haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




El milagro de la partición del mar

El milagro de la partición del mar

Los judíos caminaron por tierra seca mientras que los egipcios se ahogaron.

por

Lectura requerida: Éxodo 14:1 – 15:21

Introducción

El milagro de la partición del Mar de los Juncos fue la culminación del Éxodo. Una semana después de la calamitosa plaga de los primogénitos, Paró se encontraba nuevamente persiguiendo a los judíos para esclavizarlos. A medida que avanzaba, los judíos iban quedando cada vez más atrapados entre el mar y el ejército egipcio que los asechaba.

Algunos grupos de judíos sugirieron una variedad de respuestas ante el inminente desastre. Dios le dijo a Moshé que dejara de rezar y que caminara hacia el mar. En un heroico acto de fe, Najshon, príncipe de la tribu de Yehudá, se arrojó al mar, el cual entonces se dividió (1).

Los judíos cruzaron por tierra seca mientras eran perseguidos por los egipcios. El mar, con excelente sincronización, se cerró nuevamente, ahogando a los egipcios. Los judíos atestiguaron el castigo de sus opresores; aquel era el momento de la liberación absoluta.

En una expresión de gratitud a Dios, Moshé lideró a los hombres en una canción y Miriam lideró a las mujeres.

En este ensayo exploraremos los siguientes puntos:

  1. ¿Qué hizo que los egipcios olvidaran las duras enseñanzas de las plagas y que nuevamente atacaran a los judíos, quienes habían abandonado Egipto de manera tan milagrosa?

  2. ¿Cuál es la importancia de la partición del mar como la forma específica de salvación?

  3. Esta es la primera "canción" que se encuentra registrada en la Torá. ¿Cuál es la importancia de una canción y por qué había una canción especial para las mujeres?

El Éxodo recurrente

Uno de los instintos humanos más básicos es el deseo de ser independiente. Esto es cierto tanto en el sentido físico como en el espiritual. Quien busca independencia espiritual lucha por alcanzar un conocimiento y servicio a Dios autónomos. No se satisface con creer ciegamente lo que le enseñan, sino que necesita arribar a esas conclusiones por medio de su propio esfuerzo. No se satisface con servir a Dios siendo guiado exclusivamente por otros, sino que busca probar su lealtad a Dios de manera independiente. Este es el proceso de madurez espiritual.

Cuando el pueblo judío abandonó Egipto, su nivel espiritual era equivalente al de un niño. La participación activa del pueblo en las Diez Plagas y en el Éxodo fue insignificante. Las plagas fueron logradas de manera completamente milagrosa mediante la intermediación de Moshé y Aharón. El Éxodo mismo había sido descrito en el pacto en que Dios le prometió a Abraham redimir de la esclavitud a sus descendientes (2).

Por lo tanto, el pueblo judío necesitó madurar y comenzar a interactuar con Dios por su propia cuenta. Este era el objetivo de la segunda fase del Éxodo: la partición del mar.

Para que los judíos pudieran llegar a este grado de independencia, Dios los dirigió en una travesía específica: después de adentrarse en el desierto, doblaron en U y se dirigieron hacia la montaña de Baal Tzafón, en dirección a Egipto. Baal Tzafón es importante porque era el único ídolo egipcio remanente; todos los otros dioses habían sido destruidos en la plaga de los primogénitos (3). Este cambio de dirección, dijo Dios, era para confundir a Paró y hacerlo pensar que la suerte de los judíos se había acabado, que el ídolo continuaba en control y que podía volver a subyugar a los judíos (4). Paró mordió el anzuelo, se olvidó convenientemente de las plagas y se lanzó a la persecución.

Imaginemos esto desde la perspectiva de los judíos: cuando finalmente eran libres de pronto les dicen que debían volver hacia el país que los había esclavizado. ¿Por qué habrían de escuchar?

Pero sorprendentemente no hubo ni un solo murmullo o pelea. Volvieron como un solo pueblo hacia Egipto, sin importar que la lógica les indicase lo contrario. Los judíos se habían transformado en participantes activos en su libertad, habiendo eligiendo voluntariamente seguir las órdenes de Dios según le eran transmitidas a Moshé.

Sin embargo, cuando toda la caballería egipcia entró en escena, el tono cambió. Un análisis de los versículos muestra las diferentes voces dentro del pueblo judío:

Moshé le dijo al pueblo: No teman, quédense quietos y vean la salvación de Dios que Él les mostrará hoy. Porque los egipcios, a quienes han visto hoy, nunca volverán a verlos. Dios luchará por ustedes y ustedes serán silentes (5).

El Midrash explica (6):

  • Un grupo sentía que no podrían ganar esta batalla. Entonces, en lugar de ser capturados con vida, querían suicidarse arrojándose al mar. La respuesta para este grupo fue quédense quietos.

  • Otro grupo de judíos deseaba volver a Egipto y rendirse. Para ellos, la respuesta fue: a los egipcios, a quienes han visto hoy, nunca volverán a verlos.

  • Un tercer grupo deseaba luchar, pero Moshé les dijo: Dios luchará por ustedes.

  • Y para quienes quisieron rezar, Moshé dijo: sean silentes.

En contraste al Éxodo, en el cual los judíos fueron pasivos, aquí sus ideas eran parte del proceso. Dios quería que arribasen a la conclusión mediante sus propios esfuerzos.

Esto explica una anomalía. Mientras los judíos permanecían atrapados en la costa del mar, Dios le dijo a Moshé: “¿Por qué me clamas a Mí? ¡Dile a los judíos que se muevan!” (7). En general, la mayor conexión con Dios se logra mediante la plegaria. ¿Por qué en este caso Dios no deseaba que recen?

Dado que los judíos habían disminuido momentáneamente su fe en Dios, consideraban que la plegaria no era efectiva. Dios no responde las plegarias de quien no cree. (En un momento, incluso los ángeles le dijeron a Dios: “¿Por qué planeas darle la Torá a los judíos? ¡La transgredirán!” (8)). Entonces, Dios le dijo a Moshé que en este momento la plegaria no era efectiva.

Lo que los judíos necesitaban entonces era una demostración gigantesca de fe. Entonces Najshon, el príncipe de la tribu de Yehudá, saltó al mar (9). Una vez que hubo mostrado fe en Dios, y que Dios respondiera, la fe de todo el pueblo fue restituida, fortalecida y unificada. De esta forma se hicieron, por sí mismos, merecedores del Éxodo.

Caminando por tierra seca

De las muchas formas en que Dios podía llevar a los judíos al siguiente nivel de libertad espiritual y erradicar a los egipcios, Dios eligió la partición del mar. Esto es más que mera logística. Muchos comentaristas incluso señalan que los judíos en realidad no cruzaron el mar, sino que entraron y salieron por la misma costa (10).

Para poder entender este evento necesitamos retroceder hasta la Creación. La historia de Génesis comienza con Dios creando un mundo que estaba cubierto por agua y oscuridad. Para preparar el escenario para que el hombre morase sobre la Tierra, Dios reunió el agua en mares y apareció la tierra seca (11).

La creación del pueblo judío se asemeja a la creación del hombre. Había una necesidad de preparar el escenario para la tierra del pueblo judío. Salir en libertad de Egipto no era suficiente; debían ser elevados a un nivel de existencia diferente. Entonces, Dios recreó la creación pero, esta vez, con los judíos como los personajes principales. A partir de este momento, los judíos fueron llamados ivrim, quienes cruzaron el mar (12). Por eso caminar sobre tierra seca era más crucial que escapar por entre el mar.

El ahogamiento de los egipcios sirvió para ilustrar otro de los atributos de Dios: la consecuencia de medida por medida (midá kenégued midá). No fue un castigo vengativo, sino una forma lógica mediante la cual entendemos la interacción de Dios con el hombre. En la ausencia de la profecía, la recompensa o el castigo mismos sirven como mensajeros divinos.

¿Cuál es la medida por medida en este caso? Dado que los egipcios comenzaron a oprimir a los israelitas arrojando a sus bebés al Nilo, la consecuencia fue que los egipcios se ahogaran. Para enfatizar la exactitud del castigo, cada egipcio se hundió en una medida equivalente a su propia participación en la persecución de los judíos (es decir, un opresor más duro se hundió más lentamente) (13).

Canción y redención

La idea de una canción en ese momento parece difícil de entender. Por un lado, hubo una milagrosa liberación de los judíos de la esclavitud y de una potencial muerte. Pero por otro lado, ¿era apropiado celebrar la destrucción de la nación egipcia?

Si uno mira un rollo de Torá, la sección de la Canción del Mar está escrita de manera distinta que resto de la Torá. Normalmente una sección de texto está dividida por breves espacios blancos para separar entre las diferentes ideas. Aquí, el texto está escrito en forma de una pared de ladrillos: dos bloques cortos de texto en los extremos del renglón, seguidos en el renglón siguiente por una línea de texto más larga sustentando los bloques de arriba. ¿Por qué la canción requiere todo ese espacio en blanco?

El efecto es una gran cantidad de espacio blanco interpuesto en el texto. El objetivo del espacio blanco, que indica una intermisión, es brindarle al estudiante tiempo para digerir el material (14). Para los judíos, el exilio egipcio no fue un castigo, sino una experiencia de aprendizaje. Sin embargo, durante el exilio mismo, las enseñanzas no fueron claras. ¿Por qué estamos sufriendo, cuál es el propósito, si es que tiene alguno? Entonces, la redención no sólo fue física, sino también conceptual; ahora entendemos lo que debíamos aprender.

Una canción es diferente al habla en su entonación. El habla es mucho más monótona; la canción sube y baja en tono y velocidad. Esta canción es el final apropiado del exilio. Lo que se celebra no es la caída de los enemigos, sino la concientización de que los altibajos del exilio son parte de un todo. La sinfonía de la historia judía no siempre es fácil de entender, por lo que hace falta que haya más espacio blanco para permitirnos digerir las lecciones del exilio y para que las integremos a un todo unificado, que muestra la mano amorosa y guiadora de Dios.

La canción no es con un ánimo de venganza triunfal. De hecho, cuando los ángeles quisieron cantarle a Dios después del ahogamiento de los egipcios, Dios los tranquilizó enojado: “¿Mi obra se ahoga en el mar y ustedes desean cantar?” (15).

Entonces, ¿por qué se les permitió cantar a los judíos e incluso se les alabó por hacerlo?

La pregunta es: ¿Quién está cantando? La canción de los ángeles era una alabanza abstracta a Dios. Eso era inapropiado cuando venía junto a un acto de castigo. La canción de los judíos era personal: reconocieron la interacción con ellos y vieron Su mano oculta a través de la historia. Por lo tanto, en la consumación del Éxodo, era apropiada una canción.

La canción de Miriam

Al salir del mar, Miriam lideró a las mujeres en baile y canción con instrumentos musicales (16). ¿Por qué estas mujeres esclavas, que estaban escapando lo más rápido posible de sus amos, se molestaron en llevar instrumentos musicales?

Durante la dura esclavitud de Egipto, hubo un segmento de la nación judía que no se dio por vencida: las mujeres. Levantaron constantemente la moral de los hombres, ayudando a sus maridos después de un duro día de trabajo de esclavo (17). Iojéved y Miriam, madre y hermana de Moshé respectivamente, incluso se mantuvieron firmes ante el poderoso Paró: Siendo las parteras (Shifrá y Puá), rechazaron la exigencia de Paró de asesinar a los bebés judíos cuando nacieran (18).

La fe de las mujeres judías permaneció fuerte. Entonces, cuando salieron de Egipto, estaban seguras de que habría más eventos milagrosos y, expectantes, llevaron con ellas instrumentos musicales.

La fortaleza de las mujeres judías ha sostenido a nuestro pueblo durante milenios. Y así como la redención de Egipto fue en el mérito de las mujeres judías, así también lo será la redención futura y final (19).


Notas:

1. Talmud – Sotá 37ª.

2. Génesis 15:13-14.

3. Pesikta Zutrata (Éxodo 12:29).

4. Yalkut Shimoni (Beshalaj 230).

5. Éxodo 14:13-14.

6. Talmud Ierushalmi – Taanit 2:5.

7. Éxodo 14:15.

8. Otzar HaMidrashim 452.

9. Talmud – Sotá 37a.

10. Radak (Jueces 11:16).

11. Génesis 1:9.

12. Midrash Rabá (Éxodo 3:8).

13. Rashi (Éxodo 15:5) citando a la Mejilta.

14. Rashi (Levítico 1:1); Sifrá (Levítico 1).

15. Talmud – Meguilá 10b.

16. Éxodo 15:20-1.

17. Talmud – Sotá 11b; Midrash Rabá (Éxodo 1:12).

18. Éxodo 1:17.

19. Midrash Zuta (Rut 4:11).

15/1/2016

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub