haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




7 frases para tener una familia tranquila

7 frases para tener una familia tranquila

Acostúmbrate a usar estas expresiones para infundir calma en tu hogar.

por

Siempre buscamos la forma de mantener la paz en nuestro hogar en medio de este mundo moderno y caótico. Aquí hay algunas frases que pueden infundir de inmediato calma en la vida de tu familia.

1. “Nos tomemos un descanso”.

Después de hacer las compras, o al dedicarse a cocinar y limpiar, todos necesitan un descanso. Esta frase ayuda a los niños a aprender qué importante es detenerse, relajarse y volver a agruparse. Esta frase es especialmente importante cuando los niños tienen un momento difícil con sus tareas escolares. Una bebida, un bocadillo o jugar un rato los puede ayudar a volver a enfocarse. Esta frase también es muy buena cuando los niños comienzan a ponerse nerviosos entre ellos. Los hermanos pueden encontrar diferentes áreas de la casa para tomarse cada uno un descanso.

2. “Tengo que pensarlo…”

Cuando los niños nos piden un par de zapatillas muy caras que tienen todos sus amigos o una nueva locura que se puso de moda y que no responde a nuestros niveles de vestimenta, responder instantáneamente “no” puede transformarse muy fácil en una pelea. Usar esta frase ayuda a apretar el botón de pausa, nos da un tiempo para pensar sobre el pedido o encontrar una solución (Yo puedo pagar la mitad de las zapatillas). También nos puede dar el tiempo para formular el “no” de una forma que nuestros hijos puedan escuchar (“Sé que deseas mucho esa camisa. ¿Se te ocurre por qué es posible que no sea una buena idea comprarla?”).

3. “No acusamos; buscamos soluciones”.

Esta frase evita que comiencen a señalar con el dedo y les enseña a los niños a moverse en busca de una solución. Cuando se derrama la leche pueden buscar un trapo y limpiar la leche. En vez de gritarle al hermano por sacar su juguete sin pedir permiso, pueden pedirle que se los devuelva. Respecto a los padres, en vez de enojarse porque las bicicletas quedaron afuera, pueden pedir con calma que las entren.

4. “Dado que nuestro objetivo es tener una familia tranquila, ¿cómo podemos lograrlo?”

Esta frase es un poco cursi y es mejor utilizarla con los niños más pequeños. Es brillante porque presupone que tener una familia tranquila es y debe ser nuestro objetivo y también el objetivo de nuestros hijos. Cuando todos estén discutiendo respecto a dónde ir a cenar, qué hacer un domingo o quién debe sacar la basura, esta es una frase maravillosa. Además, si comienzas a usar esta frase cuando son pequeños, podrás seguir utilizándola cuando tus hijos sean adolescentes. Sin duda provocará algunas miradas burlonas, pero de todas maneras funcionará.

5. “¿Cuándo vas a poder…?”

En vez de decirle al niño directamente: “saca la basura” o “¡tiende la mesa!”, puedes comenzar el pedido diciendo: “¿Cuándo vas a poder…?” La frase engendra buena voluntad y respeto. También implica que sabes que la tarea se cumplirá. Si tu hijo acostumbra a no hacer sus tareas o es olvidadizo, puedes agregar: “¿Puedes decirme a qué hora estará hecho?”. También puedes decirle: “Si a las 5 de la tarde todavía no lo has hecho, ¿cómo deseas que te lo recuerde?”.

6. “¿Este es un buen momento para conversar?”

Cuando necesites tener una conversación seria con alguien de tu familia, necesitas evaluar su estado de ánimo. Me parece que esto es especialmente cierto con los varones, a quienes les cuesta más hablar. También puedes decir: “¿Cuándo será un buen momento para que conversemos?” o “Necesito algunos minutos de tu tiempo para hablar sobre… ¿Cuándo estarás disponible?”

7. “Me parece que tuvimos un malentendido”

Los malentendidos ocurren muchas veces en las familias. “¡Pensé que tú buscarías la cena!”. “¿La feria de ciencias es mañana? ¡Pensé que dijiste que era el jueves!”. Esta frase puede suavizar las cosas y enseñarles a los niños que los malos entendidos son parte de la vida y pueden manejarse con ecuanimidad. A continuación debe decirse: “Lamento mucho el malentendido”, y rectificar de alguna forma el inconveniente. “¡Ahora preparo unos fideos!” “Vamos a pensar algo todos juntos…”

16/8/2018

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.
 

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub