porqué del acto es previo a la interacción, y cae bajo la categoría de “conjetura”, a pesar de que esa deducción pueda ser claramente obvia.

Las razones por las que Dios creó el mundo pertenecen a la “prehistoria” humana.

Así, también, “el deseo de Dios de crear” es el primer contacto interactivo con Dios; las razones de porqué creó el mundo pertenecen a la “prehistoria” humana y están en el nivel de las deducciones, aunque sean obvias y verdaderas.

Así, yesod es el puente que conecta a Dios con la humanidad.

La Fundación de la Creación

Apliquemos y extendamos el concepto de yesod a otra área: Los siete días de la creación son paralelos a las siete sefirot más bajas, comenzando con jésed y continuando hasta maljut (por qué las tres primeras sefirot no están representadas es otro tema). El sexto día de la semana, el viernes, es paralelo a la sexta sefirá: yesod.

Hay dos puntos para observar sobre el viernes que demuestran este concepto.

El primero es el área de preparación para el sábado. Los seis primeros días de la semana son días de trabajo en los que trabajamos duro para producir comida y otras necesidades.

En Shabat consumimos lo que producimos en los seis primeros días. Pero no todo lo producido durante ese tiempo puede ser utilizado en Shabat. La Torá ordena: “Prepararán lo que comerán”. Así, el viernes es el día en el que ocurre la transición de la comida de un día de semana a Shabat.

El viernes es el pilar que sustenta el Shabat y le permite apoyarse sobre el cimiento de los días laborales.

En el desierto, los judíos no recogían el maná de todos los días para el Shabat. En cambio, el viernes caía una doble porción de maná que se convertía en la comida para Shabat. Así, el viernes era el embudo hacia Shabat.

El viernes es el pilar que sustenta el Shabat y le permite apoyarse sobre el cimiento de los días laborales. Es como una preciosa estatua parada en lo alto de un pedestal que sirve para conectar la estatua al suelo. Así, el viernes es comparado a yesod, “fundación”.

El segundo punto concerniente al viernes se relaciona con la criatura creada el viernes: el Ser Humano.

Explicamos en el artículo anterior (Cábala #21) que yesod es el atributo que “une el cielo con la tierra”. Permite la transición de lo espiritual y lo Divino hacia un mundo material.

Dentro del ámbito de los seres hay tres clases:

  1. Está el mundo material –como los minerales, las plantas y los animales— que en sí mismo no tiene la habilidad para transferir espiritualidad hacia él mismo.
  2. Hay un mundo espiritual de ángeles y seres similares, que no pueden trasladar sus valores al mundo físico.
  3. Está el ser humano, que tiene un alma que es espiritual y un cuerpo que es físico que puede transmitir los valores de un mundo al otro. Éste es el ejemplo más adecuado del atributo de yesod.

Así, el viernes es el sexto día de la creación, que personifica yesod. Es un día que canaliza lo producido en los otros días y lo encauza hacia Shabat. El ser humano fue creado el viernes, y él es precisamente el ser que reúne todo el producto espiritual de los mundos más elevados y forma el mundo en consecuencia.

De esta manera, yesod es el atributo Divino que canaliza todas las actividades Divinas hacia la existencia material.

13/2/2011

Artículo 22 de 24 en la serie Cábala

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Comentarios: 1

(1) Neshama, February 13, 2011 2:45 PM

Hermosa concepción del fundamento. Yesod, la Nada y el Todo.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub