haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
  • Parashá: Ree
Únete a Nuestro Newsletter

Más de 40.000 Suscriptores
Recibe Nuestro Email




¿No Te Respetan?

¿No Te Respetan?

Cuando llegas a la casa ¿tus niños se dan cuenta? ¿Te contradicen, gritan, o discuten contigo? El tema es el respecto – o, la falta de él.

por

Eric entra por la puerta de su casa después de un largo día de trabajo. Su hijo Sammy, está acostado en el sofá consumido en su GameBoy. "Ya llegue", dice Eric. "Hola, Papá", murmura Sammy, sin ni siquiera levantar sus ojos del juego.

Eric continúa caminando a través de la sala para ver quien más está en la casa. En la cocina se encuentra con su hija adolescente hablando por teléfono. "Hola Denise", dice Eric, y le da un beso en la mejilla. "¿Cómo estuvo ese examen difícil de matemática?". "En un rato cuelgo, papá", y Denise continua hablando por teléfono con su amiga.

¿Qué tiene de malo esta escena? ¿Y cómo se relaciona con el tema de respeto?

El quinto de los Diez Mandamientos es "Honrar a tus padres". Queremos que nuestros hijos nos traten con respeto – no porque estamos motivados por nuestro ego ni por las ganas de tener poder o control – pero porque es bueno para el niño y para el desarrollo de su carácter.

Naturalmente, es mucho más placentero vivir con niños respetuosos. ¿Pero cuáles son las razones filosóficas para este mandamiento?

  • Los niños necesitan aprender acerca de la gratitud. Un objetivo principal de la gratitud de un niño debieran ser sus padres – ellos fueron quienes le dieron el regalo de la vida y fueron quienes lo han cuidado desde el momento en que nació. Los padres se merecen la gratitud de los hijos aún cuando no hayan hecho el mejor trabajo.
  • Honrar a los padres ayuda a los niños a ver más claro la deuda de gratitud que tenemos ante Dios, quien fue socio con los padres para crear al niño (los padres proveen el cuerpo del niño y Dios pone el alma) y quien día a día le da los medio a los padres para poder mantener al niño.
  • A nivel social, el respeto por la autoridad es uno de los pilares en los cuales la sociedad se sostiene. Construir respeto por los padres en la casa permite a los niños aceptar y respetar la autoridad en la escuela, en el trabajo, y en la sociedad. A pesar de que la autoridad hoy en día no siempre se merece nuestro respeto, de todas maneras tenemos que enseñarles a nuestros hijos a respetar – o sino estamos contribuyendo a la decadencia moral de la sociedad.

Inculcando Respeto

¿Cómo le enseñamos a los niños a respetar a sus padres correctamente? Idealmente deberíamos empezar a una edad muy temprana. Los niños que entran en el hábito de hablar y actuar irrespetuosamente luego les es más difícil re-aprender nuevas maneras de relacionarse con sus padres y con otras personas.

El judaísmo ofrece la siguiente guía básica:

  • Entrena a los niños a hacerte favores, como traerte un vaso de agua o el teléfono. En nuestra generación, los padres están tan ocupados sirviendo a los niños que ellos nunca aprenden como servir a los padres. Obviamente, tienes que pedirles de buena manera, y nunca exigiéndoles. Y siempre muestra agradecimiento.
  • Enséñale a los niños a no contradecirte. Si te contradicen, diles de buena manera, "Creo que me acabas de contradecir, y eso no está permitido. ¿Puedes tratar de decirme lo mismo de otra manera, por favor?". Si les cuesta encontrar la manera correcta de decirte las cosas, ayúdalos.

    Por ejemplo:

    Mamá: "Tu papá está de acuerdo conmigo en que no debes ir a la fiesta".
    Hijo: "¡No es verdad! Él me dijo que sí podía ir".
    Mamá: "Disculpa, ¿me puedes repetir eso de una manera respetuosa?".
    Hijo: (silencio).
    Mamá: "Que te parece: ‘Perdón, mamá. ¿Es posible que escuché a papá decir que sí podía ir?'".

  • Cuando los niños corroboran con lo que otro padre ha dicho también es una falta de respeto porque el niño se ha puesto a juzgar el comportamiento o las palabras del padre. Por ejemplo, un padre dice que una situación se debe manejar de tal manera, y el hijo dice, "Papá tiene razón. Esa es la manera de manejar esta situación". Un niño no debe estar en una posición en la que se siente que puede decidir cual padre tiene la razón.
  • Igualmente, si la mama está en el teléfono cuando el esposo llega del trabajo, ella debería decir, "Disculpa, mi esposo acaba de llegar. Te llamo después". De esta manera ella está mostrando cómo se recibe y se honra al papá cuando llega a la casa.

  • Lo más importante es que los niños vean respeto entre los padres (ya sean casados o divorciados). Padres que se respetan entre sí, que se ayudan, que no discuten enfrente de los niños, y que se tratan con sensibilidad tienen más probabilidad de que sus hijos se comporten respetuosamente. Esto se hace más difícil cuando la pareja está divorciada y no siente respeto por la otra persona. Mantén tu rabia o tus diferencias lo más reservado posible, y entiende que los niños quieren y necesitan respetar a los dos padres.
  • En la casa, el padre puede ayudar a los niños a honrar a la madre y viceversa. Por ejemplo, si la mamá está descansando, el papá puede sugerirle a los niños que le den una sorpresa a mamá y laven los platos o arreglen el cuarto de juegos. O si la mamá escucha que los niños le hablan mal al papá, ella puede decir "Esa no es la manera como se le habla a tu papá".
  • Los niños aprenden a cómo tratarnos por la manera en que nosotros tratamos a nuestros padres y suegros. Muchas veces queremos que los abuelos nos ayuden a cuidar a los niños para hacernos la vida más fácil. ¿Pero qué hacemos nosotros para hacer su vida más cómoda y agradable? ¿Ponemos comida y bebidas cuando vienen a visitarnos, así como hacemos cuando viene un invitado importante? ¿Salimos a recibirlos a la puerta – o desde el sofá gritamos, "Puedes entrar Ma"?
  • No dejes que los niños te llamen cuando están en otra habitación. Enséñale a tus hijos, cuando tienen la edad suficiente, a venir donde ti cuando te necesitan. No corras hacia ellos a ver qué es lo que quieren. Recuérdales varias veces, y si vuelven a repetir este comportamiento no les contestes. Ellos vendrán donde tú estás si necesitan algo desesperadamente.
  • Permitirles a los niños discutir con sus padres les enseña a faltar el respeto. Una vez que empezaste a discutir con tu hijo, ya es una batalla perdida. Tener una discusión de diferencia de opiniones está bien, pero discutir no.

    Mamá: "Por favor saca la basura".
    Hijo: "¿Por qué siempre tengo que ser yo? Tú nunca le pides a Sara".
    Mamá: "No siempre te pido a ti. Tu hermana Sara me ayuda mucho con las cosas de la casa".
    Hijo: "Oh, ella nunca hace nada. Yo siempre hago todo. Yo saque la basura todas las noches esta semana".
    Mamá: "Perdón. Yo la saque anoche cuando estaba lloviendo".
    Hijo: "Bueno, yo la saque todas las otras noches".

    Esto es una discusión y no está bien. Una manera de evitar este tipo de discusiones es usando la técnica del disco-rayado (ver el libro "Disciplina Asertiva para Padres" de Lee Canter). En vez de discutirle al niño, el padre repite su solicitud como si fuera un disco rayado.

    Mamá: "Por favor saca la basura".
    Hijo: "¿Por qué siempre me tienes que pedir a mi?".
    Mamá: "Te pedí que si por favor puedes sacar la basura".
    Hijo: "Tú nunca le pides a Sara que haga nada".
    Mamá: "Ese no es el punto. Si tú piensas que las cosas en esta casa no son justas, con mucho gusto lo discutimos más tarde. Por ahora, quiero que saques la basura en este momento, por favor".

Practicando el Respeto

Si queremos que nuestros hijos nos respeten, nosotros necesitamos ser respetuosos con las otras personas. ¿Cómo?

  • Ten principios y estándares morales con los que siempre actúas, enseña con el ejemplo.
  • Mantén tu palabra con tus niños. Nunca prometas algo que no vas a poder cumplir.
  • Esfuérzate por hablar y comportarte de manera correcta.
  • Muestra respeto por la dignidad de las personas al no chismosear sobre ellos.
  • Es difícil respetar a un padre inseguro. Se firme con lo que quieres de los niños y sobre las reglas de tu hogar.

Honrar a los padres es uno de los mandamientos más importantes y difíciles. No es tan difícil entender porque es una de las dos mitzvot que te prometen como recompensa una larga vida.

Publicado: 1/10/2008


¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Comentarios: 1

(1) LM, September 7, 2009 11:49 PM

Inculcando Respeto

Muy bueno. Excelente tema. Lo recomiendo.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!