Yortzait del rabino Simja Wasserman, sabio de Torá del siglo 20 e hijo del ilustre rabino Eljanan Wasserman, quien fue martirizado en el Holocausto. El rabino Wasserman y su esposa no tuvieron hijos, pero juntos educaron a decenas de miles de judíos en Francia, Estados Unidos e Israel. La esposa del rabino Wasserman falleció diez días después que él. El rabino Wasserman tenía un sexto sentido con la gente, se cuenta la historia de que una vez quería comprar un auto usado en Los Ángeles. Fue a ver uno en particular, y le preguntó al dueño si podía dar una vuelta para probarlo. “¿Cómo sé que no lo va a robar?” preguntó el hombre. El rabino le pidió si podía utilizar el teléfono un minuto. Llamó a la policía y reportó un vehículo robado en esa misma dirección. La policía llegó, y confirmó que el auto realmente era robado. “¿Cómo supo?” le preguntó la policía al rabino Wasserman. “Simple”, dijo, “cuando pedí dar una vuelta para probarlo, sospechó que lo iba a robar. ¡Sólo un ladrón piensa de esa manera!”.