haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




El orgullo Israelí: Una semana de hechos importantes

El orgullo Israelí: Una semana de hechos importantes

Netta Barzilai ganó Eurovisión en la misma semana que se celebró el Día de Jerusalem y se inauguró la embajada de los Estados Unidos en Jerusalem.

por

Una vez más Israel ganó el concurso Eurovisión, la masiva competencia anual de música seguida por más de 200 millones de personas en todo el mundo. La artista israelí Netta Barzilai venció a sus competidores de 50 países con la canción “Toy” (juguete), un himno de fortalecimiento femenino.

Sobre un vivo fondo de ritmo oriental, Netta declara: “Yo no soy tu juguete” y la frase en hebreo: Ani lo bubá (no soy un títere). Dorón Medalie, quien escribió la canción ganadora, explicó que quería una canción que hablara tanto a hombres como a mujeres, declarando que “las mujeres no son juguetes”. Es un fuerte mensaje sobre los derechos de las mujeres acorde con la realidad de Israel como una democracia occidental, donde las mujeres y las minorías disfrutan de una absoluta igualdad de derechos.

Netta misma representa muchas de las marcas distintivas que hacen de Israel un lugar en el cual la gente es juzgada por sus capacidades y no por su género o por su apariencia. Al hablar una semana antes de ganar el concurso, Netta explicó que ella solía pensar: “las grandes estrellas son delgadas y bellas y yo nunca me sentí hermosa y delgada”. Netta decidió arriesgarse y se presentó en el show israelí HaKojav HaBa (Nace una estrella), donde declaró que en vez de adaptarse a las expectativas tradicionales de éxito y belleza, “quiero ser yo misma”. Netta ganó en el programa y fue a representar a Israel en Eurovisión, con sus propios términos. El mensaje positivo de su canción respecto a que las mujeres no son “juguetes” es acorde con su actitud.

Esta actitud también representa a Israel en general. Netta canta que las mujeres son “mujeres maravilla” y en Israel esto resuena (y no sólo por la actriz Gal Gadot). Las mujeres israelíes han sido primer ministro, voceras de la Kneset (el Parlamento), jueces de la Corte Suprema, miembros del Parlamento, intendentes, ministros de gobierno y líderes del ejército. En 1969, Golda Meir fue la primera mujer Primer Ministro de Israel, y la tercera mujer elegida como líder de un país en los tiempos modernos. Las mujeres israelíes tienen mayores probabilidades que los hombres de seguir una educación universitaria. Actualmente, las mujeres componen la mayoría de los estudiantes de las carreras de grado, y trabajan a la par de los hombres en la floreciente escena de alta tecnología israelí, así como en otras industrias.

Mientras en el mundo millones de fanáticos celebraban el triunfo de Netta, los israelíes tenían algo más para celebrar: el Día de Jerusalem, la festividad nacional que conmemora el día en que las tropas israelíes reunificaron a Jerusalem en 1967.

Luego de la declaración del estado de Israel en 1948, el país de inmediato fue invadido por los ejércitos de cinco naciones árabes vecinas. Tras un año de lucha, Israel quedó con una pequeña fracción de su territorio original: gran parte de Jerusalem, su capital, fue tomada por las tropas jordanas. Jordania no toleró que ningún judío viviera en su territorio y expulsó a los residentes judíos de las porciones de Jerusalem que controló. Durante 19 años la Ciudad Vieja de Jerusalem y otros barrios del este de la ciudad que estaban bajo dominio jordano fueron zonas vedadas a los judíos. Incluso se les prohibió a los judíos visitar el Muro Occidental, el lugar más sagrado de Jerusalem.

Cuando las tropas israelíes recapturaron esos barrios de Jerusalem en 1967, encontraron escenas que parecían haber salido de la Alemania nazi. De las 35 sinagogas que había en la Ciudad Vieja de Jerusalem, 34 habían sido destruidas. Muchas estaban repletas de basura, carcasas de animales muertos y excrementos, y otras habían sido convertidas en gallineros. Cientos de rollos de la Torá y de libros judíos habían sido quemados. Las tumbas judías en el Monte de los Olivos habían sido saqueadas: decenas de miles de lápidas fueron quebradas y utilizadas como material de construcción para hacer calles.

Los israelíes comenzaron el lento proceso de reconstrucción y lo hicieron en el típico estilo israelí, dando participación a todos sus ciudadanos y manteniendo su constante compromiso con la democracia y los derechos humanos. Israel continuó siendo el faro de la democracia en el Medio Oriente, garantizando a todos sus ciudadanos igualdad de derechos así como la libertad de reunirse, de prensa, de hablar y de disentir. Los israelíes están representados en la Kneset por decenas de partidos, entre ellos algunos que defienden especialmente los intereses de los árabes. Cantidades de periódicos ofrecen una amplia gama de puntos de vista y pueden criticar al gobierno sin temor a la persecución o a la venganza. Y la cantidad de minaretes de mezquitas que hay en las ciudades de Israel dan testimonio de la libertad religiosa que disfrutan todos los israelíes.

No sorprende que una encuesta reciente corroborara que la mayoría de los árabes que viven en Jerusalem digan que prefieren ser ciudadanos de Israel antes que ser ciudadanos de un futuro estado palestino.

Además, durante esta semana histórica, el mundo finalmente reconoció la realidad de que Jerusalem es la capital eterna y unificada del estado judío. El 14 de mayo, los Estados Unidos finalmente mudaron su embajada de Tel Aviv a Jerusalem. Otros países han dicho que seguirán sus pasos. El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, anunció que Guatemala mudará su embajada a Jerusalem el 16 de mayo y recientemente Paraguay anunció que hará lo mismo. El presidente de la República Checa, Milos Zeman, dijo que le gustaría pasar su embajada a Jerusalem y el gobierno de Rumania adoptó una proposición para convertirse en el primer país de la Unión Europea que pasará su embajada a Jerusalem.

Durante esta semana histórica, el pluralismo de Israel y el respeto por los derechos de todos sus ciudadanos quedó manifiesto. Para los fanáticos de Eurovisión, el orgullo con el cual Netta representa los derechos de la mujer le recordó al mundo que las mujeres israelíes tienen el derecho y la capacidad de declarar su independencia y exigir respeto. En Jerusalem, la vital ciudad multicultural en la cual la gente puede mantener su religión, votar y expresarse sin miedo, los israelíes también celebraron merecidamente los logros de su país. Y, finalmente, con la inauguración de la embajada de los Estados Unidos y la promesa de que otras embajadas se asentarán muy pronto en Jerusalem, el mundo reconoció los increíbles logros de Israel y celebró a Jerusalem, la capital de Israel.

16/5/2018

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.
 

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub