Queridos Yael y Ionatán:

Ayer leí sobre su hijo Guilad. Leí sobre su vida, su personalidad, sus hobbies y su trágica y prematura muerte.

Leí que su bello hijo Guilad nació el 13 de marzo de 1976 en Jerusalem. Él fue un compañero de juegos de su hermana mayor Sharon, y posteriormente un hermano mayor para Dan. Era un gran fanático del básquetbol, hasta que estuvo en el 11 año de la escuela jugó en la División Juvenil de Hapoel Jerusalem y el equipo de básquet de su escuela ganó el campeonato escolar de Jerusalem. Él incluso aspiraba a convertirse en un jugador profesional de básquetbol.

Gilad Mishayaker

También descubrí que era un amigo muy amado. Sus amigos lo describen como un maravilloso conversador, un amigo leal, una fuente de apoyo. Me emocionó mucho la forma en que su hermano Dan describió con elocuencia a Guilad:

“Antes que nada, escuchabas. Después aconsejabas. Sólo entonces contabas lo que estabas viviendo. Tú, que estabas en la línea de avanzada, luchando por tu vida y por las nuestras, antes que nada escuchabas mis problemas en la escuela, los problemas amorosos que tenían los demás, y una cantidad de cosas que eran insignificantes comparadas con lo que tú estabas viviendo. Pero tú les dabas una importancia sorprendente a nuestros problemas. Tú eras mi hombre de 'proporciones'.

Siempre que me molestaba por algo o cuando lloraba porque Hapoel Jerusalem perdía un partido de básquet, tú me traías de regreso a la tierra y me recordabas que había problemas que eran realmente difíciles. Siempre me ayudaste a resolver los problemas después de decirme: 'Antes que nada, tómalo de la forma correcta y recuerda que es algo pasajero y solucionable. Ahora te diré qué pienso sobre este problema'”.

Guilad se enlistó en las Fuerzas Armadas de Israel en noviembre de 1994. En la tarde del 4 de febrero de 1997 ocurrió un accidente con un helicóptero que iba a realizar una operación en el Líbano y fallecieron 73 soldados. Deberían haber sido 74, pero en la lista de quienes debían ir en el helicóptero figuraba dos veces el nombre de Guilad. Erróneamente creyeron que el helicóptero estaba lleno cuando en verdad quedaba un lugar y el último soldado fue enviado de regreso a su hogar. Incluso al morir, Guilad salvó la vida de otra persona.

Al fallecer tenía apenas 21 años.

Yael y Ionatán, yo no conocí personalmente a Guilad, pero después de leer sobre él siento como si lo hubiese hecho. Después de leer sobre su vida en HonorIsraelsFallen.com quise hacer algo para honrar la memoria de Guilad, algo que fuera digno de su personalidad. Por eso doné dinero para ayudar a que niños de edad escolar en barrios pobres tengan más acceso a instalaciones deportivas y más posibilidades de practicar deportes.

Yael y Ionatán, muchas gracias. A ustedes y a las miles de familias de otros soldados y personal de seguridad caídos en defensa de Israel, porque sus seres amados sacrificaron sus vidas para que nosotros podamos celebrar a Israel, nuestro hogar.

Sinceramente

Mijal Nordman
 



La historia de Guilad Mishayaker es única, y hay otros 23.631 soldados y ciudadanos de Israel cuyas vidas fueron interrumpidas. La historia de Ierujam Gingold, quien se casó en marzo de 1948 comprometiéndose a estar al lado de su esposa para toda la vida, pero fue asesinado en la batalla cuatro meses más tarde. La historia de Daniel Kedmi de Tzofim, quien fue asesinado en julio del 2014, a los 18 años, durante Tzuk Eitán, en un intento de infiltración a Israel a través de un túnel que cruzaba la frontera desde Gaza. Y la historia de Mijal Zohar, de 20 años, aspirante a bailarina, quien fue asesinada hace ocho años en un ataque terrorista.

Ierujam Gingold

Daniel Kedmi

Mijal Zohar

 

 

 

 

 

 

Un sueño que el pueblo judío nunca perdió la esperanza de ver cumplido. El estado de Israel fue fundado hace apenas 70 años. Un país orgulloso, diverso, construido sobre los valores judíos. La única democracia en el Medio Oriente. Un lugar que en la actualidad es el hogar de más de 6 millones de judíos y que otros millones consideran su hogar en sus corazones. Es un país libre impregnado por la historia de nuestro pueblo, el epicentro del pueblo judío durante más de tres mil años. Un país que conozco, amo y al cual le estoy eternamente agradecida.

También es un pequeño país por el cual tuvimos que pagar un gran precio. El precio de la vida de 23.632 soldados, personal de seguridad y civiles. Cada uno de ellos tiene su historia singular: una vida, una familia, ambiciones, sueños y esperanzas. Es posible que personalmente no hayas conocido a alguien que perdió la vida al defender y proteger la patria judía, pero eso no debe disminuir tu deseo de recordarlos y rendir tributo a su sacrificio.

Al acercarnos a Iom Hazikarón y al 70 aniversario de Israel, los invito a visitar HonorIsraelsFallen.com, una campaña lanzada por Olami en sociedad con la Fundación Afikim y el Ministerio de Asuntos de la Diáspora, para enterarte sobre Guilad y otros héroes valientes, y para honrar su memoria. Lee sobre las vidas detrás de los rostros y luego haz algo positivo en su honor: un pequeño acto de bondad, estudiar Torá, dar un poco de tzedaká. Haz un acto que demuestre que valoras su sacrificio. Nos unamos en solidaridad y valoración ante aquellos que sacrificaron sus vidas para que nosotros podamos celebrar nuestra patria judía, y con orgullo y gratitud, con lágrimas de alegría y de tristeza, declaremos: Am Israel Jai.


Para saber más sobre el trabajo de Olami, puedes seguirnos en FACEBOOK

Únete a nuestra campaña en honor a los caídos de Israel al celebrar el 70 aniversario del estado de Israel. www.honorisraelsfallen.com