1. “La vida exige a todo individuo una contribución, y depende del individuo descubrir en qué consiste” (Viktor Frankl).

Vinimos a este mundo a cumplir una misión. Cada uno de nosotros tiene algo que aportar y, si bien no podemos saber con certeza absoluta cuál es esa contribución, Dios si nos dio herramientas y cualidades específicas que nos dan una pista. ¿Qué sabes hacer? ¿Qué te apasiona? ¿Cuáles son tus destrezas? Ve dentro de ti, descubre cuáles son las herramientas y cualidades que Dios te dio y estarás en el camino correcto para descubrir cuál es la contribución única que sólo puedes hacer.

 


 

2. “Incluso si no te sientes feliz, actúa como si lo estuvieras, y de pronto comenzarás a sentirte feliz de verdad” (Rav Zelig Pliskin).

El Séfer hajinuj escribe “detrás de las acciones van los corazones”. Es decir, nuestras acciones determinan en gran medida lo que sentimos en nuestro interior. Uno pensaría al revés: ‘si me siento triste en mi interior, entonces, actuaré de manera triste’, pero lo contrario es verdad. Si actúas de manera triste, generarás tristeza en tu interior. Es por eso que, incluso si no te sientes feliz internamente, pero, haces un esfuerzo y vas por la calle sonriendo y actuando de manera feliz, al final no sólo estarás actuando como una persona feliz, sino que genuinamente generarás felicidad en tu interior y comenzarás a sentirte feliz de verdad.

 


 

3. “Quien nunca ha cometido un error nunca ha probado algo nuevo” (Albert Einstein).

La peor consecuencia del miedo al fracaso es que hace que los sueños sigan siendo sólo eso, sueños. El miedo a equivocarnos nos impide materializar nuestro potencial. Lo importante, como dijo el Rey Shlomó (Mishlé 24:16), no es no equivocarse, sino levantarse después de la caída.

 


 

4. “La mejor solución para los problemas pequeños es ayudar a gente con problemas grandes” (Rav Kalman Packouz).

A veces nos enfrascamos en pequeñeces y utilizamos una lupa para analizar nuestros problemas. Mira hacia el costado y probablemente encontrarás gente que necesita “un milagro” mucho más que tú. Extiéndele una mano a esas personas y contempla cómo tus problemas palidecen en comparación y se desvanecen lentamente. Como dijo Einstein: “Sólo una vida vivida para los demás merece la pena ser vivida”.

 


 

5. “No hagas del cambio algo demasiado complicado. ¡Tan sólo comienza!” (Rav Nóaj Weinberg zt’’l).

Cuando se trata de cambiar, pensar en chico es pensar en grande. Siempre es un “pequeño primer paso” el que conduce a grandes logros. Si queremos realizar un cambio real en nuestra vida, tan sólo debemos comenzar, ¡ahora!

 


Para ver más inspiradoras citas judías por favor visita: http://www.aishlatino.com/citas/