Los días 23, 24 y 25 de octubre del 2014 marcaron un hito en la historia de la comunidad judía mundial.

Ya nada es igual, ya nada es lo mismo.

La experiencia de unión, solidaridad y profunda emotividad por revivir la herencia ancestral, transformó el alma del pueblo judío.

Simultáneamente, en 460 ciudades alrededor del mundo las actividades eran las mismas: amasar jalá, reencontrarse en una mesa de Shabat y festejar la culminación con una hermosa havdalá.

La sensación de conexión y hermandad fue explosiva, pura emoción, tomar dimensión de la importancia de lo que somos y quiénes somos.

En los días previos, a medida que se acercaba la fecha, todos querían participar. La gente filmaba videos, se sacaban fotos, las subían al Facebook, una banda musical hizo una canción y un video especialmente.

A último momento se sumaron las provincias y ciudades de Salta, Rosario, Bahía Blanca, Tucumán y Córdoba.

Jueves 23 de octubre -Amasado de Jalá

5.000 mujeres en la Plaza del Rosedal frente al lago, 3 cuadras de cola para el ingreso, se abrieron las puertas a las 19 hrs. como estaba previsto. Estaba todo dispuesto, las mujeres que asistieron tenían todo resuelto.

Previamente un staff de 300 voluntarias ayudó a preparar el kit de amasado, hubo voluntarias que ayudaron a amasar.

Los testimonios son infinitos, entre lágrimas de emoción profunda las mujeres amasaron la jalá para este Shabat, para compartirla con la familia, con amigos.

Son miles los testimonios. La cadena generacional se hizo presente, en varias mesas se veían abuelas, bisabuelas, hijas y nietas. Compañeras del club, amigas que hace años no se veían, reencuentro de parientes, vecinas.

Los meses de trabajo se materializaron en esto.

Fue el inicio del Shabat Project, fue mágico, porque fue una chispa que encendió la llamita de querer vivir un Shabat como nunca antes hubo en la historia de la comunidad judía local.

Comprender que se pueden hacer las cosas con unión, con cuidado desde lo artístico, con un profundo mensaje y profesionalismo desde la organización.

Shabat

Las propuestas fueron diversas. Los templos y comunidades realizaron cenas, almuerzos y charlas. En algunos lugares para jóvenes, en otros para familias, también particulares.

Miles de casas recibieron invitados, las anécdotas y testimonios son absolutamente conmovedores.

Los anfitriones experimentaron emoción y sorpresa al sentir lo que generó una simple mesa de Shabat en los corazones de sus invitados.

Havdalá Concert - Planetario

13.000 personas. Familias, chicos, jóvenes. Venían de pasar un Shabat increíble, todos habían estado en algún lado.

El concierto y havdalá realizado por Lionel Mizraji, la impecable conducción de Ariel Beker y Federico Duek y las palabras de Rav Daniel Oppenheimer, rabino de la comunidad Ajdut Israel, quien motorizó y trajo la propuesta a la ciudad, hicieron un impecable cierre de proyecto.

Al rabino se lo vio muy conmovido y emocionado de haber liderado una propuesta como esta y que haya sido tan bien recibida.

Música, alegría, fuegos artificiales, fue una explosión y una huella que se marcó como nunca antes había pasado en la Argentina.

Un día después, la colectividad judía de Argentina es diferente.