Recetas para la vida©

Dios creó al ser humano en dos géneros distintos con el fin de que ambos se puedan acompañar, complementar, inspirar, apoyar y apreciar, para que ambos puedan fortalecer la alianza y crear una relación capaz de sobrevivir en las buenas en las malas.

El ser humano no está destinado a estar solo. La soledad desconecta, aísla y termina matando el alma. Para vivir es necesario crecer, trabajar, esforzarse y ser mejor. Se necesita tener un incentivo, una persona que observe, testimonie y aliente la búsqueda; una persona con quien se pueda compartir el camino de la vida.

Las promesas de amor y los sueños de una luna de miel eterna son realmente bellos pero, no siempre perduran, al menos no en la mayoría de las parejas. Es común que la realidad incluya nuevos retos, problemas y dificultades, y esto hace que la relación —que debiera ser la fuente de fortaleza y nutrición emocional— finalmente colapse. En lugar de actuar como en los inicios de conquista y el enamoramiento, cuando el foco de atención era el otro, las cosas cambian radicalmente; lo que era importante para uno, de repente, se convierte en ridículo para el otro. La relación se debilita y pierde su verdadera misión: Complementarse, inspirar y apoyarse uno al otro.

Una de las peleas más comunes entre las parejas se debe a la poca tolerancia y falta de flexibilidad cuando se trata de respetar el punto de vista del otro; Puede ser que la disputa surja en un plano superficial y sencillo como no traer flores o no invitar a la suegra a cenar, pero estas condiciones se pueden complicar cuando uno de los dos cambia su manera de percibir la vida, su visón cambia.

En un aspecto más profundo, ¿que pasa cuando uno de los dos hace teshuvá y el otro no entiende por que hubo un cambio tan grande? Más complicado es cuando además de no entender el cambio, no lo apoya ni lo acepta, entonces realmente todas las acciones son ridículas e intolerables.

En realidad, estos cambios que en un principio y a simple vista parecen el principio de una ruptura y de una crisis mayor, bien manejados pueden ser la bendición más grande, un punto de crecimiento emocional y espiritual. Sin darse cuenta esa diferencia puede llegar a ser precisamente lo que complemente y enriquezca la relación.

¿Si uno quiere a su pareja y desea mejorar la relación, entonces, porqué no darle lo que pide aunque a los ojos de uno carezca de sentido? Lo ridículo para mí es importante para ti; uno aprende a aceptar las diferencias.

Hay que comprender que cada quien tiene ese algo especial que puede ser insignificante para uno pero importante para el otro. En el esfuerzo de siempre querer imponer el propio punto de vista se corre el riesgo de arruinar la relación.

En una pareja, es necesario darle importancia a lo que cada quien considera importante para poder ser feliz. Después de todo, si nuestra pareja está contenta, es más probable que se vuelva más dadivosa, menos exigente y sobe todo que la relación se convierta en una fuente de nutrición emocional y fortaleza espiritual.

La receta: Una relación comprometida

Ingredientes:

  • 1 taza de respeto; aceptación y libertad para actuar
  • 2 pedazos de reconocimiento; gratitud y aprecio genuino
  • 1 cucharadita comprensión; espacio para crecer
  • 1 manojo de cariño; interés y sentimientos por la pareja
  • 3 gotas de detalles; acciones continuas de expresión de amor
  • 2 sobrecitos de sensibilidad y sinceridad; honestidad y humildad

Recomendación del chef: reconozco que mi relación es importante para mí, por lo que aprecio las diferencias y entiendo que lo que es importante para mi pareja, es razón suficientemente válida para que la respete y la trate de entender.

Modo de Preparación:

  1. No existen dos personas iguales, cada quien es único e incomparable. Cuando se aprecian las diferencias, se enriquece la relación y aumenta la armonía y se favorece el crecimiento personal.

  1. Cuando se valora a una persona, se la toma tal cual es, con sus defectos y sus cualidades. La pareja es el verdadero complemento de la persona. Las diferencias personales son vitales, ya que complementan y amplían la visión.

  1. Es importante complacer a la pareja. La persona se debe convertir en un ser generoso, que da y nutre. Al darle al otro, que tiene necesidades diferentes, la persona aprende a pensar y a dar en términos que no son los suyos propios, con esto logra acceder y complementarse para tener una mejor calidad de vida.

El día y la noche son completamente opuestos, sin embargo son necesarios para completar un solo día”

--------------------

Copyright © 2005-2013 Recetas para la vida ©. Todos los Derechos Reservados

Te esperamos en Facebook y en twitter @recipesforlife

¡Ya tenemos las tarjetas! pídelas en nuestro sito www.recetasparalavida.com

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.