haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




El proceso de cambio

El proceso de cambio

Cuando se trata de crecimiento personal, todos tenemos buenas intenciones. Pero, ¿Cómo traducimos esas intenciones en cambios reales?

por

Elul es un mes muy especial. Es un tiempo para aprovechar la oportunidad de trabajar en nosotros mismos; para cambiar, para ser mejores y llevar a cabo nuestros sueños. Es un nuevo principio para finalmente hacer aquellas cosas que siempre sentiste que eras capaz de hacer pero que nunca hiciste.

Cada Elul empieza con las mismas grandes expectativas: Va a existir un nuevo mundo y las cosas no serán iguales. Desafortunadamente, el entusiasmo inicial rápidamente da paso a una realidad muy diferente; el entusiasmo baja su nivel y terminas estando no muy distinto que antes de empezar. Es seguro que creces poco a poco año tras año, pero el avance importante - convertirte en la persona que sabes que puedes y debes ser - nunca parece materializarse, quedando sólo como un sueño difícil de realizar.

¿Cómo tomar todo el entusiasmo, la buena voluntad y la emoción, y convertirlos en un cambio significativo y duradero? En otras palabras: ¿Cómo puedes hacer que Elul realmente funcione?

Arado inicial

Los Sabios nos dicen que existe una Voz Divina (“Bat Kol”) que resuena en el mes de Elul diciendo: “Vayan a arar los campos, no planten sobre las espinas y la maleza”. Claro que existen muchos significados cabalísticos para esta frase, pero una explicación simple es que si no preparas tu campo arándolo, no importa lo que siembres, tu jardín va a estar eventualmente invadido de espinas.

Por lo tanto, la clave para un Elul exitoso es prepararse adecuadamente - considerando qué semillas deseas plantar.

¿Cómo debes ararte a ti mismo para asegurarte de que todo lo que decidas hacer se desarrollará de la manera que quieras, para que después de unos cuantos meses no pienses que tu resolución no fue nada más que un bonito deseo?

Tu deseo de cambio es claro - de otra manera no estarías leyendo esto en este momento. Pero ¿qué es lo que te motiva al cambio? La llave es entenderte a ti mismo. Cómo funcionas, cómo creces y qué te motiva.

Cambios maduros

Se cuenta la historia de un hombre joven en la ieshivá del Rabino Meir Jadash. Era un estudiante perezoso que nunca estudiaba, hacía lo que se le antojaba y parecía que iba a dejar todo completamente. Un día el estudiante hizo un giro de 180 grados. Era el primero en el salón de estudios en la mañana y el último en salir de allí por la noche.

Al día siguiente el Rabino Jadash se le acercó y le dijo: “Eres tan inmaduro, ¿cuándo vas a crecer?”.

El mensaje es claro: no vas a cambiar de la noche a la mañana, no pasarás de ser irresponsable y apático, a ser el más responsable. Y si lo intentas es pura falsedad. Puedes tener éxito unos cuantos días pensando que lo has logrado, pero ¿cuánto te durará? Eso no es “crecimiento”, es inmadurez. El verdadero crecimiento es paulatino. Tienes que saber cuál es el siguiente paso, entenderte a ti mismo y ser honesto.

Decide lo que quieres aceptar sobre ti y qué realmente cambiará las cosas. Por ejemplo: cuidar que la casa sea casher, o dedicarte a ser más sensible y cuidadoso. Estas semillas tienen un increíble potencial… si preparas antes el terreno.

Observa profundamente dentro de ti, pide buenos consejos, y por sobre todo sé realista acerca de lo que es posible alcanzar.

Realista y apropiado

¿Y sobre el proceso real de teshuvá? El primer paso es reconocer tus errores - entender lo que has hecho mal y cómo lo podrías haber hecho mejor.

Para hacer esto, tienes que conocer tus capacidades específicas. De otra forma, cometerás el error de tratar de cambiar cosas que están más allá de ti. Esto es muy malo, porque cuando lo “confiesas”, realmente no lo sientes - porque muy dentro de ti sabes que no es real.

La verdadera teshuvá y confesión significa articular el hecho de que a tu nivel lo hubieras podido hacer mejor. Es muy importante hacer esto de una forma en la cual lo escuches y lo creas.

Entiende los asuntos que son reales para ti; si están más allá de ti, entonces no son “tus” asuntos. Trabaja con lo que es real y apropiado. De lo contrario, vas a plantar tus semillas año tras año y no vas a cosechar más que espinas. Claro que no debes utilizar esta idea como excusa para continuar cometiendo errores. Por el contrario, toma conciencia de cómo un cambio drástico a veces termina en algo peor. No te muevas en un mundo ilusorio. Evalúa qué aspecto de tu carácter no está muy bien y empieza a cambiarlo - gradualmente.

Anímate

“Preparar el terreno” significa descubrir qué es lo que te motiva y reconocer qué es lo que necesitas hacer ahora. Al final de cuentas, el cambio final puede ser en unos cuantos años. Pero no te desanimes. Los Sabios dicen que una vez que te encamines hacia algún lado, para Dios, es como si ya hubieras llegado a ese lugar. Una vez que hayas decidido hacer algo, existe una elevación de tu alma; en el plano metafísico es como si ya estuviera hecho. Tu alma ha llegado; es sólo que tu cuerpo todavía tiene que caminar por muchos senderos.

Una cosa más. Para estar inspirado en el proceso de la teshuvá (el arrepentimiento), tenemos que darnos cuenta de que Dios nos ama - incluso con todos los errores que hemos cometido. Sé consciente de que Dios te entiende y quiere ayudarte. No te sientas culpable; los errores que has cometido son parte de tu proceso de crecimiento para llegar hasta donde te encuentras el día de hoy.

Dios no quiere que sufras. Por el contrario, si el crecimiento es para lo que nos creó Dios, entonces incluso las dificultades involucradas deben ser lo mejor para nosotros. Dios no es el “patrón autoritario del cielo”. Está de tu lado. Si no entiendes esto, nunca podrás hacer teshuvá.

Piensa en grande y plantéate metas a largo plazo - pero sé realista. Toma las cosas con calma - pero trata de mantener la motivación. La teshuvá demanda madurez, realismo y honestidad.

12/9/2009

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Comentarios: 3

(3) FREDY, September 16, 2009 2:31 AM

EL PROCESO DE CAMBIO

Magnìfico artìculo,muy motivador,estimula a reflexionar que con DIOS siempre tenemos otra oportunidad si el deseo de cambio,arrepentimiento y correcciòn son sinceros.

(2) Mercedes, September 14, 2009 1:55 AM

animate

Mientras leia el articulo parecia que Dios me estaba hablando, comenze a llorar y llorar y no paraba de hacerlo. Tenemos que ser positivos y contar con Dios para realizar las metas que nos hemos propuesto. Animemonos y a seguir adelante

(1) LM, September 14, 2009 1:12 AM

El Proceso de cambio

Exclente. Me hizo reflexionar mucho. Me ha servido en cantidad. Gracias.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub