Los israelíes del sur se están recuperando de una ola de terror después de que cayeran más de 500 cohetes en ciudades israelíes, en la más peligrosas escalada de violencia de los últimos cuatro años.

En el espacio de 48 horas, una persona fue asesinada, decenas de soldados apenas se salvaron de un ataque de mortero contra un autobús, que dejó el saldo de un herido grave y alrededor de 50 civiles recibieron atención hospitalaria por heridas, shock o inhalación de humo.

Aharón Lavi (36) vive a 5 kilómetros de la frontera con Gaza, en el Moshav Shuva, con su esposa Liat y cuatro niños de 10, 8, 5 y 2 años.

Una casa derrumbada por los cohetes

“Los primeros misiles fueron disparados alrededor de las 5 de la tarde”, contó Aharón a Aishlatino.com. “Mi esposa estaba haciendo las compras en la ciudad vecina de Netivot cuando sonaron las sirenas. Ella salió del auto para buscar refugio en uno de los tanto refugios de cemento que la municipalidad construyó en las calles del sur, y permaneció allí con otras 15 personas durante una hora y media.

“Pasamos la noche dentro de nuestro refugio y escuchamos decenas de cohetes que fueron interceptados por el sistema de defensa cúpula de hierro. Al despertarnos vimos los restos que cayeron alrededor de nuestro moshav”.

En las ciudades vecinas a Gaza tienen entre 10 y 15 segundos desde que suena la sirena hasta que caen los cohetes. Si se trata de morteros, no hay ningún preaviso.

Al igual que muchos niños del sur, una de las hijas de la familia Lavi sufre de ansiedad a causa de los ataques de misiles. Las fuerzas armadas emitieron consejos especiales para que los padres puedan ayudar a los niños que sufren de estrés, ansiedad y trauma por vivir bajo fuego.

Dentro del cuarto de refugio de los Lavi

“Hay ejercicios de relajación y respiración, pero en especial se trata de asegurarle a mi familia que mientras sigamos las instrucciones que nos dio el ejército estaremos a salvo”.

El kibutz Nir se encuentra a menos de tres kilómetros de Gaza y allí vive Adele Raemer desde que se mudó de Nueva York a Israel en el año 1973. También su hija y sus dos nietos viven en la frontera. “Pasamos unos días de terrible incertidumbre, era como estar en una montaña rusa en la que no deseas estar pero no puedes bajarte”, asegura Adele.

“Pasamos muchas horas en la habitación de refugio, pero todavía da más miedo cuando tienes que salir. Uno de los días en que nos atacaban yo tenía turno al médico. Tuve miedo, pero no quise que el terror interrumpiera mi vida”.

Aharón Lavi

Adele es maestra de inglés en una escuela local. Su escuela volvió a abrir después de estar cerrada media semana. “No es fácil regresar a una rutina normal después de esta irrupción. Yo dediqué mi primera clase a la manera en que los niños pueden fortalecerse a partir de la situación. Ellos querían conversar sobre lo que había pasado, así que charlamos y encontramos algunas maneras maravillosas de responder de forma positiva a la situación”.

Raemer abrió un grupo de Facebook llamado “Vida en la frontera”, en donde los residentes se apoyan mutuamente y les muestran a otros alrededor del mundo cuál es la situación en la frontera.

Hamas tiene que saber que no tuvo éxito en quebrar nuestra decisión.

En el Moshav Shuva, Aharón Lavi también deja claro el mensaje más importante de la última semana. “Hamas tiene que saber que no tuvo éxito en quebrar nuestra decisión. No conozco a nadie que hable de irse de la zona, nos mudamos aquí para construir una buena vida y aquí nos quedaremos”.

Durante los últimos días, junto con el fuego de los misiles, la familia Lavi también tuvo la oportunidad de ver un apoyo efusivo al recibir más de 15 invitaciones de hospitalidad de israelíes de todo el país y mensajes ininterrumpidos de aliento de judíos de todos los rincones del mundo.

“El apoyo fue increíble”, dice Aharón. “Por supuesto que preferiríamos no tener estos problemas, pero lejos de debilitarnos, si hay algo que esto logró fue unirnos. El enfoque del pueblo judío es volverse más fuerte ante la adversidad”.

Para encontrar formas de apoyar a las comunidades y a los soldados en el área limítrofe de Gaza, se puede visitar el sitio www.jnf.org/menu-2/ways-to-help/ways-to-give/gaza-envelope

Para invitar a un orador de las comunidades del sur a visitar su comunidad y contar su historia, ponerse en contacto con Arilavi@gmail.com