Durante los tres años que trabajé en el “Late late show with James Corden”, realmente llegué a conocer a James no sólo como actor y comediante, sino como una persona muy afectuosa, genuina y con los pies en la tierra.

Recuerdo la primera vez que me di cuenta que Corden era diferente a otras celebridades. Nos estábamos preparando para filmar “Carpool Karaoke” la exitosa serie que tiene millones de espectadores en línea. Ese día nuestro invitado era Paul McCartney. El departamento de talento de “Late late show” había trabajado durante muchos meses para lograr que Paul McCartney aceptara filmar ese segmento. Finalmente él accedió y todo el equipo estaba muy emocionado. ¡James estaba más feliz que todos! A él le encanta la música de McCartney y estaba ansioso por cantar con él en el auto y entrevistarlo.

Producir un episodio de “Carpool Karaoke” no consiste simplemente en que James esté en el auto con una celebridad y poner algunas cámaras sobre el tablero. Hay por lo menos 10 cámaras go-pro montadas en el parabrisas, micrófonos ocultos, un auto que viaja delante de James para dirigirlo hacia dónde manejar y por lo menos siete autos por detrás de James con el séquito de la celebridad y algunos de los miembros de nuestro equipo. Es una enorme producción. Esos 10 minutos de televisión cuestan cientos de miles de dólares y pueden precisar meses de pre-producción.

Ari con James Corden

Finalmente llegó la mañana en que teníamos que filmar. Todo el equipo estaba afuera y James salió de los estudios de CBS hacia el famoso auto de “Carpool Karaoke”. Estábamos por ir a buscar a Paul McCartney a su casa. De repente llamó la esposa de James para avisarle que su hijo se había caído en la escuela y se había lastimado. Entendí que algo había pasado porque James comenzó a caminar de regreso hacia el estudio. Oí que decía que su hijo estaba camino al hospital y que se tenía que ir a acompañarlo.

Algunos de los productores trataron de convencer a James para que se quedara y completara la filmación. “No te preocupes, James. Estoy seguro de que tu hijo estará bien. El que nos espera es Paul McCartney… ¿Sabes cuánto tiempo nos llevó conseguir esta cita?”.

James no se inmutó y se fue con su familia. Tenía bien claras sus prioridades.

Pero, ¿cómo trata James Corden a otras personas que no son parte de su familia? Me parece que no hay mejor forma de ilustrarlo que con lo ocurrido cuando filmamos “Carpool Karaoke” con la famosa banda de rock Red Hot Chili Peppers.

James Corden con Red Hot Chili Peppers

Una de mis tareas como productor de “Carpool Karaoke” era viajar detrás de James y comunicarme con el equipo a través de un walkie-talkie. Cuando los Red Hot Chili Peppers estaban en el auto con James, le dije a nuestro equipo que doblaran en cierta calle para evitar a algunos paparazzi. Por lo general siempre usábamos la misma ruta, pero esa vez nos desviamos a un barrio que se llama Hancock Park, un barrio de Los Ángeles predominantemente judío religioso.

”¡Por favor, ayúdenme! ¡Mi bebé no puede respirar! ¡Por favor, que alguien me ayude!”

James quería una calle tranquila para poder bajar del auto con los miembros de la banda y tener una “batalla de danza”. Cuando James y los miembros de la banda bajaron para bailar en la vereda, vi que de la calle del frente salió gritando una mujer judía religiosa. Estaba en un ataque de pánico. Bajé mi ventanilla para oír qué era lo que gritaba:”¡Por favor, ayúdenme! ¡Mi bebé no puede respirar! ¡Por favor, que alguien me ayude!”.

En una décima de segundo James y toda la banda Red Hot Chili Peppers cruzaron la calle hacia la casa de esa mujer. Les dije a nuestros camarógrafos que apagaran las cámaras porque era inadecuado seguir filmando. La mujer sostenía en sus brazos un bebé que parecía sin vida. El bebé no respiraba. James llamó de su celular al servicio de emergencias. Anthony Kiedis, el vocalista de la banda, le dijo a la mujer que él podía hacerle al bebé resucitación cardiopulmonar. Kiedis estaba sin camisa y su cuerpo está repleto de tatuajes. Recuerdo que pensé: “Esta mujer no tiene la menor idea de quiénes son estas celebridades. ¿Va a estar dispuesta a entregarles su bebé?”.

Ella ni siquiera lo dudó. Le dio el bebé y Kiedis comenzó a efectuarle resucitación cardiopulmonar. Él masajeó el vientre del bebé y eventualmente comenzaron a salirle burbujas por la boca. ¡El bebé había empezado a respirar! En ese momento llegó la ambulancia y los paramédicos se llevaron al bebé con su madre. El equipo de “Carpool Karaoke” siguió su camino, impresionados por lo que acababa de ocurrir.

Cuando le conté esta historia a mi rabino, Rav Israel Majeski, él se impresionó. “¡Mira cómo Dios maneja el mundo! “Carpool Karaoke” es un gran fenómeno y apuesto que Dios diseñó todo este show sólo para salvar la vida de ese bebé”.

Ese día, al filmar “Carpool Karaoke”, James Corden y los Red Hot Chili Peppers, específicamente Anthony Kiedis, salvaron todo un mundo.