Recetas para la vida©

¿Cómo encontrar un nuevo punto de equilibrio y renovarse emocionalmente, para volver a encontrar la felicidad?

Una de las pruebas más difíciles en la vida, es la de encontrar fe y creer en Dios cuando se siente que el mundo donde uno vive no tiene sentido, cuando todo se complica, cuando surgen problemas dolorosos y en casos hasta situaciones que no tienen solución.

En realidad, todos tenemos desafíos que enfrentar; a algunos les llegan antes y quizás a otros mucho mas tarde, pero nadie se salva de estos: “problemas” y “oportunidades” para crecer. Encontrar fuerza para desarrollar capacidades personales, desarrollar el potencial personal, hacer todo lo que está al alcance personal, ser mejor persona y encontrar la conexión con Dios, es una labor y un compromiso personal, quizá el tener problemas que no se buscan, situaciones más complicadas y demás, tan solo sea una oportunidad que nos regala Dios para ser mejores y acercarnos más a él.

Sin querer se crea la costumbre de vivir en un hogar discorde con peleas frecuentes, donde se manejan diferencias y desacuerdos de manera desagradable, se lastiman o se ignoran continuamente. En un abrir y cerrar de ojos la relación se deteriora y se convierte en una pareja aburrida, desconectada que sólo funciona por costumbre, sin gusto y donde el alma de ambos se vacía.

Hay sufrimiento, desgaste emocional, se experimentan sentimientos de soledad, frustración e incomprensión, la pareja llega a un punto en que la indiferencia predomina hasta que se llega a una situación que no se puede resistir más, se ocasiona una crisis mayor, una ruptura y en casos un divorcio inevitable.

Esta historia suena como un relato que marca el final de una relación, probablemente lo sea, sin embargo también es el principio de un resurgimiento, un redescubrimiento y un reencuentro contigo mismo/a, con una persona que se encuentra forzada a crecer a pesar del dolor y el sufrimiento que siente.

En los mejores casos, estas crisis y problemas hacen que la persona, encuentre su nueva realidad, tomando conciencia, responsabilidad y sobretodo encontrando valor para analizar y aceptar sus propias fallas; tratando sinceramente de mejorar, para recuperar su solvencia personal; restableciendo su estabilidad emocional, su paz interna y en algunos casos, hasta vuelve la posibilidad de que resurja la relación casi perdida.

En esos momentos de duelo o de pérdida y de incertidumbre, es importante recordar que este es justo el momento para recuperar el amor propio, la confianza en la vida y sobretodo la fe de que en algún momento las cosas serán mejor.

Lo que es definitivo es que la persona que sufre una separación o ruptura con su pareja jamás vuelve a ser la misma persona. En la mayoría de los casos crece, madura y sin buscar el cambio, cambia.

La Receta: Yo en Tiempos Difíciles

Ingredientes:

  • 1 taza de aceptación; reconocer la situación, tomar responsabilidad y adaptarse.
  • 1 pieza de valentía; fortaleza para sentir el dolor y encontrar fuerzas para superarlo.
  • 2 rebanadas de confianza; fe y actitud positiva que reconforta.
  • 1 cucharada de aprendizaje; rectificación, corrección y conciencia de las acciones propias.
  • 1 manojo de esfuerzo; energía positiva, acciones concretas y cuidado personal.
  • 1 sobrecito de paciencia; tomarse el tiempo necesitarlo para sanar.
  • 3 gotitas de humor; cambio de foco de atención, aprecio de detalles simples.

Recomendación del chef: Reconozco que no se puede cambiar lo sucedido, ni tampoco se puede detener el proceso de la pérdida por más doloroso que este sea, pero definitivamente sí se puede aprender de él. Voy a tomar conciencia y responsabilidad de mis acciones, no soy víctima y voy a salir adelante.

Modo de preparación:

  1. Haz de ti una prioridad, aun cuando la vida te deje cicatrices difíciles de borrar. Nadie es más importante que tú. Recupera tu amor propio, tu respeto y cuídate, esto es tu obligación principal. A pesar de que el sufrimiento deja una marca profunda y nunca serás la misma persona, nadie tiene el poder de quitarte tu valor.

  2. La adversidad sólo se maneja cuando se tiene la suficiente fortaleza para poder superarla. Es importante confrontar el dolor, reconocerlo y renovarse sin guardar rencor. Hay que tomar el tiempo necesario para adaptarse, asegurándose de hacer los cambios necesarios para volver a encontrar armonía personal y paz emocional.

  3. Tu actitud determinará la manera en que vivirás tu vida. Se puede encontrar una razón para quejarse hasta en las mejores situaciones, también se puede encontrar motivos para agradecer la vida y las experiencias por más amargas y difíciles que estas sean.

“Las situaciones que ocasionan dolor llegan solas, nadie las busca por gusto, por lo tanto hay que aprender a vivir a pesar del dolor, hay que dejar la negligencia, la arrogancia y seguir adelante”

--------------------

Copyright © 2005-2013 Recetas para la vida ©. Todos los Derechos Reservados

Te esperamos en Facebook y en twitter @recipesforlife

¡Ya tenemos las tarjetas! pídelas en nuestro sito www.recetasparalavida.com

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.