haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Recibe artículos y videos inspiradores
sobre Judaísmo, Israel y el Mundo Judío
Más de 45.000 Suscriptores




Nisán: El florecimiento de la redención

Nisán: El florecimiento de la redención

El mes que nos libera de la esclavitud de nuestro ego.

por

¡Nisán! El nombre mismo sugiere una sensación de frescura y renovación. Desde el principio mismo de la historia judía, Nisán ha sido sinónimo de un anhelo de redención y de esperanza.

El Talmud nos dice que Abraham observaba la festividad de Pesaj. Obviamente esto no era para conmemorar el Éxodo, el cual ocurrió unos cuantos siglos después. El Maharal explica que la temporada de Nisán 'le habló a él'. Cuanta más evidencia física del amor y la creatividad de Dios veía Abraham, más humilde se sentía. Entonces, durante la temporada de Pesaj, Abraham eligió eliminar todo lo ‘inflado’ que había en su vida – que es un símil del excesivamente inflado ego.

Esto incluyó toda la comida leudada. Así, Abraham se aferró a su reconocimiento de qué significa realmente renovación y de dónde proviene.

Rebaño de Ovejas

El signo astral de Nisán es el cordero. Los corderos andan en rebaño, siguiendo fielmente al pastor. Ser un seguidor es, en ocasiones, una elección madura y no un fracaso pasivo. El pueblo judío eligió seguir a Dios y no a sus egos inflados. En Egipto, mientras nos balanceábamos entre las fuerzas gemelas de la asimilación y la opresión, nos dimos cuenta de que confiar en los transitorios humanos para definirnos a nosotros mismos era un suicidio nacional. Elegimos seguir a Dios.

También nos dimos cuenta de que sin importar cuánta acción política hiciéramos, ésta nunca nos llevaría a la libertad espiritual que tanto deseábamos. Finalmente nos hicimos más humildes y reconocimos que la única forma posible de salir de Egipto era gracias a la misericordia de Dios.

Sin importar cuánta acción política hiciéramos, ésta nunca nos llevaría a la libertad espiritual que tanto deseábamos.

Algo se movió en nuestro interior, lo suficiente como para que siguiésemos a Dios hasta el desierto y aceptáramos Su Torá. Fuimos como corderos que finalmente descubrieron al pastor que los cuida. Qué apropiado es el hecho de que la liberación de Egipto haya ocurrido en el mes del cordero.

La Torá se refiere a Nisán con tres nombres, cada uno de los cuales abre una puerta para un entendimiento más profundo:

1) "El Primer Mes" – El mes de la redención es considerado aún más grandioso que Tishrei, el mes en el que el universo fue creado. El mundo fue creado con un propósito, que es que nosotros, los humanos, lo insuflemos de significado, rectificándonos de esa forma tanto en un nivel individual como en un nivel global. Nisán es el mes en que nuestro pueblo emergió con este objetivo como su definición nacional.

Najmánides, el gran sabio y comentarista del siglo XIII, dijo incluso que al asignarle un número a cada mes, es una mitzvá comenzar a contar en Nisán, ya que de esta forma incrementamos nuestra conciencia de los milagros que llevaron a nuestra liberación. Desde esta perspectiva, siempre que es posible es mejor referirse a los meses seculares por sus nombres – enero, febrero, etc.; asignarles números entorpecería nuestra sensibilidad de que el "mes número uno" está reservado para aquel mes que nos lleva a una autodefinición nacional.

2) "Aviv" – Este nombre significa primavera, que es la época en que los mensajes de renacimiento físico y espiritual se encuentran y florecen.

3) "Nisán" – A pesar de que este nombre tiene, técnicamente, un origen babilonio, la palabra aramea Nisán está relacionada con la palabra hebrea nitzán, que significa retoño. En el Cantar de los Cantares, el poema épico del Rey Salomón en el que describe el amor que nos une a Dios, se hace alusión a la redención como "el tiempo en que los retoños eran vistos en nuestra tierra", lo que significa que la tierra inerte dio a luz a un pueblo que pronto florecería.

Días Especiales

Además de Pesaj, otros días en Nisán también tienen un profundo significado. El primer día de Nisán marca la inauguración del Mishkán, el tabernáculo portátil que acompañó al pueblo judío durante los 40 años que deambularon por el desierto. El Mishkán sirvió como una alegoría visual de la forma en que el macrocosmos y el microcosmos pueden ser transformados para ser un santuario para Dios. En el Mishkán cada vasija, material y metal era seleccionado cuidadosamente para simbolizar formas específicas en las que los reinos animal, vegetal y mineral pueden ser elevados.

Años después, el primero de Nisán fue cuando los judíos del Exilio Babilonio comenzaron su regreso a Israel. Los retoños habían comenzado a florecer.

Asombrosamente, Nisán es el momento en que los judíos hacen una bendición especial por los nuevos florecimientos. Al ver por primera vez el florecer de algún árbol frutal al comienzo de la primavera, se recita la siguiente bendición:

Bendito seas Tú, Dios, nuestro Señor, Rey del Universo, porque nada falta en Su universo y creó en él criaturas y árboles buenos, con los que proveerles placer a la humanidad.

El primero de Nisán es también el momento en que la mayoría de las congregaciones comienza su campaña de recaudación de fondos para Kimja de Pisja (literalmente, "harina para Pesaj"). Ningún judío puede experimentar por completo la libertad de esos días estando aislado. El Éxodo fue la liberación de todo un pueblo, y no de un individuo específico. Nadie es libre mientras sabe que su compañero judío no tiene lo que necesita.

En otros tiempos, el rabino de la ciudad tenía la autoridad legal de obligar las contribuciones. Mientras que esto ya no es así, la premisa subyacente no ha cambiado: la verdadera libertad viene a partir de dar, no de tomar.

Shabat HaGadol

Cuando Dios creó el mundo, Su plan era que eligiéramos conocerlo a Él. Cuando interiorizamos Su presencia al elegir el bien, de alguna manera recibimos el mejor regalo de todos: a Dios Mismo. Los cabalistas declaran esta idea como: "Un despertar [de misericordia Divina] desde arriba debe ser precedido por un despertar [de compromiso] desde abajo". Por esta razón, Dios no nos liberó de Egipto sin antes desafiarnos a hacer un compromiso con Él, para que pudiéramos ser parte del proceso de redención.

Dios nos desafió a sacrificar una oveja, la cual era un dios pagano en Egipto.

La forma en que Dios nos desafió fue pidiéndole a cada familia que tomase una oveja, la cual era un importante símbolo en el panteón de creencia pagana que caracterizaba al antiguo Egipto. Cada familia ató la oveja a su cama durante cuatro días, y luego la ofreció a Dios como sacrificio. El día en que tomaron la oveja fue Shabat, el 10 de Nisán.

Vemos este día como el comienzo de la redención, porque fue en este día que seguimos las instrucciones de Dios, para luego degollar a la oveja, incluso arriesgándonos a enojar a nuestros captores egipcios. Pero nuestra confianza en Dios hizo que este acto fuera posible.

En Shabat HaGadol hay una costumbre muy difundida de leer las secciones de la Hagadá que tratan con los milagros de la liberación – es decir, desde "Fuimos esclavos" hasta "Nos trajiste al Templo para expiar por nuestras transgresiones". También se acostumbra que el rabino de cada sinagoga de un sermón importante en ese Shabat.

Bedikat Jametz

La fecha límite para quitar todo el alimento leudado ("inflado") de la casa es en la noche anterior al Séder. La idea de quitar todo el jametz de nuestras casas es que es una herramienta para, al mismo tiempo, quitar de nosotros su contraparte espiritual: el egocentrismo. El egocentrismo es la fuente de todo mal. Dios puso en Nisán el poder espiritual para destruir la atracción del ego en nuestras personalidades.

Alistarnos para esta noche requiere bastante preparación física y espiritual. Para algunas personas, "la limpieza de Pesaj" comienza al menos un mes antes de que comience la festividad; pasan días eliminando de la casa hasta la última huella de alimento leudado, en ocasiones junto a una limpieza general de otoño y quizás incluso aprovechan de redecorar o pintar. Es importante darnos cuenta de que los requerimientos religiosos son relativamente simples, y en situaciones en las que no se puede hacer mucha limpieza, lo mejor es aferrarse a lo básico. El enfoque debería estar en hacer la voluntad de Dios – eliminar los alimentos leudados y negar el ego.

Cuanto más abrimos nuestros corazones a Dios, más ridícula se siente nuestra pomposidad.

De hecho, la frescura y la renovación vienen más fácilmente cuando dejamos de lado la pesadez de la importancia propia y nos permitimos ser simples. Porque cuanto más abrimos nuestros corazones a la presencia y al amor de Dios, más ridícula se siente nuestra pomposidad.

El acto formal de eliminar el jametz es llamado Bedikat Jametz. La búsqueda comienza de noche; todo rincón y agujero debe ser revisado. La búsqueda debe ser hecha con luz directa – es decir, utilizando una vela o una linterna. Se acostumbra esconder 10 pedazos de pan (¡recuerda en donde los pones!), que simbolizan las 10 Sefirot místicas a la inversa.

Los cabalistas utilizan las Sefirot para describir las formas en las que Dios nos revela Su presencia, por ejemplo mediante su continuo aporte de bondad. Dado que vivimos en un mundo en el que el libre albedrío es auténtico, sabemos que si es posible ser bueno y lo encontramos atractivo, encontraremos que hacer el mal es igualmente tentador.

Cada una de las 10 Sefirot tiene una contraparte negativa. Pesaj es una época en la que todas las fuerzas del mal pueden ser derrotadas, al igual que ocurrió en Egipto hace más de 3.000 años.

Aprovechar la oportunidad es crítico. Rabí Jaim Vital nos dice que los primeros 13 días de Nisán se asemejan a los primeros 13 años de nuestra vida. Cuando acaba el decimotercer año, y el decimocuarto está pronto a comenzar, nos ocurre algo crucial. El iétzer hatov (impulso positivo) se torna tan poderoso en la batalla por la personalidad como el iétzer hará (impulso negativo). Es en ese momento que comienza nuestra capacidad para examinar y realizar introspección, y de la misma manera, cuando acaba el decimotercer día de Nisán, podemos buscar, descubrir y finalmente destruir el jametz real, que es una parte sumamente integral de nuestras vidas.

Bitul Jametz

El clímax de nuestra búsqueda de jametz es nuestra declaración de que "cualquier jametz que se encuentre en nuestra posesión es ahora considerado sin dueño, como el polvo de la tierra".

Al día siguiente, los diez pedazos de pan – junto a todo jametz residual – deben ser destruidos.

Cuando te sientes en el Séder para revivir la esclavitud y el Éxodo, comerás matzá y beberás vino. Ésas son herramientas para ayudarte a escribir tu propia historia personal de redención, sumado a los millones de historias que son parte de nuestra historia oral. Que todos ameritemos ver los retoños de Nisán florecer en una redención genuina y completa. Y que pasemos el próximo Séder juntos, en una libre y reconstruida Jerusalem.

Publicado: 12/3/2013


¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Comentarios: 1

(1) ROCIO, March 31, 2014 5:36 PM

TODOS

MUCHAS GRACIAS POR LO QUE COMPARTEN ESTOY MUY AGRADECIDA CADA DIA APRENDO MAS SHALOM,

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!