haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




¡Es un Niño!

¡Es un Niño!

Junto con el nacimiento de un hijo vienen muchas costumbres judias.

por Rav Baruj y Mijal Finkelstein

Cortesía de Feldheim Publishers (Feldeheim.com)

¡Mazal Tov! Ha nacido un varón – un varón que, con la ayuda de Dios, será una fuente de orgullo y alegría para su familia y para todo el pueblo judío. Junto con el nacimiento de un hijo vienen varias costumbres, siendo la mayor de ellas, por supuesto, el Brit Milá. Para un hijo primogénito, hay posiblemente también un Pidión HaBen.

“Y Dios le dijo a Abraham: Tú cumplirás mi pacto, tú y tu semilla después de ti, a través de las generaciones” (Génesis 17:9).

A pesar de los decretos de Antíoco de prohibir el Brit Milá, y a través de las expulsiones y persecuciones que nuestra nación sufrió en el exilio, el pueblo judío nunca dejó de realizar esta mitzvá. Hasta este día, virtualmente todos los judíos, sin importar su nivel de compromiso religioso, observan este querido mandamiento con celo y alegría, cumpliendo así las palabras de los sabios: “Cada mitzvá por la cual los judíos estuvieron dispuestos a hacer un sacrificio supremo, así como el Brit Milá, siempre serán observadas por ellos”, y: “Cada mitzvá que los judíos aceptaron con alegría, así como el Brit Milá, siempre serán cumplidas con alegría”. (Talmud – Shabat 130a).

El Primer Shabat del Bebé

Es una costumbre Ashkenazí celebrar un Shalom Zajar el primer viernes por la noche después del nacimiento del bebé, en la casa del recién nacido. Se sirven refrigerios livianos, pero no una comida completa.

El Rav Pesaj Krohn explica:

La reunión en la casa del recién nacido es para consolarlo por la Torá que ha olvidado.

Mientras el bebé se desarrolla dentro del vientre, un ángel le enseña toda la Torá. Justo antes del nacimiento, el ángel toca al niño en la boca causándole que olvide todo lo que ha aprendido (Talmud – Nidá 30b). La reunión en la casa del recién nacido es para consolarlo por la Torá que ha olvidado (Taz, Ioré Dea 265:13). Y dado que el bebé está “de duelo” por la Torá que ha perdido, lentejas o legumbres (y garbanzos) se sirven usualmente, ya que estos alimentos son consumidos habitualmente por personas en duelo (Zojer HaBrit 3:6).

El Shalom Zajar se realiza el viernes por la noche, porque ese es el momento en que las personas suelen estar en casa, y están disponibles para participar (Trumat HaDeshen 269).

Además, el Midrash (Vaikrá Rabá 27:10) relata la parábola de un rey que visitó una provincia y decretó que cualquiera que quisiera tener una audiencia personalmente con él, debía primero presentarse ante la matrona real. Así también, quien desea entrar al pacto eterno con Dios (el Rey) debe primero celebrar con la Reina Shabat (la matrona) (Taz, Ioré Dea 265:13).

La Noche Antes del Brit

La noche anterior al Brit Milá, existe una hermosa costumbre de que niños vengan a la casa del recién nacido y reciten las palabras de “Shemá Israel” en su presencia. Le damos dulces a los niños para alentarlos a venir.

Además, la noche anterior al Brit, es costumbre estudiar Torá en la casa del infante.

¿Qué debes preparar para el día siguiente? La preparación principal es la comida festiva que sigue al Brit, la cual es acompañada de bendiciones especiales durante la Bendición Después de la Comida.

El bebé usualmente es vestido con ropas blancas para el Brit. También necesitarás llevar vino para las bendiciones.

Entregando Honores a Amigos y Familia

Es considerado un gran honor participar en el Brit. Aquí hay varias “tareas” que se entregan como honores a algunos de los invitados:

1) “Kvatter” – usualmente una pareja casada. Preferiblemente, esta pareja aún no ha tenido hijos propios, ya que el honor es considerado un buen augurio para tener hijos. La madre del bebé le entrega el bebé a la kvatter mujer, quien le pasa el bebé a su esposo. Él lleva el bebé a la habitación en donde se realizará el Brit.

2) “A la Silla de Eliyahu”: la tarea del honrado es poner al recién nacido en el elevado y decorado “Trono de Eliahu”, ya que la tradición dice que Eliahu asiste a cada Brit.

3) “Desde la Silla de Eliahu”: el honor de sacar al bebé del “Trono”.

4) “Sandak”: este es el honor más grande, usualmente se le da al abuelo, a un anciano, o a un gran estudioso. El honrado sostiene al recién nacido sobre sus rodillas mientras se realiza el Brit, un honor considerado igual a ofrecer incienso en el Templo Sagrado.

Un niño que es circuncidado por un doctor en un hospital a menudo no recibe un Brit apropiado.

5) Mohel: Aquel que realiza el retiro del prepucio debe tener temor a Dios y ser profesionalmente competente. (Un Brit judío se diferencia de una “circuncisión secular” ya que involucra pasos especiales agregados llamados Priyá y Metzitzá. Un niño que es circuncidado por un doctor en el hospital a menudo no recibe un Brit apropiado).

6) Bendiciones: el honrado recita las bendiciones y anuncia el nombre del bebé.

7) “Junto a las Bendiciones”: el honrado sostiene al bebé mientras se recitan las bendiciones y el bebé es nombrado.

Simbolismo del Brit

Como fue mencionado, la noche anterior al Brit, es costumbre en algunas comunidades que niños vengan a la casa del recién nacido a recitar las palabras del “Shemá Israel” en su presencia. El Zohar explica que antes del Brit, fuerzas espirituales impuras intentan dañar al infante; por lo tanto, niños que son demasiado jóvenes para haber pecado vienen y recitan Shemá Israel, el rezo que tiene el poder de mantener a estas fuerzas dañinas alejadas del recién nacido.

El significado de esta costumbre es expresado una vez más en la apertura de la ceremonia del Brit en Israel, cuando el padre declara las palabras “Shemá Israel”. ¿Pero por qué el Shemá? ¿Y por qué recitar las palabras a un infante que no tiene entendimiento o conciencia de lo que le está ocurriendo?

Aunque la fuente de esta costumbre es cabalista, aún podemos apreciar su significado, haciéndolo parte de nuestra vida diaria, y también transmitiéndoselo a nuestros hijos. Para explicar:

Rav Yehoshua ben Korja preguntó: “¿Por qué el Shemá está escrito en este orden? Para que primero aceptemos el yugo del Reino Celestial, y luego aceptemos el yugo de las mitzvot” (Talmud).

Recitar el Shemá al recién nacido simboliza la expresión de la creencia que va más allá del entendimiento. Las “fuerzas espirituales impuras” que amenazan con dañar al recién nacido pueden no causar daño físico, sino daño espiritual. Ellas podrían, por ejemplo, influenciarlo a ser más materialista o rebelde cuando crezca. El Shemá, dice el Netziv, tiene el poder de llevar a una persona a búsquedas más nobles y espirituales en la vida. Recitar el Shemá a un recién nacido puede fortalecerlo para tener un mayor potencial para la espiritualidad.

Antes del Brit, el bebé necesita una expresión de creencia que lo conecte con Dios.

Después del Brit, el lleva en su cuerpo este símbolo de fe, pero antes del Brit, él necesita una expresión de creencia que lo conecte con Dios. El hecho de que él no entiende no es importante, porque la creencia está más allá del entendimiento.

Es esta fe, incrustada en el alma de cada judío, la que hizo a un niño pequeño de tres años – llamado Abraham – buscar a Dios. Es esta fe la que intentamos inculcar en nuestros hijos.

¿Por qué aceptamos el yugo del cielo y solamente después aceptamos el yugo de las mitzvot? Porque muchas mitzvot son lógicas y podríamos perfectamente cumplirlas sin un mandamiento de Dios. Aceptamos primero el yugo celestial para proclamar que aceptamos la responsabilidad de cumplir todas nuestras mitzvot porque ellas son los mandamientos de nuestro Creador.

Esta proclamación también nos otorga a nosotros fuerza para aceptar las mitzvot que no comprendemos, ya que mientras muchas de las mitzvot de Dios son lógicas, algunas parecen ser completamente ilógicas. Similarmente, muchos de los eventos que ocurren en el mundo alientan y fortalecen nuestra creencia, sin embargo muchos eventos en nuestras vidas personales y a través de la historia hacen que sea más difícil creer. Por lo tanto, decimos el Shemá durante el día, cuando todo es claro y brillante y entendemos los caminos de Dios. Y también decimos el Shemá por la noche, cuando la vida es oscura y poco clara y no entendemos los caminos de Dios.

Para saber más acerca del tema del Brit y nombres de bebés, lee:

- Brit Mila: ¿Hermoso o Barbárico?

- Circun-decisión

- Poniéndole Nombre a un Bebé

Artículo principalmente del libro “Nine Wonderful Months: B'Sha'ah Tovah”, por Rav Baruj & Mijal Finkelstein (Feldheim Publishers).

31/7/2011

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub