Recetas para la vida©

‘Recetas para la vida’ se une al profundo dolor de las tres madres que han perdido a sus hijos, así como a la pena que hoy tiene toda la comunidad judía del mundo. Cuando el corazón de un judío llora, todo Am Israel comparte el dolor. Que no sepamos más de penas como esta.

Decepción, enojo, traición, dolor… y más dolor. Miles de familias están unidas, lamentando la pérdida de tres jóvenes que tocaron el alma de la comunidad entera del mundo. Juntos todos sufriendo con el corazón acongojado, lleno de lágrimas, el estómago entumido, que pérdida tan grande. Tres jóvenes que no tuvieron la oportunidad de vivir más… la crueldad y la maldad se los llevaron sin compasión.

¿Qué consuelo o palabra de apoyo se puede dar para los padres que sufren su pérdida? ¿Existirá alguna explicación o justificación lógica para poder encontrar la paz? ¿Dónde quedaron los planes de vida de estos jovencitos? ¿Cómo se cortó la vida de tres inocentes? ¿Hay explicación ante la pérdida de un hijo? ¿Qué precio tiene la vida?

En un solo instante se pueden cancelar las ilusiones y los planes, en un segundo no hay más que decir o hacer, simplemente en un momento la maldad y el odio les arrebato una vida de abundancia y bendiciones. Así, dejaron a tres madres despojadas, sin palabras con un dolor que no se puede describir… les mataron a sus pequeños, Eyal, Naftalí y Gilad. Tres muchachos inocentes que pagan el precio de hombres insensibles llenos de crueldad, maldad y odio. Tres familias desconsoladas, quebradas y con heridas profundas. Toda la comunidad judía hoy está de luto, nos han quitado a nuestros hijos.

Todo comenzó con la desaparición, en un principio con esperanza, peticiones, plegarias… sin embargo, a pesar de esto, el destino ya había tomado su rumbo. Hoy lo único que queda es el recuerdo, el dolor y posiblemente la esperanza de que sus vidas no hayan sido en vano.

Bueno sería poder encontrar una pastilla que calme el dolor, que tranquilice la pena y que detenga el sufrimiento. Después de todo vivimos en un mundo que es conocido por proporcionar soluciones rápidas, efectivas e inmediatas para todo. Hay una tendencia a buscar remedios mágicos, a pesar del costo que estos pudieran tener, nadie quiere sufrir. Sin embargo, ante tanta tristeza, falta de respuestas y poco consuelo, es importante buscar un consuelo más allá del entendimiento, quizá sería bueno encontrar algún ingrediente que les pudiera quitar el sufrimiento y secar las lágrimas.

En realidad, hay ocasiones en que es necesario aprender a vivir a pesar del dolor. No hay remedio, la vida continúa, hay que seguir con esperanza, esperando que algún día las cosas mejoren y no haya madres sufriendo por sus hijos y comunidades enteras con el alma destrozada.

La receta: Vivir a pesar del dolor

Ingredientes:

  • 1 rebanada de tiempo: dejar fluir la vida, retomar poco a poco lo que se puede
  • 1 taza de aceptación: reconocer que no hay reproches, ni explicaciones lógicas
  • 2 manojos de buenos recuerdos: memorias del tiempo compartido, experiencias
  • 1 vaso de gratitud: agradecimiento profundo y valoración por todo lo que se tuvo
  • 1 sobrecito de amor, cariño, esperanza y fe
  • 2 racimos de fortaleza, aguante y valor para superar el dolor
  • 1 chorrito de ánimo: descubrir nuevas misiones y objetivos, mirar hacia delante.

Recomendación del chef: Nada ni nadie puede sustituir a un ser querido, pero uno puede elegir, enterrarse y morir con la persona que ya no está. O bien, vivir a pesar del dolor, honrando la memoria de la persona querida.

¿Cómo se vive a pesar del dolor?

  1. La aceptación sin resentimiento es el ingrediente más importante para superar el dolor. La vida no tiene explicación o razones lógicas que se puedan entender a simple vista. Por lo tanto es mejor aceptarla con resignación y seguir el camino, siempre adelante, construyendo, creando, inventado, ya que para sanar hay que levantarse.

  1. El dolor es un sentimiento que tiene que ser absorbido lentamente e integrado con el paso del tiempo para luego poder transformarlo. El dolor por un ser querido no desaparece jamás. Con esfuerzo y mucha fe, eventualmente se deja de sufrir y se aprende a vivir con otra visión.

  1. Nadie pide o busca tragedias, estas llegan solas y no excluyen a nadie. La vida ofrece gratos momentos llenos de alegría, pero también tiene malos o amargos tragos difíciles de digerir. Ambos dejan marcas permanentes las cuales sazonan la vida de cada quien.

Encontrar un nuevo sentido de vida a pesar del dolor, es un reto difícil y necesario para poder vivir. 

--------------------

Copyright © 2005-2014 Recetas para la vida ©. Todos los Derechos Reservados

Te esperamos en Facebook y en twitter @recipesforlife

¡Ya tenemos las tarjetas! pídelas en nuestro sito www.recetasparalavida.com

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.