haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




¿Cómo construir confianza en Dios?

¿Cómo construir confianza en Dios?

Las bases para fortalecer nuestra conexión con Él.

por

Rosh HaShaná es un tiempo en el que coronamos a Dios como nuestro Rey. Esto significa que nos damos cuenta que somos parte de una empresa liderada por Dios y que estamos aquí para llevar al mundo al destino para el cual fue creado.

El objetivo de nuestra creación es que nos conectemos con Dios y que construyamos una relación con Él. Entonces, ¿cómo desarrollamos una relación con el Rey de Reyes?

El amor y la confianza están entrelazados en toda relación significativa. No puedes tener una relación con una persona en la que no confías. Si no tienes la seguridad de que esta persona se interesa de corazón en ti y que le importas entonces el amor se erosionará bajo capas de desilusiones y heridas.

¿Qué hace que confíes en alguien? Si sabes que tus padres te cuidaron desde el momento en que naciste y que satisficieron tus necesidades lo mejor que pudieron entonces aprendes a confiar en tus padres. Sin embargo, si tus padres te han desilusionado una y otra vez y no satisficieron tus necesidades físicas o emocionales básicas entonces no confiarás en ellos, rechazarás lo que te pidan y resentirás el hecho de que tengan control sobre tu vida.

Aprecio

Preparo la cena para mi familia casi todas las noches de la semana; también lavo sus ropas, les compro ropas nuevas, se las arreglo cuando hace falta y hago muchas cosas más con regularidad. Sin embargo mis hijos, incluso los más maduros, rara vez me agradecen (de hecho, el único que me agradece constantemente hasta por las cosas pequeñas que hago es mi hijo de 9 años que tiene síndrome de Down). Interesantemente, mis huéspedes de Shabat me agradecen profundamente por la cena que comen en mi casa. ¿Cuál es la razón de la discrepancia?

Cuando recibes algo de vez en cuando, sin regularidad, es natural que reconozcas el regalo y que lo aprecies. Sin embargo, cuando recibes tanto, tan a menudo y de forma tan consistente, comienzas a darlo por sentado.

Y lo que ocurre entonces es que dejas de apreciar. Cuando dejas de apreciar, es como si nunca hubieras recibido nada. Es como si nunca hubiera pasado. El acto de dar no está depositado en la cuenta emocional de la relación; esta relación no tiene una historia.

La apreciación genera más entrega por parte del dador y, por lo tanto, más bendiciones para el receptor. Sé que cuando mi marido y mis hijos me agradecen y aprecian la cena entonces eso me hace querer invertir nuevamente en una cena bonita. Sin embargo, si hiciera la cena durante semanas y nadie lo apreciara, entonces escucharía una voz interior diciendo: “Quizás debería dejar de hacerlo por un tiempo y dejar que se las arreglen solos, ¡así apreciarán mi cena!”.

Esto va más allá de mi necesidad de sentirme apreciada. Como quiero que mis hijos sean felices, necesito enseñarles a ser apreciativos. Dar las cosas por sentado lleva a la desdicha. La gratitud quita el resentimiento y la frustración.

Dios se comporta de esta misma manera en Su relación con nosotros. Si pasamos semanas sin apreciar, advertir o agradecer lo que nos da, entonces nos deja de dar para de esta forma crear una carencia para que aprendamos a apreciar lo que nos ha estado dando.

Construye una historia de la relación

Si te tomaras el tiempo para pensar en todo lo que tu pareja hace por ti y para realmente apreciarlo entonces te recargarías con una sensación general de confianza y felicidad. Te darías cuenta de lo mucho que te ama esta persona, lo cual proveería a su vez un contexto en el cual evaluar aquellas raras ocasiones en que esa persona te ha desilusionado. Además, tendrías una propensión mucho mayor a darle a tu pareja el beneficio de la duda.

Por ejemplo, supongamos que serás honrada en una cena y que tu marido dice que se encontrará allí contigo exactamente a las 7 pm. Son las 7:45, aún no ha llegado y no contesta el teléfono. Tu reacción dependerá principalmente del contexto emocional de tu relación. Si tu matrimonio sufre una gran carencia de confianza entonces interpretarás esta tardanza como otra demostración de su falta de atención y te enojarás y resentirás por ello. Si tu matrimonio es fuerte y está lleno de amor y confianza entonces entrarás en pánico y llamarás frenéticamente a los hospitales.

El proceso funciona de la misma forma con Dios. Debemos asegurar que nuestra relación esté construida en una fuerte base de amor y confianza que surjan de la apreciación de todo lo bueno que ha hecho por nosotros. Eso construye la historia de la relación.

Entonces, comienza escribiendo una lista de agradecimiento. Si eres como la mayoría de las personas del mundo, entonces las primeras 10 cosas de tu lista serán:

  1. Un cerebro que me permite sentir, moverme, funcionar, pensar y hablar.
  2. Pulmones y la capacidad de respirar.
  3. Ojos que ven.
  4. Oídos que oyen.
  5. Piernas y brazos funcionales.
  6. Una boca funcional para saborear la comida y hablar apropiadamente.
  7. Un sistema digestivo funcional.
  8. Mi familia (cada miembro puede ser un ítem por separado).
  9. Mi pareja.
  10. Un trabajo.

Y ni siquiera has comenzado a penetrar la superficie de todas las cosas invaluables que tienes en la vida y que son un regalo de Dios. ¿Por cuánto dinero venderías un ojo? ¿Un millón de dólares? ¿Por cuánto venderías a uno de tus hijos? Es ridículo incluso pensar en eso. Dios ya te ha dado el equivalente a miles de millones de dólares incluso antes de que llegues a la cocina para tomar el café de la mañana.

Tu conexión con el bien que Dios ha hecho por ti y el grado en que sientas Su amor determinarán cómo interpretarás las situaciones difíciles.

Tu conexión con el bien que Dios ha hecho por ti y el grado en que sientas Su amor serán los factores principales que determinarán cómo interpretarás la situaciones difíciles, esas en las que, por así decir, Dios no llega a tiempo. Puede que tu voz interior diga algo así: “Sé que Dios me ama más de lo que puedo imaginar; Dios es perfecto y nunca se equivoca. Todo lo que hace es por mi bien. Mi perspectiva limitada no me permite ver esta dolorosa experiencia en particular bajo una luz positiva. Sin embargo, sé intelectualmente que todo lo que me ocurre es por mi bien y perfecto”.

Cuanto mayor sea la apreciación que tenemos, más penetrará ese conocimiento en nuestra consciencia, más confiaremos en Dios y más conectados estaremos con Él.

Comunicación

Una vez que puedes ver claramente cuánto te ama Dios y lo mucho que desea lo mejor para ti, debes mantener esta relación y la nueva confianza por medio de la comunicación. La comunicación es la base de toda relación fuerte. Cuando le hablas a tu pareja, a uno de tus padres o a uno de tus hijos, fortaleces los lazos de la relación. Cuando le pides a tu hijo que haga algo para ti y después de que cumplió con el pedido se lo agradeces verbalmente; cuando le agradeces a tu pareja y la alabas por lo que te da, se fortifica la base de confianza y amor.

En tu relación con Dios esto es igual de importante.

Al comienzo de cada día, tómate unos momentos para decirle a Dios con tus propias palabras e idioma lo que necesitas en el día. Luego, espera Su respuesta. Agradécele si te dio lo que Le pediste. Si deseaste tener sabiduría para resolver un conflicto con una persona difícil en el trabajo y luego, durante el día, tuviste una conversación decente con esa persona o alcanzaste un cierto nivel de claridad que permitió la resolución del conflicto, ¡tómate un momento y agradécele a Dios! Si recibiste un regalo valioso después de haberle pedido ayuda a Dios con las finanzas, reconoce que tus plegarias fueron respondidas.

Por otro lado, si pierdes el tren o encuentras una dificultad durante el día, pregúntale a Dios: “¿Qué estás tratando de enseñarme? ¿Cómo puedo crecer a partir de esta experiencia? Sé que me amas. Explícame por favor cómo es que esto es para mi bien”. Te sorprenderá la rapidez con la que obtienes una respuesta o con la que desaparece la dificultad.

Pídele ayuda a Dios regularmente, incluso para las cosas mundanas. A menudo escucho a mi hijo de dos años caminando por la casa cantando: “Hashem, por favor ayúdame a encontrar mis zapatos”. O en un estacionamiento abarrotado, mientras lo recorro frustrada una y otra vez con el auto: “Ima, te olvidaste de pedirle a Hashem que nos ayude a encontrar un lugar para estacionar”. Luego, inevitablemente, encontraremos los zapatos y el lugar para estacionar, además de advertir el involucramiento de Dios en nuestras vidas.

¡Hazlo!

Incluso si no tienes dominado este comportamiento y sientes que este asunto de la confianza es un poco raro, ¡hazlo! Es como tirarte hacia atrás confiando en que la otra persona te agarrará; sólo relájate. Es un ejercicio que puedes intentar y en el que con la práctica irás mejorando. Fíjate si funciona.

Hay un versículo en Salmos que dice: “Dios es tu sombra”. Así como una sombra refleja lo que sea que expongamos a la luz, Dios se relaciona con nosotros de acuerdo a la forma en que nosotros nos relacionamos con Él. Si nos comportamos como si confiáramos en Dios y disminuyéramos nuestros esfuerzos incluso si no estuviéramos convencidos de nuestras creencias, entonces Dios reflejará para nosotros esa confianza y nos recompensará acordemente.

Espera lo mejor

Tal como un padre cumpliría con los deseos de su hijo si este confía en él y se espera que lo consientan, incluso si no se lo merece realmente, de la misma forma Dios vive a la altura de las expectativas que tenemos de Él. Si mi hijo se me acercara con un preludio de “sé que no me escucharás o estoy seguro de que no me gustará la cena de esta noche” entonces se desvanecería todo deseo que pudiera haber tenido de satisfacerlo. Dice en el libro de Job: “Lo que he temido vendrá a mí” (3:25). Si le mostramos a Dios que tememos y nos preocupamos, entonces estamos mostrando falta de confianza y Dios permite que nuestros temores se hagan realidad.

Por otro lado, si mi hijo dijera: “Ima, sé que me amas mucho y que siempre me das lo que quiero, incluso cuando no lo merezco… ¿me darías ese caramelo grande?”, entonces mi decisión de ser estricta o calculadora se derretiría frente a su amor y confianza. De la misma forma, Dios responde dándonos lo que queremos, incluso cuando no lo merecemos, si lo esperamos y estamos seguros de que Él nos lo dará.

Los principios que aplican a la construcción de una relación de confianza con otra persona aplican igualmente a Dios. Usemos esas herramientas para crear una base de confianza y amor entre nosotros y nuestro Creador y seamos, este Rosh Hashaná, partícipes en llevar al mundo a su destino supremo.

21/9/2014

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub