haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Invencible

Invencible

Sucot y el plan de rescate del judaísmo.

por

Por más de 3000 años, la sucá simbolizó vulnerabilidad, en contraste a la casa, que simbolizó seguridad. Luego vino el desastre de hipotecas de menor categoría, y de repente “la casa” pareció aterradoramente vulnerable. Con el sistema financiero americano y los mercados del mundo temblando como una sucá en un huracán e instituciones que nosotros pensamos que eran tan inexpugnables como fortalezas de repente colapsando como débiles cabañas, la sucá puede de hecho probar ser lo más invencible.

La festividad de Sucot es sobre vulnerabilidad y fe. La parte de la vulnerabilidad es clara: nos mudamos de nuestras sólidas casas a estructuras temporarias, con techos orgánicos a través de los que se pueden ver las estrellas. Somos expuestos al calor, al frío y a la lluvia. No importa qué tan grande o lujosa sea la sucá, morar en la sucá deja clara nuestra vulnerabilidad a las vicisitudes de la vida.

Los sabios del Talmud discuten si la mitzvá de la Torá de vivir en la sucá es recordar las cabañas físicas en las que los israelitas moraron durante sus 40 años vagando en el desierto o las míticas “Nubes de Gloria” que rodeaban y protegían a los israelitas en el desierto.

Los sabios entendieron que las cabañas eran una declaración del amor de Israel por Dios, dado que lo siguieron a un desierto sin medios de supervivencia. Las Nubes de Gloria, por otro lado, eran una declaración del amor de Dios por Israel, dado que protegían a los que vivían dentro de ellas del duro sol del desierto, de serpientes y escorpiones, y de ojos espías de posibles atacantes. Ya sea que se considere una entidad física o espiritual, la sucá representa la relación de amor entre Dios y el pueblo judío.

De la misma manera, nosotros vivimos en dos esferas: la física y la espiritual. Las dos son reales y las dos demandan nuestra atención.

¿Cómo puede ser alegría el resultado de la vulnerabilidad?

La naturaleza de la realidad física es que es transitoria, perecedera y vulnerable. Los cuerpos envejecen y son susceptibles a enfermedad y lesión. Los edificios, hasta los rascacielos, pueden ser destruidos por huracanes, terremotos o terroristas. “Seguridad financiera” es un oxímoron, hemos atestiguado como las inversiones más seguras y confiables fueron a bancarrota.

De cara a la peor crisis económica desde la Gran Depresión, muchos de nosotros nos sentimos tan vulnerables como moradores de sucá. Gente que ha perdido sus trabajos, sus casas o el valor de sus inversiones, puede experimentar muy bien una angustia existencial. ¿En qué podemos confiar? ¿Y qué es lo que depara el futuro?

La ansiedad y el miedo generado por la vulnerabilidad financiera es diametralmente opuesto a la emoción producida por la vulnerabilidad de la sucá. Sucot, más que ninguna otra fiesta del calendario judío, es el festival de la alegría. Mientras que es una mitzvá regocijarse en todos los festivales, sólo Sucot es designado en la liturgia como “el tiempo de nuestro regocijo”.

¿Cómo puede ser alegría el resultado de la vulnerabilidad?

Terapia de realidad

La fiesta de Sucot es un ejercicio de fe. Fe verdadera no es la creencia de que porque Dios dirige el mundo todo va a salir como a nosotros nos gustaría. Fe verdadera es la creencia de que como Dios dirige el mundo, de cualquier manera que terminen siendo las cosas, estas serán una expresión de Su amor por nosotros y serán por un bien mayor.

Cuando dejamos nuestras casas para vivir en la sucá, dejamos detrás la ilusión de seguridad fomentada por nuestros cómodos hogares.

Cuando dejamos nuestras casas para vivir en la sucá, dejamos detrás la ilusión de seguridad fomentada por nuestros cómodos hogares. Después de todo, nuestras casas pueden ser invulnerables a la lluvia, pero no son invulnerables a la ejecución del banco. Toda seguridad física es una ilusión. En este sentido, Sucot es una semana de terapia de realidad.

En cambio, la sucá ofrece el confort (y la alegría) de vivir con la Presencia Divina. Las míticas Nubes de Gloria rodean la sucá, creando un lugar de inmanencia Divina. La naturaleza de la realidad espiritual es que es eterna, imperecedera e invencible.

Sí, puede que la lluvia empape a la sucá, pero la dimensión espiritual de la sucá no se ve afectada, igual que un diamante en un aguacero. “La conciencia de la sucá” es la conciencia de la proximidad de Dios. Después del purgatorio de Rosh Hashaná y Iom Kipur, Sucot viene como una recompensa para el alma, la única recompensa que ofrece la esfera espiritual: un sentimiento de estar cercano a Dios.

El resultado es la alegría absoluta.

¿Pero puede la alegría espiritual opacar la desazón y la desesperanza de la pérdida física y financiera? Imagina que comienza un fuego en tu casa en el medio de la noche. Tú despiertas a la conflagración. De repente, el bombero irrumpe en tu habitación y te lleva fuera de la casa a un lugar seguro. En estado de shock, miras como toda tu casa y todas tus posesiones se elevan en llamas. ¿Pero dónde están los miembros de tu familia, tus padres, cónyuge o hijos? ¿Han sido consumidos por el fuego, o fueron rescatados? En el caos y la oscuridad, tienes pánico por tus seres amados.

Luego, alguien se apura a llegar a tus brazos. Elevas la mirada para ver a la gente que más amas en el mundo. Están sanos y salvos. ¿No opacaría la alegría espiritual que sientes en ese momento la desazón y la desesperanza de perder todas tus posesiones?

Una visita al Rab Weinberg

 Una relación íntima con Dios puede opacar cualquier pérdida física o financiera. ¿Cómo se esto? Porque hace un tiempo pasé cinco minutos con el rabino Noaj Weinberg zt''l.

El rabino Weinberg zt''l, fundador y decano de Aish HaTorá, fue diagnosticado con cáncer, a la edad de 78 él atravesó radiación y quimioterapia durante mucho tiempo.

Aquella vez, cuando estaba terminando Rosh Hashaná, mi amiga Pamela me dijo: “Voy a ver al Rab Weinberg zt''l. Él pasó Rosh Hashaná en su oficina en Aish HaTorá aquí en la ciudad vieja, ¿quieres venir?”.

Yo aproveché la oportunidad. Me había encontrado personalmente con el Rosh Ieshivá zt''l sólo dos veces en el pasado, pero había estado rezando por su recuperación.

Varios de sus nietos estaban jugando en la escalera que lleva a su oficina. La puerta estaba abierta. Pamela le preguntó a alguien si el rabino Weinberg zt''l estaba allí, y fuimos invitadas a pasar.

¡La sonrisa radiante del rabino Weinberg zt''l iluminaba toda su cara, en realidad todo el cuarto!    

El rabino Weinberg zt''l estaba parado allí apoyándose en un bastón. No lo hubiese reconocido. Su cuerpo una vez robusto estaba encorvado y débil. Su distinguida tupida barba blanca estaba delgada y dispersa. Su imagen atemporal había sido reemplazada por la cara de un hombre mayor.

Pamela rápidamente nos presentó a las dos: “Yo soy Pamela, y ella es Sara Rigler”.

“¿Cómo está usted?”, le pregunté, con el corazón roto por su declive físico.

¡Oh! Acabo de leer su artículo sobre la mujer que salvó a sus hijos del fuego”, respondió el rabino Weinberg zt''l, alejando la conversación de si mismo. “Me dio jizuk (fortaleza)”. Se rió con una alegría efervescente que venía de ningún lugar visible.

Pamela y yo expresamos preocupación por su salud.

“¿Sabe cuál es la cosa más importante que hay que saber en el mundo?”, preguntó él, completamente ocupado con sus visitantes no invitados, aún mientras se paraba tembloroso apoyado en el bastón.

Nosotras meneamos nuestras cabezas.

“¡Saber que Dios te ama!”, pronunció él triunfantemente. “¿Sabes que Dios te ama?”, le preguntó a Pamela. Ella asintió y dijo: “Sí”.

“¿Sabes que Dios te ama?”, me preguntó a mí. Yo asentí y dije: “Sí”.

Fue un encuentro con la fe perfecta. No es que Dios, Quien dirige el mundo, hizo que las cosas pasaran como el rabino Weinberg zt''l hubiese querido que pasen. Sino que Dios, Quien dirige el mundo, hizo todo lo que hizo por amor al rabino Weinberg zt''l; él entendió que de alguna manera, de alguna forma inescrutable, el cáncer y los deterioros físicos eran regalos de amor. Porque la realidad máxima e invencible es el amor de Dios, el cual el rabino Weinberg zt''l sintió tan intensamente que nos lo quería comunicar a Pamela y a mí. La cercanía a lo Divino iluminaba su cara y animaba su ancha sonrisa. Su cuerpo estaba totalmente vulnerable y tristemente deteriorado, pero su fe y alegría eran invencibles.

Fue un momento sucá por excelencia.

29/9/2009

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Comentarios: 2

(2) corina, September 30, 2015 2:32 PM

sucot

no hay comentario , esta todo dicho

(1) ivonne galeano mendoza, September 29, 2009 7:05 PM

INVENSIBLE SUCOT Y EL PLAN RESCATE DEL JUDAISMO

Sara, siempre leo tus comentarios y estoy totalmente de acuerdo la suca es la expresion maxima de fe en nuestro Padre, El nunca nos abandona...

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub