haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Cábala 18 – Centro de la Tierra

Cábala 18 – Centro de la Tierra

Las sefirot de jesed, gevurá, tiferet – bondad, fuerza y belleza – tienen una correlación que sirve como modelo para entender las relaciones entre las otras sefirot.

Hemos descrito antes que las diez sefirot pueden ser divididas en tres grupos como sigue:

  • El elemento racional constituido por las sefirot que plantean la puesta en práctica de la voluntad de Dios: jojmá, biná, daat, o sabiduría, entendimiento y conocimiento.
  • El elemento activo comprende las sefirot que principalmente permiten la relación de Dios con el hombre: jesed, gevurá, tiferet, o bondad, fuerza y belleza.
  • El elemento táctico constituido por aquellas sefirot cuya tarea es implementar correctamente las diferentes actividades de Dios: netzaj, hod, yesod.

Y Maljut, reinado, se sostiene por si misma.

Cada uno de los grupos anteriores puede ser dividido en lado-derecho, lado-izquierda y medio.

Jojmá
  
Biná
 
Daat 
  
Jesed
 
Gevurá 
 
Tiferet
 
Netzaj
 
Hod
 
Yesod 
 
 
 
Maljut
 
 

Ahora vamos a examinar el balance para jojmá, biná y daat.

El Balance

Hemos explicado anteriormente que jojmá consiste en ideas inspiradoras que surgieron de “la nada” o que fueron aprendidas a través de un profesor. Esto corresponde a la creación de la materia ex-nihilo, lo cual es un acto de jesed, un acto que no fue causado por otra cosa.

De esta manera, una persona está sentada un día y de pronto es sacudida por una inspiración, como por ejemplo, “la vida es sagrada”. Esto es ahora una adición de una nueva idea; es algo completamente amorfo y desestructurado. El proceso de biná ahora comienza a darle forma calificando y limitando la idea. Así, “¿Cuáles vidas son sagradas?”, “¿La santidad se relaciona sólo con matar, o también con herir, humillar, etcétera?” Y “¿Qué sacrificios debe hacer uno para adherirse a esta tendencia?”. Todas estas preguntas son gevurá/din o restrictivas en calidad. Ellas cortan y definen la idea ilimitada de la "santidad de la vida".

Biná es un fuerza “opositora”, que desarticula a la jojmá, demostrando donde la idea no se aplica.

Más precisamente expresado: biná es una fuerza “opositora”, que desarticula a la jojmá, demostrando donde la idea no se aplica.

Daat se alcanza combinando las dos. Cuando la persona tiene ambas cosas, la "idea/ideal" y "su aplicación", entonces tiene una realidad completa. Daat no es un encuentro entre la amplitud de jojmá y el desafío de biná. Al contrario, es la completa visión que bellamente e impecablemente circunda a ambos.

Visión 3-D

Una ejemplo puede ser dado a través de las “imágenes anaglíficas” (imágenes en 3-D para ver con lentes rojo/azul). El efecto 3-D se logra cuando cada ojo ve la misma figura desde ángulos levemente diferentes. De esta manera la mente lucha para rectificar las imágenes conflictivas, y esto produce una imagen 3-D que satisface las dos imágenes. La imagen 3-D es la “imagen real”, y la mente entiende que cada ojo ve sólo una sección de la figura verdadera.

El Maharal utiliza esta idea y la elabora. El cita al Talmud que establece que Jerusalem es el centro del mundo y que a su vez el Templo está situado en el centro de Jerusalem.

Geográficamente existe una razón obvia. Israel está en el medio de los tres principales continentes que eran conocidos en el tiempo que el Talmud fue escrito (África, Asia y Europa); por supuesto Jerusalem era "el centro" de Israel y el Templo del Monte era el centro de Jerusalem. Pero claramente el Talmud no se basa en un simple datogeográfico.

¿Qué significa “centro del mundo” entonces?, el Maharal explica que cualquier tipo de “extremo” conduce al mal, (no “extremo” en el sentido de fanatismo, sino que “extremo” en el sentido de ver la imagen parcialmente).

Si una persona sólo practica un amor no-adulterado e incondicional, entonces, él ratificará a los Nazis y alentará a los asesinos.

Si una persona sólo practica un amor no-adulterado e incondicional, entonces, él ratificará a los Nazis, alentará a los asesinos y promoverá a los manipuladores, ya que él sólo da y alienta. Él nunca desaprueba, condena o castiga.

Si por otra parte él no tiene misericordia, entonces es igual de malo. Nadie es perfecto, y si cada falta es un desastre total a sus ojos, entonces es sólo cuestión de tiempo para que llegue a un colapso.

Un acercamiento unilateral conduce al mal y a la destrucción.

El propósito del Templo

El Templo tenía dos propósitos:

  1. Tenía que ser un paradigma de la perfección espiritual, un criterio para medir nuestra situación moral.
  2. Tenía que ser un lugar donde pudiéramos expiar nuestros pecados.

Dado que todos los pecados son producto de una inclinación hacia cualquiera de los lados, entonces forzosamente el lugar de la perfección y rectificación es el “punto medio del mundo”. Este es el punto donde todas las diferentes actitudes y acercamientos se reúnen.

Este concepto nos permite penetrar profundamente en la discusión de los sabios del Talmud sobre la creación del hombre. En el libro de Génesis se establece que Dios tomó “polvo de la tierra” para crear al hombre. Los rabinos discuten de donde provino este polvo. Un rabino dice que Dios tomó tierra de las cuatro esquinas del mundo y la utilizó para crear al hombre. Otro rabino dice que Dios tomó tierra del lugar del altar (en el Templo) y creó al hombre.

Ambos lados de la discusión se ocupan del mismo tema. El hombre es único entre los animales ya que logra el equilibrio de diversos rasgos de carácter. Por ejemplo, una oveja es dulce y no va a “aterrorizar” a nadie, mientras que un león puede hacer lo opuesto. Cada animal esta encerrado dentro de su naturaleza, y no puede cambiar. Cada rasgo tiene su utilidad cuando su naturaleza es una abstracción.

El hombre tiene balance: puede ser tan dulce y calido como una oveja, o tan feroz como un león.

Pero el hombre tiene ambos: puede ser tan dulce y calido como una oveja, o tan feroz como un león. Esto es verdad casi para cualquier rasgo de carácter. (También es verdad físicamente, el hombre puede adaptarse a casi cualquier clima o geografía. Puede vivir en el polo norte o en el ecuador, en la selva o en el desierto).

La pregunta es: ¿Cómo esta habilidad fue incorporada al hombre?

Una respuesta es que “Dios tomó tierra de las cuatro esquinas del mundo”, es decir, que Él incorporó en el hombre todos los rasgos, habilidades y atributos existentes en el mundo. La otra respuesta establece que Dios incorporó en el hombre el concepto de “punto medio” tomando tierra del altar del Templo.

La habilidad de utilizar todas las diferentes facetas de la creación yace no sólo en el hecho de poseer esas facetas, sino que, más aún, en la posesión de un “punto medio”. El “punto medio” no se limita a una sola faceta, sino que abarca a todas, y es capaz de dirigir a cada una de ellas para que podamos utilizarlas en el momento apropiado y en el lugar apropiado.

2/5/2010

Artículo 18 de 24 en la serie Cábala

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub