haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Más de 40.000 Suscriptores
Recibe Nuestro Email




Matrimonio y Entrega: Manual para Mujeres

Matrimonio y Entrega: Manual para Mujeres

Un manual práctico para las mujeres.

por

Actualmente hay muchos libros disponibles que hablan de matrimonio, y otros tantos son publicados cada día. Hay talleres y retiros de fin de semana, videos, CD’s y clases para descargar. Pero pese a toda esta avalancha de información, el matrimonio se reduce a una simple idea: dar.

El matrimonio se trata de dar, en todas sus encarnaciones. Suena como una afirmación sumamente simple. Y de hecho lo es. Pero demanda mucho trabajo serio, pensamiento y buscar en lo profundo de nuestro interior la fortaleza y fuerza de voluntad requeridas.

Tanto hombres como mujeres tienen que enfocarse en entregar para crear un matrimonio exitoso. Como citan frecuentemente nuestros sabios, el matrimonio no es 50/50, sino 100/100.

A continuación recalcaremos algunas de las variadas formas en las cuales las mujeres pueden dar y mejorar de esa forma sus matrimonios (No se frustren todavía; pueden simplemente relajarse y absorber la información – ¡habrá también un manual para los hombres!).

1. Ropa: Si nos arreglamos para nuestras amigas y nos ponemos nuestras viejas y desaliñadas ropas en casa, pareciera que estamos haciendo una declaración sobre nuestras prioridades y cuán distorsionadas están. Es una bondad hacia nuestros esposos vestirnos de forma atractiva para ellos. Esto puede incluir por ejemplo el vestir los estilos y colores que ellos aprecian en vez de los que nosotras favorecemos (yo aún estoy trabajando en esto – intentando reconciliar mi amor por el fucsia y el turquesa con la preferencia de colores pasteles de mi esposo).

2. Prestar atención: Todos quieren ser oídos – y escuchados. Al final de un largo día, ya sea de trabajo o con los niños, puede que no sientas ganas de escuchar a tu esposo. Hazlo de todas formas. Es una bondad hacia él – y puedes sorprenderte de lo que aprenderás.

3. Estar interesada: Prestar atención es bueno, pero estar sinceramente interesada es aún mejor. Si le interesa a tu esposo, debiera interesarte a ti. Mientras que es posible que tengan pasatiempos distintos, de todas formas debieses estar curiosa por lo que hace tu esposo. Deja que te cuente los (aburridos) detalles de su juego de golf o que comparta la (excitante) descripción del gol ganador (¡estoy mostrando mis preferencias!). Lo mismo es cierto en relación con su trabajo. Él pasa tantas horas en la oficina, ¿no quieres saber lo que hace?

4. Mantente despierta: Para lograr el #2 y el #3, puede que tengas que mantenerte despierta más allá de tu hora de dormir deseada. Especialmente cuando tus hijos son pequeños. Mientras que es posible que esto no sea fácil, si te vas a dormir temprano cada noche lo más probable es que tú y tu esposo no pasen juntos tiempo de calidad. Si tu esposo necesita salir en las noches – a estudiar, a trabajar o a una recepción de caridad, es importante para él llegar a casa y encontrarte esperándolo despierta. Es una forma de decirle "me importa". Convierte una casa en un hogar.

5. Preparar la cena: En el mundo de hoy en día, si sugieres que las mujeres debieran vestirse bien y cocinar cenas deliciosas arriesgas que te etiqueten de estar proponiendo algo similar a la película "Las Mujeres Perfectas" (en la cual las mujeres eran reemplazadas por robots que hacían las tareas domésticas a la perfección). Pero no hay nada robótico en entregar, en ser considerada o en ser amable. Pese a que no siempre será posible, a los hombres sí les gusta una comida casera; la prefieren antes que el restaurante más lujoso. No tiene que ser necesariamente algo gourmet (aunque para algunos datos pueden revisar mi nuevo sitio Web [en ingles]: www.gourmetkoshercooking.com), sino que basta con que sea preparada por ti. Y tú tienes que tomar en consideración sus preferencias y aversiones.

6. Sé sensible a sus necesidades: Si a tu esposo le gusta quedarse en casa al final de un largo día (¡todos parecen ser días largos!), intenta no llenar tus noches con obligaciones sociales y eventos culturales. Si a él le gusta salir, contrata una niñera e intenta ser complaciente. Con entrega y buena voluntad usualmente puedes llegar a un acuerdo satisfactorio.

7. Expresa tu cariño con palabras: Sí, incluso los hombres grandes y rudos necesitan saber que son amados. Las acciones no son suficiente ("Durante 25 años, he lavado tu ropa, preparado tus cenas, limpiado tu casa…"); diles.

8. Muestra tu admiración: Incluso más que nuestro amor, nuestros esposos quieren nuestro respeto. No dudes en decirle cuan orgullosa estás de la forma en que maneja ciertas situaciones o personas, del trabajo que hace, o del tipo de padre que es. Este tipo de entrega es absolutamente crucial para el bienestar de nuestros esposos. Es tan fácil de hacer y lo hacemos tan esporádicamente.

9. Aliéntalo a compartir sus sueños y ayúdalo a hacerlos realidad: Separa algo de tiempo para hablar sobre sus metas más profundas. ¿Cómo le está yendo? ¿Necesita tu apoyo para avanzar? Parte de entregar en una forma realmente significativa es ayudar a tu esposo a hacer sus sueños realidad.

10. Asístelo con tareas que él no disfruta: Muchos hombres (mi esposo incluido) odian comprar. La experiencia los estremece. Pero incluso en esta era de comercio por Internet aún hay algunos ítems que necesitan ser comprados en persona, como ropa que él debe probarse. Así que cuando el traje de mi esposo se pone brillante, incluso aunque yo tampoco disfruto de comprar, voy con él – para hacer su experiencia más placentera (¡y para asegurarme de que escoja algo que realmente le quede!). Todos tienen ciertas tareas del hogar que no disfrutan particularmente. Si puedes quitar algunas de esas tareas de la lista de tu esposo, él probablemente responderá con amabilidad. Incluso si esa no es tu motivación.

11. Sé una "ezer kenegdó": También es considerado entregar el que seas lo que la Torá describe como una "compañera contra él". Si vemos que nuestro esposo está a punto de tomar una decisión errónea o de entrar en un camino destructivo, es nuestro trabajo encontrar una forma amorosa y creativa de detenerlo. Y luego de redirigirlo. Esto en entregar en su máxima expresión.

El secreto para un buen matrimonio no es una formula cabalística esotérica. Es simple y directa. Pero puede ser sumamente difícil – cuando estamos cansadas, cuando los niños nos consumen por completo, cuando tenemos una fecha de entrega del trabajo, cuando estamos cocinando para las festividades, cuando la casa es un desastre, cuando estamos con los nervios de punta…en otras palabras, ¡casi todo el tiempo! Pero si aún así continuamos entregando, incluso bajo esas difíciles circunstancias, entonces cosecharemos las grandiosas recompensas inherentes de tener un matrimonio exitoso.

Publicado: 15/12/2012


¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Comentarios: 1

(1) Anónimo, July 31, 2013 6:16 AM

de todos

muchas gracias por la informacion me han ayudado mucho y se me hacen muuy interesantes no me los pierdo y siempre espero sus publicaciones gracias

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!