haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Januca: Unidos somos más fuertes

Januca: Unidos somos más fuertes

Cómo luchar en contra de la aniquilación espiritual.

por Gary Fagen

La historia de Januca ocurrió durante la época del Segundo Templo cuando el régimen griego de Antíoco buscaba alejar a los judíos de su religión y herencia. Matityahu guió al ejército judío para intentar expulsar al enemigo. Después de tres años los macabeos pudieron —en contra de todas las probabilidades— tener éxito en expulsar a los extranjeros de su tierra. Cuando los judíos volvieron a entrar al sagrado Templo lo encontraron hecho un desastre y con ídolos dispersos por todos lados. Cuando llegó el momento de reencender y rededicar la santa Menorá, buscaron por todo el Templo, pero encontraron solamente un jarro de aceite puro que tenía el sello del Sumo Sacerdote. Ocurrió un increíble milagro ya que ese pequeño jarro de aceite duró por ocho días hasta que un nuevo suministro de aceite pudo elaborarse, de ahí el nombre Januca, que significa ‘dedicación’.

Muchos explican que Januca y Purim tienen fuertes conexiones, sin embargo, los objetivos de los enemigos en cada historia fueron muy diferentes. Durante el episodio de Purim, Hamán quería destruir físicamente a todo el pueblo judío. Sin embargo, en Januca, Antíoco quería asimilar e incorporar a los judíos a la cultura griega. Los griegos no tenían intención de asesinar a los judíos físicamente; era una campaña de aniquilación ideológica y psicológica.

Esta es la razón por la cual en Januca celebramos espiritualmente, a través de encender velas que iluminan, mientras que en Purim el modo de celebración se enfoca mucho más en lo corporal.

Los tres decretos

Analicemos más de cerca cuál era el objetivo de los griegos…

La cultura griega elogiaba la belleza y la fuerza física. Una exagerada dieta de deporte (con poca ropa) y de guerra se convirtió en la esencia de la cultura griega, lo que buscaban difundir en todo el mundo. Como explica el Maharal de Praga, los tres hijos de Noaj representan las bases de toda la humanidad. Yefet, el tercer hijo de Noaj, representa la belleza física y estética y esto fue ansiosamente subrayado por los griegos. Yaván los descendientes de Yefet tomaron este concepto y lo utilizaron como la única realidad existente. Las tres letras de Yaván —yud, vav y nun— se ven como delgadas líneas singulares que no tienen base o profundidad para contener nada, representando una forma totalmente externa de ver el mundo; el placer físico desconectado de cualquier cosa más profunda.

La religión judía se centra en el concepto de espiritualidad; y que la belleza física puede ser expresada y reflejada junto a la belleza espiritual. La belleza duradera es aquella que está conectada a la verdad, profundidad y sabiduría; las características físicas son simplemente la punta del iceberg. Por ejemplo Shabat es un día enfocado en el mundo espiritual, como dicen los Sabios es “como el Mundo Venidero”. Sin embargo en Shabat nos embellecemos a nosotros mismos, decoramos nuestras mesas y realzamos nuestra vida familiar y vida comunitaria. Los griegos prohibieron la observancia del día espiritual de Shabat debido a que representaba el alma interna del mundo físico.

La mitzvá de Rosh Jódesh, santificar la luna nueva cada mes, también fue prohibida porque representaba la santidad interna de la facultad del tiempo. El Brit Milá fue prohibido porque representaba la santidad interna del cuerpo. No es ninguna casualidad que dentro de la fiesta de Januca se celebre un Shabat, Rosh Jódesh y además, la fiesta contenga el mismo número trascendental de días que el Brit Milá.

Cada palabra en hebreo tiene un profundo significado. En nuestra mano existe un total de 14 articulaciones que son la gematria (valor numérico) de la palabra en hebreo yad que significa ‘mano’. Cuando dos manos se unen se forma una unidad, y la combinación de poner ‘mano sobre mano’ (yad yad) forma la palabra en hebreo yedid, que significa amigos cercanos. Cuando dos manos se unen hay un total de 28 articulaciones. El número 28 escrito en hebreo es kaf jet, formando la palabra en hebreo koaj que significa ‘fuerza’.

Los comentaristas afirman que una razón para la destrucción del Templo fue que los judíos peleaban los unos con los otros. La rededicación del Templo en Januca vio a los judíos reparar sus diferencias espirituales y reunirse alrededor del Templo. Cuando el pueblo judío se une, se hace más fuerte, como dos manos que se unen.

Esto también es una forma de belleza; el espectro completo del pueblo judío en unidad, expresando su calidad interior y sus naturalezas eternas trascendentales.

18/12/2014

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub