haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Los 10 mejores regalos para tu esposo

Los 10 mejores regalos para tu esposo

Olvida esa corbata nueva. Dale a tu esposo el regalo que realmente desea.

por

“Entonces, ¿qué es lo que el marido espera de este matrimonio?”, me preguntó mi supervisora. Yo tenía una lista entera describiendo lo que quería la esposa, a quien estaba tratando, pero no tenía casi nada escrito sobre el marido. Cada vez que le preguntaba, él se encogía de hombros y, cuando hablaba su esposa, generalmente miraba la puerta como deseando salir por ella.

Yo tenía una página de notas de mi primera sesión con la pareja detallando sus orígenes. Fui rápidamente a esa hoja y comencé a contarle a mi supervisora que el marido debía querer seguridad, porque de niño era inseguro, que debía querer control, porque su madre era controladora, que debía querer aprobación, porque su padre nunca se la dio. Mi supervisora me interrumpió con una sonrisa y dijo: “Básicamente, no tienes idea de lo que quiere el marido”.

Levanté la vista de mis notas. “Ella estaba en lo correcto, yo no tenía idea qué quería el marido. Él nunca me respondía cuando le preguntaba. Y las pocas veces que había comenzado a hablar, su esposa lo había interrumpido.

“Esto es lo que debes hacer”, mi supervisora comenzó a enseñarme preguntas y estrategias para llegar al marido y evitar que su esposa lo interrumpiera. Luego me ayudó a delinear una lista general de las cosas que un marido espera del matrimonio. Estos son los diez regalos que la mayoría de los esposos desean. Además del libro o la billetera que le compraste para Januca, considera darle algunas cosas de esta lista:

  1. Respeto. Un marido quiere sentir que su esposa lo respeta; que respeta lo que él es y lo que hace. Quiere que lo honres con palabras y acciones, y que hables bien de él con los demás. Déjalo hablar sin interrumpirlo. Muestra interés en su trabajo e ideas.

  1. Intimidad. A diferencia de las mujeres —que se apoyan más en las palabras como medio de conexión—, los maridos dependen del afecto físico tanto para expresar como para recibir amor. Cuando son rechazados físicamente, sienten automáticamente también un rechazo emocional. Necesitan intimidad no sólo como un cimiento para sustentar la relación, sino que también usan este afecto como barómetro de la fuerza con que atraen a su esposa.

  1. Espacio. Los hombres no quieren ser acusados ni criticados. Quieren ser tratados como un socio, no como un niño que necesita recordatorios constantes de lo que deben hacer. A menudo, es necesario que la esposa le dé espacio a su marido, tanto física como emocionalmente. Deja que complete las tareas a su paso y forma. Aprende a dar un paso atrás y a dejar que él mismo encuentre las soluciones.

  1. Enfoque. Los maridos quieren sentir que son una prioridad en la vida de sus esposas. Cuando sienten que sus necesidades están después de las de sus hijos, amigos, trabajo, etc., se sienten abandonados y heridos. Esto no significa que los maridos necesiten mucho de nuestro tiempo, sólo necesitan sentir que al estar con ellos son nuestro centro de atención. Escucha a tu marido. Haz contacto visual. Baja el volumen del teléfono. Haz que sienta que es importante en tu vida.

  1. Cuidado. Trata de cuidar a tu marido con acciones. Prepara su cena favorita. Recoge un objeto que sabes que necesita. Envíale un mensaje dulce sólo porque estás pensando en él. Prepárale una taza de café. Envía un plato de bizcochos caseros a una clase a la que asiste. Haz que se sienta cuidado y valorado.

  1. Comunicación directa. Los hombres tienen dificultad para descubrir lo que sus esposas quieren o piensan. No les gusta jugar a adivinar ni ser culpados por no saber lo que ellas quieren. Dile lo que sientes de manera directa. Hazle saber lo que quieres con tanta especificidad como puedas. Pide ayuda cuando la necesites. Comunícate directa y claramente.

  1. Diversión. Practiquen juntos un deporte. Descubran en pareja lugares y actividades nuevas. Únete a él en un hobby. Disfruten juntos sin la presión de una conversación sobre dinero o los niños.

  1. Aliento. Hazle comentarios positivos cuando alcance logros importantes en el trabajo. Aliéntalo cuando dé un paso hacia adelante en el estudio o en otra faceta de crecimiento personal. Sé su fan, pero no su entrenadora. Sé una fuente de apoyo constante en su vida.

  1. Optimismo. Haz lo mejor que puedas para ver la vida que comparten de manera positiva. Ten esperanza durante los tiempos difíciles. Enfócate en la posibilidad de levantarse cuando ambos fracasen. Busca indicios de luz cuando, juntos, estén rodeados por oscuridad. Ve el vaso no sólo medio lleno, sino medio lleno de cosas buenas. Asegúrate, a diario, que tus expresiones de gratitud superen a tus quejas.

  1. Satisfacción. Todo marido quiere que su esposa sea feliz. Quiere que esté contenta con él, con su hogar, consigo misma. Anhela las sonrisas genuinas de su esposa, la sensación placentera al final del día de que su arduo trabajo fue suficientemente bueno. Trabaja en esa sensación de paz, tanto interna como externamente. Haz que tu marido sienta que es exactamente lo que necesitas.

Un estudio reciente demostró de nuevo, mediante el mapeo de la actividad cerebral, que los hombres y las mujeres tienen importantes diferencias neurológicas (Universidad de Pensilvania, Estudio de conectividad cerebral revela sorprendentes diferencias entre hombres y mujeres, 2 de diciembre de 2013, Actas de la Academia Nacional de Ciencias, Ragini Verma, PhD). Los investigadores descubrieron una cantidad diferente de conexiones neurológicas entre los sexos en áreas del cerebro que controlan la intuición y el razonamiento verbal. También descubrieron en cerebros femeninos un mayor flujo sanguíneo en regiones cruciales para la inteligencia emocional. La coautora del estudio, la Dra. Raquel Gur, directora del departamento de neuropsiquiatría en la Universidad de Pensilvania, dijo que las personas aún objetan este tipo de conclusiones a pesar de que están basadas en descubrimientos neurológicos. Aún hay personas que creen que los hombres y las mujeres son, básicamente, lo mismo. Pero, claramente, vemos la vida de manera muy diferente.

Entender esto puede ayudarnos a darles a nuestros maridos lo que realmente necesitan. En ocasiones, lo único que necesitamos hacer es dar un paso atrás y preguntarnos: “¿Qué quiere mi marido?”. O mejor aún, pregúntale a él. Puede que te sorprenda su respuesta, porque a veces lo que quiere es mucho más simple y fácil de dar que cualquier cosa que hubieras pensado. Y dado que Januca es una festividad en la cual se acostumbra dar regalos, es también una oportunidad para darle a tu marido esos “regalos” cruciales que vienen directamente de nuestro corazón.

Haz clic aquí para leer: Los 10 mejores regalos para tu esposa.

Haz clic aquí para leer: Los 10 mejores regalos para niños.

9/12/2015

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub