haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




[Historia Judía #66] Guerra
Historia Judía

[Historia Judía #66] Guerra

Desde su fundación en 1948, Israel estuvo en un estado de guerra permanente, y a pesar de todo logró un gran éxito económico.

por

“El mundo árabe no tiene voluntad de ceder… Las naciones nunca ceden, sino que pelean. Con paz o resignación no obtienes nada. Quizás puedes obtener algo, pero sólo con la fuerza de tus brazos… Puede ser que debamos perder Palestina. Pero es demasiado tarde para hablar de soluciones pacíficas”. (Azam Pasha, Secretario General de la Liga Árabe, septiembre de 1947).

En la víspera de Shabat, el 5 de iyar de 5708 (14 de mayo de 1948), Israel se convirtió en un estado independiente.

Pero inmediatamente fue arrastrado a una guerra, cuando cinco de los países árabes vecinos lo atacaron. Estos países árabes ya habían votado en la ONU en contra de la partición de Palestina, y ahora simplemente se rehusaron a reconocer ese voto histórico y democrático (ver capítulo 65 para más sobre este tema).

El pequeño Israel, que casi no tenía artillería pesada, tanques ni aviones, ¡tuvo que defenderse de Egipto, Líbano, Siria, Jordania e Irak! Eso es 600.000 judíos frente a 45 millones de árabes, y mientras tanto la ONU no hizo nada.

Y a pesar de todo, los judíos ganaron. Fue claramente un milagro.

Pero la victoria fue agridulce. La Ciudad Vieja de Jerusalem, incluyendo el Cuarto Judío y el acceso al Kótel (el Muro Occidental), quedó en manos jordanas. Los judíos fueron expulsados de la Ciudad Vieja y sus hogares y sinagogas fueron saqueados y destruidos.

Si bien los jordanos firmaron un acuerdo de cese de fuego que les permitiría a los judíos acceder al Muro Occidental y al cementerio del Monte de los Olivos, prohibieron el acceso judío a esos sitios y profanaron miles de tumbas en el Monte de los Olivos, y el mundo nuevamente no levantó un solo dedo para protestar por la violación de los derechos religiosos de un pueblo.

(Para más fascinantes detalles sobre la Guerra de Independencia, ver The Pledge, de Leonard Slater).

Nuevas fronteras

La Guerra de la Independencia duró 13 meses. Murieron unos 6.000 israelíes, el 1% de la población judía de ese entonces.

(Si eso hubiera ocurrido en Estados Unidos, proporcionalmente, hubieran muerto 3 millones de personas. Estados Unidos estaba sumamente enfadado por la guerra de Vietnam, en la que perdió 52.000 soldados).

El Monte Hertzl, el cementerio nacional, está lleno de tumbas sin nombres. Esas son tumbas de sobrevivientes del Holocausto que llegaron a Israel sólo para recibir un arma para luchar por la supervivencia de la nación judía. Nadie tuvo tiempo para conocer sus nombres. Pasaron a la historia sólo como Yosi, Hershel o Moshé. Es trágico ver todas esas tumbas con el nombre Ploni (que es la versión israelí de Fulano).

La Guerra de la Independencia fue la guerra más costosa para Israel.

El final de la guerra definió las fronteras del nuevo Estado de Israel de una forma radicalmente nueva. Las fronteras no eran las definidas por la ONU en su voto de partición. En el cálculo final, Israel obtuvo más territorio, pero perdió la Ciudad Vieja de Jerusalem.

ISRAEL

De acuerdo al voto de la ONU:

Después de la guerra de 1948:

 

Franja angosta de tierra a lo largo del Mediterráneo (Tel Aviv y Haifa)

Franja angosta de tierra a lo largo del Mediterráneo (Tel Aviv y Haifa)

CONTROL JUDÍO

Territorio que rodea al Mar de Galilea
Desierto del Néguev

Territorio que rodea al Mar de Galilea
Desierto del Néguev
Galilea Norte y Occidental (Tzfat)

CONTROL ÁRABE

Toda la ribera occidental del Río Jordán
(Judea y Samaria)
Franja de Gaza
Galilea Norte y Occidental (Tzfat)

Toda la ribera occidental del Río Jordán (Judea y Samaria)
Franja de Gaza

Jerusalem

Bajo control internacional

En manos jordanas

Población

Desde el momento mismo del voto de partición de la ONU, hubo residentes árabes de Palestina que comenzaron a huir anticipando la guerra. Los primeros en irse fueron 30,000 de los más ricos. Para enero de 1948, el Comité Supremo Árabe Palestino les pidió a otros países árabes que prohibieran la entrada de refugiados por lo alarmante que era el éxodo árabe de Palestina.

En el momento de la declaración del Estado de Israel, 500.000 árabes huyeron con el comienzo de la guerra (1).

Al mismo tiempo, 820.000 judíos (de una población total estimada en más de 870.000) fueron forzados a huir de territorios árabes como Siria, Irak, Egipto, etc. La mayoría de la propiedad de esos judíos, muchos de los cuales eran ricos, fue confiscada y jamás devuelta (de esos judíos, unos 580.000 se asentaron en Israel) (2).

Una vez que terminó la guerra, la población comenzó a crecer de a pasos agigantados con inmigrantes judíos que no sólo venían de países árabes sino también de otros, y más recientemente de Etiopía y Rusia.

  • 1948: 600.000 judíos

  • 1956: 1,2 millones de judíos

  • 1973: 1,8 millones de judíos

  • 1999: 4,7 millones de judíos

  • 2007: 5,4 millones de judíos (3)

La población de Israel, desde la creación del estado, ¡ha crecido un 900%! Este aumento ha presentado un desafío especial, debido a la inmensa carga económica representada por la absorción de un número tan grande de inmigrantes.

Sin embargo, a pesar de que por un lado fue una carga, el crecimiento de la población también fue una gran bendición. La inmigración hizo cosas maravillosas por el país. El nivel de vida en Israel, que en 1948 se vio forzada a racionar la comida, ha crecido de manera tremenda en las dos últimas décadas.

¿Fue esto un milagro? Claramente.

Pero con certeza parece un nuevo paso hacia el cumplimiento de la profecía bíblica:

“Y Hashem, tu Dios, te devolverá de tu cautiverio y tendrá compasión por ti. Te devolverá y reunirá de entre todas las naciones. Y Hashem, tu Dios, te traerá a la tierra que tus ancestros heredaron. Y te hará aún más próspero y numeroso que tus padres” (Deuteronomio 30:3-5).

“Porque así dice Dios: ‘Grita con alegría por Yaakov, regocíjate en la cima de las naciones, proclama tu alabanza y di: ‘O Dios, salva a tu pueblo, el remanente de Israel’. Observa, los haré retornar de tierras norteñas y los reuniré desde los confines del mundo…’” (Jeremías 31:6-7).

Pero Israel no sólo fue capaz de absorber inmensas cantidades de personas, y no sólo ha sobrevivido viviendo en un estado constante de guerra, sino que también ha crecido económicamente. Y eso a pesar de los muchos boicots comerciales instigados por las naciones árabes. (Por ejemplo, Pepsi Cola no vendió en Israel durante años debido al boicot. Durante muchos años Subaru fue la única empresa automotriz japonesa que vendió autos en Israel). Con esto en mente, lo que Israel logró es absolutamente milagroso.

No sólo el desierto floreció, ¡sino que en un período relativamente breve la tierra que era árida estaba produciendo un excedente! Este excedente fue luego exportado a países mucho más “ricos”, como Estados Unidos.

Otro cumplimiento de profecía:

“Y ustedes, montañas de Israel, sus ramas darán sus frutos para Mi pueblo Israel, pues su retorno está cerca. Porque Yo estoy con ellos y me dirigiré a ellos y serás trabajada y sembrada. Y multiplicaré los hombres sobre ti, toda la familia de Israel” (Ezequiel 36:8-11).

En 1997 el Fondo Monetario Internacional sacó a Israel de la lista de países en desarrollo, porque ahora está completamente desarrollado. Su nivel de vida es el décimo noveno más alto del mundo, siguiendo de cerca al de Inglaterra (4).

La Guerra de los Seis Días

Los países árabes no aceptaron fácilmente su derrota en 1948. Todo el tiempo estuvieron planeando una revancha (5).

El 22 de mayo de 1967, el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser (1918-1970) declaró que el Estrecho de Tirán (el acceso marítimo israelí a Eilat) estaba cerrado para todas las embarcaciones israelíes y para toda embarcación cuyo destino fuese Israel. Este intento de ahorcamiento económico hubiera sido un acto de guerra para cualquier otro país, pero inicialmente Israel no reaccionó, sino que buscó una solución política.

Mientras tanto, Nasser se tornó cada vez más agresivo con sus ataques verbales a Israel. El 27 de mayo de 1967 declaró: “Nuestro objetivo básico será la destrucción de Israel”. El 1 de junio de 1967, el presidente iraquí Abel Rahman Aref declaró: “Nuestro objetivo es claro: borrar a Israel del mapa”.

Egipto y Siria ya tenían una alianza mediante la que combinaban sus ejércitos. Ahora, Egipto hizo un pacto similar con Jordania. Era claro que la guerra era inminente.

El 5 de junio de 1967 Israel, advirtiendo que todo el mundo árabe estaba a punto de atacar, lanzó un ataque preventivo.

Fue uno de los ataques preventivos más brillantes de la historia. En una incursión, los aviones israelíes destruyeron toda la Fuerza Aérea Egipcia, que aún estaba en tierra, haciendo al otro día lo mismo con toda la Fuerza Aérea Jordana.

¿Por qué no reaccionaron los jordanos después de que los egipcios fueron bombardeados? Porque los egipcios estaban transmitiendo que habían logrado una victoria impresionante (cuando, en realidad, estaban completamente destruidos). Sin saber la verdad, los jordanos creyeron la propaganda y no estaban preparados.

En sólo seis días, Israel capturó cantidades inmensas de territorio y ganó lo que se considera una de las mayores victorias militares de la historia:

  • En el sur, la Península de Sinaí (a Egipto).

  • En el norte, las Alturas del Golán (a Siria). Nota que Siria, que inicialmente era parte de los territorios del Mandato Francés después de la Primera Guerra Mundial, pasó a ser parte de la República Árabe Unida (junto a Egipto y Yemen) en 1958. En 1961 Siria se retiró de la unión, creando sus propias fronteras que incluían las Alturas del Golán.

  • En el este Cisjordania, que Jordania había anexado después de 1948, si bien este territorio nunca había sido destinado a ser parte de Jordania.

  • Y, principalmente, Israel recapturó la Ciudad Vieja de Jerusalem, que debía haber sido internacional de acuerdo al plan de la ONU, pero que Jordania había tomado unilateralmente en 1948 prohibiendo el acceso a la misma de todos los judíos.

Jerusalem reunificada

Durante 19 años los judíos no pudieron entrar a la Ciudad Vieja ni rezar en su lugar más sagrado: el Monte del Templo o el Kótel (el Muro Occidental) del Monte del Templo.

Muchos de los soldados que lucharon la guerra aún no habían nacido cuando el pueblo judío perdió ese sitio. Sólo lo habían visto en fotos.

Al entrar a la Ciudad Vieja, no sabían hacia dónde ir y, cuando lo hallaron, lloraron a mares.

En la radio, el paracaidista líder de las fuerzas de la Ciudad Vieja anunció: “Har HaBait beiadeinu”, el Monte del Templo está en nuestras manos.

La gente estaba jubilosa. No podía creer el milagro que acababa de ocurrir.

Es destacable que el comportamiento judío en la victoria contrasta mucho con el árabe después de su victoria sobre la Ciudad Vieja en 1948, cuando cinco docenas de sinagogas fueron saqueadas y destruidas. Los soldados judíos no dinamitaron el Domo de la Roca ni ninguna otra mezquita de la Ciudad Vieja, y el acceso árabe a esos sitios nunca fue interrumpido.

La OLP

La Organización para la Liberación Palestina (OLP) fue fundada en enero de 1964 por Ahmed Shukeiry para representar a los refugiados árabes de la guerra de 1948. Nunca fue una organización pacífica. De hecho, Shukeiry predijo que habría una victoria árabe sobre Israel, diciendo: “Los [judíos] que sobrevivan permanecerán en Palestina. Estimo que ninguno sobrevivirá”.

El objetivo principal y constante de la OLP fue la eliminación del estado de Israel y su reemplazo por el Estado de Palestina.

(Es importante notar que nunca ha existido en la historia un Estado de Palestina. Los árabes que vivían en esta tierra en los días del Imperio Otomano eran simplemente árabes, sin ninguna identidad nacional. Después del colapso del Imperio Otomano, en los días del Mandato Británico, los ingleses consideraban palestinos tanto a los judíos como a los árabes).

El egipcio Yaser Arafat (1929-2004) fue el líder de Fatáj, el grupo terrorista de la OLP. Después de la Guerra de los Seis días tomó el control de toda la organización.

Uno de los actos más infames bajo la dirección de Arafat en sus comienzos fue el secuestro y asesinato de 11 atletas israelíes durante los Juegos Olímpicos de 1972.

Es importante recordar que, una vez más, el mundo se mantuvo silente. Los Juegos Olímpicos continuaron mientras los terroristas mantenían a los atletas como rehenes. Los israelíes quisieron intervenir, pero los alemanes rechazaron su ayuda. Al final, los alemanes frustraron el intento de rescate, lo cual llevó a la muerte de todos los atletas rehenes. Posteriormente Israel persiguió y asesinó a muchos de los terroristas responsables del ataque en Múnich.

Desde entonces la OLP ha llevado a cabo incontables ataques terroristas contra israelíes. Mencionarlos a todos requeriría un libro entero.

El proceso de paz

Desde el voto de partición de la ONU en noviembre de 1947, Israel les ha ofrecido constantemente a las naciones árabes vecinas vivir en paz con el estado judío, pero estas ofertas casi siempre han sido rechazadas. El 14 de mayo de 1948, el día de la creación del Estado de Israel, el Primer Ministro David Ben Gurión declaró:

En medio de una lasciva agresión, llamamos a los habitantes árabes del Estado de Israel a preservar la paz y tener un rol en el desarrollo del estado, en base a una ciudadanía completa e igualdad, así como la representación debida en todos sus cuerpos e instituciones… Extendemos nuestra mano en son de paz y amabilidad a todos los estados vecinos y sus pueblos, invitándolos a cooperar con la nación judía independiente por el bien de todos.

Assam Pasha, secretario de la Liga Árabe, destacó al día siguiente la actitud inflexible de los árabes para con el incipiente estado judío:

Esto será una guerra de exterminio y una masacre importante de la que se hablará como se habla de la masacre mongol y las cruzadas.

Es importante notar que inmediatamente después de la victoria de Israel en la Guerra de los Seis Días, el gobierno israelí liderado por el Primer Ministro Levi Eshkol exceptuó la resolución 242 de la ONU y ofreció devolver los territorios capturados a los países árabes vecinos a cambio de tratados de paz con sus vecinos árabes. En agosto de 1967, la Liga Árabe rechazó la propuesta:

Reyes y presidentes han acordado unificar esfuerzos internacionales y niveles diplomáticos para eliminar las consecuencias de la agresión y asegurar el retiro de las fuerzas agresoras de Israel de las tierras árabes, pero dentro de los límites en los que los estados árabes están comprometidos: NO hay paz con Israel, NO hay negociaciones con Israel, NO hay reconocimiento de Israel.

En 1979 el presidente egipcio Anwar Sadat, en una movida atrevida que le costaría su vida (fue asesinado por musulmanes radicales en El Cairo en 1981), se separó de la posición árabe tradicional y firmó un acuerdo de paz con Menájem Beguin, Primer Ministro de Israel. A cambio, Israel devolvió cada centímetro cuadrado de territorio que había ganado en la guerra de 1967.

En 1994, el Rey Hussein de Jordania firmó el segundo tratado de paz con el gobierno de Itzjak Rabin (quien fue asesinado en 1995).

Israel ha demostrado una y otra vez que desea la paz por sobre cualquier otra cosa, estando dispuesto a realizar importantes concesiones territoriales para conseguirla.

En el año 2.000, la Autoridad Palestina liderada por Yaser Arafat rechazó una increíble oferta que fuera hecha por Ehud Barak, primer ministro de Israel, que consistía en una retirada completa de todas las tierras ganadas en 1967 y la creación de un Estado Palestino en ese territorio (6). Describir la historia turbulenta del Estado de Israel en los últimos 45 años, que incluye al menos dos guerras importantes (la de Iom Kipur en 1973 (7), la de El Líbano en 1982 (8), los ataques de Irak en la Guerra del Golfo de 1991 y la segunda guerra con El Líbano en 2006) está más allá del alcance de un breve curso de historia judía.

La primer ministro israelí Golda Meir declaró una vez que “Israel tendrá paz con los árabes cuando ellos amen a sus hijos más que lo que nos odian a nosotros”.

Los eventos de los últimos años han mostrado desgraciadamente que la mayoría del mundo árabe no se está moviendo en dirección hacia la paz. El mundo musulmán, especialmente Irán, continúa amenazando con destruir a Israel, así como mintiendo para hacer que Israel parezca un estado malvado e ilegítimo. A los niños palestinos se les enseña a odiar a los judíos y a Israel, y a aspirar a ser mártires y terroristas suicidas. A pesar del doloroso retiro de Israel de Gaza en el verano de 2005, la situación allí se deterioró después de la subida al poder de Hamás en Gaza en el 2007 y con el bombardeo diario de misiles y morteros en el sur de Israel. Es claro que Hamás, el Ejército de Liberación Palestina y muchos otros estados islámicos no han abandonado aún su sueño de destruir a Israel.

Sin embargo, a pesar de todos esos obstáculos, Israel continúa buscando la paz, la economía continúa expandiéndose, la industria de alta tecnología está en auge y la población continúa creciendo al paso que la diáspora se cierra lentamente y el pueblo judío vuelve a casa. Quizás el Ministerio de Turismo de Israel lo expresó mejor que nadie, con el slogan: Israel, el milagro del Mediterráneo.


Notas:

[1] Fuente: Martin Gilbert, The Arab-Israeli Conflict – It’s History in Maps. (Cuarta Edición). Hay mucho debate respeto a la cantidad exacta de refugiados, tanto árabes como judíos, y las causas del problema de los refugiados. La gran mayoría de los refugiados judíos de las tierras árabes fueron expulsados de esos países o eligieron irse debido al ascenso del antisemitismo causado por el conflicto árabe israelí y a la vasta retórica anti Israel y anti judía de los gobiernos árabes. Los refugiados árabes de Israel (tanto de 1948 como de 1967) también abandonaron el lugar por diferentes razones: muchos siguieron el consejo de los líderes árabes de abandonar la zona de guerra y volver después de que Israel fuera destruido, otros eligieron huir de las luchas y algunos fueron expulsados por las fuerzas israelíes. Cualesquiera hayan sido las causas, dos puntos son claros: 1) si los árabes no hubieran atacado a Israel no hubiera habido causa para huir y, por lo tanto, no hubiera habido refugiados y 2) mientras que Israel absorbió cientos de miles de refugiados judíos, el mundo árabe se negó deliberadamente a hacer lo mismo con los refugiados árabes reconociendo que, incluso más de 60 años después, estos refugiados continúan siendo un arma importante de propaganda de guerra en contra de Israel.

[2] Fuente: Martin Gilbert, The Arab-Israeli Conflict – Its History in Maps. (Cuarta Edición). p. 48.

[3] Ya en 2007 Israel era considerada la mayor población judía del mundo, superando a la de Estados Unidos. En la actualidad viven en Israel más judíos que en cualquier otro momento de la historia después de la destrucción del Primer Templo y el Exilio Babilonio hace 2500 años. Dada la tendencia demográfica actual se estima que, a lo sumo, en unas pocas décadas la mayoría de la población judía estará viviendo nuevamente en la Tierra de Israel.

[4] Todo este desarrollo se logró en menos de 40 años, en un estado constante de guerra, con terrorismo y boicots económicos y en un país sin recursos naturales, a lo que se sumó la absorción de millones de inmigrantes, muchos de ellos destituidos.

[5] En 1956, después de que el presidente de Egipto Gamal Abdul Nassar nacionalizó el Canal de Suez. Israel, respaldado por Inglaterra y Francia, invadió la Península del Sinaí y capturó el Canal de Suez. La presión de Estados Unidos forzó a Israel a retirarse.

[6] En realidad Arafat nunca rechazó la oferta. En lugar de eso, se alejó de las conversaciones e inició una guerra terrorista de cinco años conocida como la Segunda Intifada. Si uno estudia la historia del conflicto árabe-israelí, o más en particular del conflicto israelí-palestino, queda claro que el punto nunca fue la creación de un Estado Palestino (tal estado pudo ser creado muchas veces en los últimos 60 años), sino la destrucción del Estado Judío y la incapacidad del mundo árabe de aceptar un estado judío de ningún tipo, independientemente de cuáles fueran las fronteras.

[7] La Guerra de Iom Kipur se luchó entre el 6 y el 26 de octubre de 1973, por una coalición de estados árabes liderados por Egipto y Siria en contra de Israel. La guerra comenzó con un ataque sorpresa conjunto de Egipto y Siria en la festividad judía de Iom Kipur. Egipto y Siria cruzaron las líneas de cese del fuego en el Sinaí y en los Altos del Golán, que habían sido capturados por Israel en 1967 durante la Guerra de los Seis Días. Los egipcios y los sirios avanzaron durante las primeras 24-48 horas, para luego quedar la ventaja a favor de Israel. Para la segunda semana de la guerra, los sirios habían sido expulsados por completo de las Alturas del Golán. En el Sinaí, los israelíes varados en la costura entre dos ejércitos egipcios invasores, cruzaron el Canal de Suez (adonde había estado el antiguo cese del fuego) y cortaron al tercer ejército egipcio justo cuando entró en efecto el cese del fuego de la ONU. Al final, Israel había ganado una victoria mucho mayor a la de 1967 pero con un costo mucho más alto: murieron 2,378 soldados, frente a 766 que murieron en 1967 (las bajas árabes de ambas guerras nunca fueron anunciadas).

[8] La Guerra del Líbano de 1982 fue llamada por Israel Operación Paz de Galilea y pasó posteriormente a ser conocida como la Primera Guerra con el Líbano (hubo una segunda Guerra con el Líbano durante julio y agosto de 2006). Comenzó el 6 de junio de 1982, cuando las Fuerzas de Defensa Israelíes invadieron el sur del Líbano, que había sido ampliamente tomado por la OLP y usado como un trampolín para ataques contra Israel. El gobierno de Israel ordenó la invasión como respuesta al intento de asesinato de Shlomo Argov, embajador israelí en el Reino Unido, perpetrado por la organización Abu Nidal. Después de atacar a la OLP y a las fuerzas sirias y libanesas musulmanas, Israel ocupó el sur del Líbano. Rodeadas en Beirut Occidental, la OLP y las fuerzas sirias negociaron un pase desde el Líbano con la ayuda de pacificadores internacionales. Las fuerzas israelíes (con sus aliados en el sur del Líbano) mantuvieron una franja de seguridad en el sur del Líbano hasta la retirada del Ejército de Defensa Israel en el año 2000.

26/5/2017

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub