haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




El poder del amor incondicional

El poder del amor incondicional

La Respuesta de Warren Buffet que refleja un concepto judío.

por

El Sr. Warren Buffet es uno de los hombres más ricos del mundo. Es el inversionista más exitoso de todos los tiempos en Wall Street. La revista Time lo catalogó como uno de los hombres con mayor influencia en el mundo durante el siglo XX. Además, es un hombre muy querido y respetado por su sencillez.

En una entrevista, le hicieron la siguiente pregunta: ¿Cuál fue la enseñanza más importante que has recibido en tu vida? Era de esperarse que el Sr. Buffet hiciera referencia a un consejo relacionado con el mundo de las finanzas o alguna estrategia de negocios, sin embargo, su respuesta reflejó un concepto sensible y trascendental. Él respondió:

"La mayor lección que he recibido es el poder del amor incondicional… creo que no hay un poder en la tierra como el poder del amor incondicional… saber que siempre puedes volver a casa… es algo enorme en la vida".

Si lo pensamos bien, el Sr. Buffet está haciendo referencia a un concepto básico del pensamiento judío. El amor incondicional es mencionado numerosas veces en la Torá y constituye la base de nuestra relación con Dios, de nuestra relación con el prójimo y de nuestra relación con nosotros mismos.

Ahora bien, cabe preguntar ¿por qué el amor incondicional tiene tanta fuerza? ¿de dónde proviene ese poder tan especial que tiene el amor incondicional?

Nuestros sabios señalan que el amor incondicional es eterno y supera las limitaciones naturales del tiempo y el espacio. El Pirke Avot (5:16) nos enseña que cuando el amor entre dos personas está sujeto a una condición, es limitado, pues sólo podrá existir en tanto exista la condición que lo sostiene. Ello es comparable a un aparato eléctrico que solo puede funcionar mientras esté conectado a una fuente eléctrica de poder, pero que, si se apaga la fuente, se apagará también el aparato. El amor incondicional, por el contrario, no está sujeto a nada, no está limitado por ninguna condición y por eso nunca se anula.

En su libro “El hombre en busca de sentido”, el Dr. Victor Frankl dice:

“El amor trasciende la persona física del ser amado y encuentra su significado más profundo en su espíritu, en su yo íntimo. Que esté o no presente, y aun siquiera que continúe viviendo deja de ser importante”.

Vemos, pues, que cuando dos partes se unen bajo esta regla de amor incondicional, forman un nexo que supera la razón, la naturaleza, el tiempo y el espacio. Eso es un lazo eterno.

Un ejercicio práctico

A continuación, me gustaría compartir un ejercicio que aprendí de dos de mis maestros y que he aplicado recurrentemente durante los últimos años. Lo recomiendo con toda confianza a quien esté realmente interesado en ofrecer amor incondicional.

Mientras comparto o juego con mi hijo de cinco años, le doy un abrazo, lo veo a los ojos y le pregunto: Shimon ¿sabes por qué te quiero?

Cabe aclarar que su cara se llena de sorpresa y curiosidad, pues, no nos engañemos, un niño no da por sentado el tipo de amor que su padre le tiene, es necesario expresárselo clara y frecuentemente. Es fascinante desafiar sus pensamientos y obligarlo a pensar en un por qué: ¿qué hace que tu padre te quiera?

Probablemente, en su inocencia, el niño dirá: No sé, y ese es el momento de ayudarlo a disipar cualquier duda: ¿Tú crees que te quiero porque te portaste bien en la escuela? Aquí su rostro se ve un poco preocupado (¡pues teme que tendrá que portarse bien siempre para ser querido!) Y rápidamente le aclaro: ¡No!, no es por eso. ¿Quizás porque recogiste tus juguetes? ¿Porque cuidaste a tu hermano pequeño? ¿quizás porque eres responsable y atento en tus estudios? Aquí de nuevo se ve preocupado, pero inmediatamente le digo: ¡No! Ninguna de estas razones me hace quererte. Me gusta y me satisface que te portes bien y seas responsable, pero no es eso lo que me hace quererte. Ahora, su cara se llena de alegría. Se siente incluso aliviado.

Lo mejor es cuando le digo mi respuesta: Shimon ¿sabes por qué papi te quiere?... Porque tú eres mi hijo.

Si lo pensamos bien, el vínculo que hay entre un padre y un hijo no depende de nada, de ninguna circunstancia, de ningún comportamiento. Nunca va a cambiar. Expresarle esa idea a un hijo o a una hija, en mi humilde opinión, es una demostración clara de amor incondicional. Es un regalo para toda su vida. Es una acción que crea y fortalece un lazo eterno, un lazo irrompible. El mensaje es muy simple, y a la vez muy poderoso: Entiéndelo hijo mío, y llévalo por siempre en tu corazón. Tu padre te quiere porque es tu padre. ¡Así de simple!

No sólo en las relaciones humanas

Además de su poder en las relaciones humanas, el amor incondicional te ayuda a imitar los caminos del Creador, ya que Él mismo se comporta así. El Creador nos ofrece y nos expresa amor incondicional constantemente. Por ejemplo, uno puede arrepentirse y rectificar sus acciones (teshuvá) y el judaísmo claramente enseña que Dios acepta el arrepentimiento de todos, hasta de los más alejados. Eso es amor incondicional. Una persona siempre puede volver a los brazos de Su Padre, y, aunque haya actuado de forma indeseable, ello no quiebra el lazo intrínseco que los une. Por lo tanto, cuando alguien aprende y se acostumbra a ofrecer amor incondicional, está imitando al Creador y está liberando el infinito potencial que fue depositado en él.

Para el hombre común

De todo este asunto sale un mensaje muy alentador para quienes luchamos diariamente por mejorarnos como personas. Quienes buscamos cumplir nuestro deber como judíos, como esposos, padres, hijos, hermanos, amigos, debemos saber que El Creador del universo nos ama, nos acepta, nos acompaña, sin ninguna reserva, sin ninguna condición, por el siempre hecho de ser sus hijos.

En aquella entrevista, el Sr. Buffet dijo: Si le ofreces eso a tus hijos habrás completado el 90% del camino.

Si concluyeras que este tema es importante para ti y decidieras hacer algo al respecto, ¿qué podrías hacer hoy para ofrecerle amor incondicional a un ser querido? Si tomas en cuenta que el Creador del universo te ama y te acepta sin condición ¿podrías dominar las voces internas de crítica y ansiedad? ¿te animarías a enfrentar una situación que parece imposible? Estoy seguro que sí. ¡Éxito!

28/10/2017

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub