haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




No tengo amigos

No tengo amigos

Cómo lidiar con la soledad.

por

Querida Lauren,

Cuando empecé la secundaria tenía unos cuantos amigos. Sin embargo, ellos me descartaron y buscaron nuevas amistades. Nunca había estado tan solo como entonces, y no sabía qué hacer. No tenía amigos y era muy tímido. En un momento pensé que no era suficientemente bueno como para tener amistades, mientras veía cómo mis viejos amigos se alejaban de mí. Ahora estoy pasando a noveno grado y aún sigo luchando con el tema, y me siento realmente inseguro. ¿Cómo puedo enfrentar mis miedos?

RESPUESTA DE LAUREN ROTH

Imagina La pequeña casa en la pradera. Cierra tus ojos y deja que la imagen llene tu cerebro: un pueblo pequeño, una comunidad pequeña, una pequeña escuela de una sola habitación con unos 15 niños en ella… ¿Tienes la imagen? Ahora puedes abrir tus ojos: acabas de vivenciar mi escuela secundaria.

Sí, crecí en Memphis, Tennessee. La Yeshivá del sur era una pequeña casa de ladrillo con 14 niñas en toda la secundaria (mi grado era el más grande, y tenía un gran total de ¡SEIS niñas!). La escuela de los niños era una entidad completamente separada, y tenía un total de DOS niños en toda la escuela. (Cuando ellos se graduaron, uno fue el destacado por mejores calificaciones y el otro fue honrado con dar la bienvenida a la ceremonia).

Obviamente ninguna de las 14 niñas era realmente un alma gemela adecuada para mí, por lo que pasé toda la secundaria sin una mejor amiga en la escuela. Así que entiendo por lo que estás pasando. Siento mucho que te sientas solo. Creo que la soledad es el desafío más difícil de superar. Pero, ¿qué puedes hacer al respecto? Bueno, yo aprendí mucho de mi experiencia personal en la secundaria.

Primero que todo aprendí sobre cómo pavimentar una vida social para mí misma. Debido a que ninguna de las niñas en la escuela iba a servirme de mejor amiga, entonces yo era amistosa con ellas, pero no era muy cercana y ellas no eran mis únicas amigas. Encontré amigas en otros lugares, y cada una de mis diferentes amigas entendía y se podía relacionar con un pedazo diferente de mí.

Mis “semi-amigas” de la escuela eran las personas con las que pasaba todo el día y con quienes compartía en el nivel de “estamos juntas en la misma escuela”. Y por otro lado tenía una amiga que entendía mi profundo amor por los libros. Pero ella no era la misma amiga con quien podía realmente divertirme y hablar de la vida. Y esa amiga no iba a mi escuela, así que no entendía cómo eran mis días y realmente no entendía mi estilo de vida observante y de qué se trataba Shabat y cashrut. Y por otro lado tenía la amiga que era solamente mi “amiga divertida” (mi recuerdo más destacado de ella es conduciendo a 130 kilómetros por hora por un camino de tierra en Arkansas en su auto nuevo, escuchando la canción de Steve Winwood “Back in the High Life”. Como les ruego a mis hijos: “¡Por favor, por favor, por favor aprendan de mis errores para que ustedes no los repitan!”. Mis inteligentes hijos (¡gracias Dios!) me han asegurado que están completamente conscientes de que conducir por caminos de tierra a 130 kilómetros por hora no es una decisión inteligente y que no piensan hacer eso nunca, especialmente en Arkansas).

Así que sí, estaba sola, pero encontré pedazos de lo que necesitaba, socialmente, en muchas personas diferentes. No tienes por qué limitar tu búsqueda de un buen amigo a los chicos que van a tu escuela. Quizás puedes encontrar “candidatos” adicionales en tus instituciones judías locales, en tu sinagoga, en el campamento de verano, en actividades extracurriculares…

Otra cosa que aprendí de andar en búsqueda de una amiga, en lugar de haber tenido automáticamente allí una amiga para mí, es que la mejor forma de conseguir una amiga es ser una amiga. Mira a tu alrededor y ve de quién te gustaría hacerte amigo. Luego muéstrale sinceramente tu interés, tanto en las cosas que le gustan como en las que le disgustan y en su opinión sobre las cosas. Pregúntale qué piensa sobre ciertos temas. Pregúntale qué le gusta hacer. La gente se emociona cuando otros demuestran interés. Esa es la mejor manera de comenzar el proceso de adquirir un amigo.

Voy a contarte otra gran lección que aprendí el verano antes del séptimo grado. Yo solía ser muy tímida, bastante parecido a cómo describes que eres tú. Nunca me acercaba a la gente para iniciar una conversación, especialmente cuando se trataba de personas que no conocía. Pero ese verano decidí que no me gustaba ser tímida. Era demasiado aislante, me sentía sola. Estaba en un campamento lejos de casa, así que había montones de niñas a mí alrededor. Decidí mirar, observar y aprender. Observé cuán extrovertidas se comportaban las niñas. Vi cómo caminaban directamente hacia alguien y simplemente comenzaban a reír y conversar con esa persona, y estudié muy cuidadosamente cómo lo hacían. Luego, a pesar de que estaba aterrorizada de que alguien dijera, “¡Eh, Lauren! No puedes actuar así, ¡tú eres tímida!”, hice lo mismo. Simplemente caminé hacia las personas y empecé a hablarles y a reírme con ellas. ¡Y nadie me regañó por eso! Nadie dijo, “¡Ey! ¡Esa no es la forma en que tienes permitido comportarte!”. Por medio de practicar una y otra vez el actuar sociablemente, me convertí en alguien sociable.

Probablemente la lección más importante que aprendí de sentirme sola en la secundaria fue el aprender a quererme a mí misma. Aprender a ser mi propia mejor amiga cuando no podía encontrar a otra persona apropiada para el trabajo. Estar sola no es la parte difícil; sentirse sola es lo terrible. Aprender a estar solo y estar contento estando solo es una hermosa habilidad para practicar y hacerse experto en ella. Y es una habilidad que estoy sumamente agradecida de tener. ¿Sabías que ahora, de adulta, a pesar de que tengo amigas, también disfruto de estar sola? Me aseguro de programar tiempo para estar con amigas y también me aseguro de programar tiempo a diario para estar sola. Quererte a ti mismo y disfrutar la compañía de tus propios pensamientos es un maravilloso sentimiento.

Es bueno que busques amigos, pero no te olvides del mejor amigo que siempre estará ahí para ti: tú mismo.

19/4/2017

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub