haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Recibe artículos y videos inspiradores
sobre Judaísmo, Israel y el Mundo Judío
Más de 45.000 Suscriptores




¿Maternidad Temprana?

¿Maternidad Temprana?

A los 22 años, ella teme estar creciendo demasiado rápido.

por

Queridas Rosie & Sherry:

Tengo 22 años, estoy cursando mi último año de universidad, y hace un año que estoy saliendo con un israelí de 28 años. A las tres semanas de conocernos ya estábamos hablando de matrimonio, porque él cree que si conoces a tu alma gemela no deberías esperar. Sé que es la persona con la que quiero casarme, pero le pedí esperar a terminar mi carrera.

Se mudó a mi país por un año, hasta que yo termine los estudios, y después de eso planeamos mudarnos a Israel y casarnos. El que nos vayamos a casar en un año no me asusta tanto como el hecho de que él quiere tener hijos pronto. Sé que puedo crecer y construirme estando casada, pero creo que será difícil (si no imposible) construir mi carrera teniendo niños.

Él tiene 28 años, ha tenido tiempo para construirse. Yo sólo tengo 22, siento que necesito más tiempo antes de tener hijos. ¿Cómo podemos resolver este conflicto?

- Rivki

Querida Rivki:

Gracias por plantear una pregunta que es común a muchas mujeres – ¿Es una buena idea, o siquiera posible, construir una carrera mientras se cría una familia? La respuesta corta es: "Sí, es una buena idea y es posible". A continuación explicaremos por qué creemos esto.

La "decisión" de casarse y comenzar una familia siendo joven está basada principalmente en cómo uno ve la realidad. Todos somos producto de nuestro entorno, y las actitudes de la sociedad en la que vivimos tienen gran influencia en nuestras decisiones. Siendo una joven adulta creciendo en nuestro país, tus actitudes culturales te han alentado a pasar el comienzo de tu adultez enfocada en la autorrealización. Se te ha dicho que este es el momento para completar tu educación, disfrutar la vida con pocas responsabilidades, y explorar diferentes opciones de carreras y de estilos de vida. Puede que también hayas absorbido el mensaje de que el matrimonio y los hijos sólo deben ser considerados – si es que alguna vez lo son – después de haber construido una carrera y logrado estabilidad financiera.

Los logros de la adultez han cambiado dramáticamente en la última generación.

Este escenario no tiene nada de "malo". Suena razonable, y mucha gente sigue ese camino. Cuando éramos jóvenes adultas nosotras escuchamos un mensaje similar, cuando muchos de nuestros pares terminaban la universidad, se iban a vivir solos, se independizaban financieramente, y comenzaban sus carreras y familias cerca de los 30. Sin embargo, los tiempos cambiaron dramáticamente en la última generación. En una revista del New York Times, la autora Robin Marantz Henig observa que hace diez años menos de la mitad de las mujeres de 30 años, y menos de un tercio de los hombres de esa misma edad, habían hecho esta “transición a la adultez”. Predijo que el censo de 2010 revelaría que el porcentaje de personas de 30 años que habrían aceptado las responsabilidades de la vida familiar sería aún más bajo.

Hay muchos aspectos de esta tendencia hacia una adolescencia prolongada que nos molestan. Uno de los más obvios es que genera para muchos jóvenes una etapa muy larga durante la cual permanecen demasiado enfocados en sí mismos. Esta es la antítesis de los valores judíos, que nos alientan a ser conscientes del mundo exterior y a aceptar responsabilidad por otra gente.

Otro penoso aspecto de esta tendencia es el efecto adverso en la demografía judía. Los matrimonios tardíos significan familias más pequeñas y menos niños, lo que significa una población judía menor (un lujo que difícilmente nos podemos dar) y menor participación y apoyo a las escuelas judías, caridades y demás instituciones.

Cuestión de Percepción

Como dijimos, muchas elecciones en la vida dependen de cómo uno ve la realidad. Analicemos por un momento a los jóvenes adultos que vienen de culturas en donde es más común casarse y tener hijos a una edad temprana. Puedes ver esto en muchos segmentos de la comunidad judía observante. En este caso, la mayoría de los hombres y mujeres que eligen casarse en el comienzo de la adultez pueden continuar el proceso de autorrealización y perseguir sus objetivos al mismo tiempo que construyen un matrimonio y una familia.

Además de esto, mucha gente no se da cuenta que un matrimonio sano es un componente esencial para el crecimiento individual. A menudo la gente experimenta, debido a la dinámica marital, un grado más alto de auto-consciencia, que a menudo exige una consideración más profunda de las motivaciones y objetivos propios. También, las personas casadas muchas veces encuentran que, gracias al apoyo y aliento de la pareja, pueden perseguir objetivos e intereses que no hubiesen podido perseguir de otra manera. Y más aún, la experiencia de crecer con un compañero, de desarrollar el arte del compromiso, de la planificación y comunicación en equipo, perfeccionan habilidades que resultan invaluables en todas las áreas de la vida, incluyendo el trabajo. La maternidad puede facilitar este crecimiento aún más, con su inherente llamado a la lealtad, auto-sacrificio, actuar bajo stress, etc.

Eso no significa que construir una carrera y criar una familia al mismo tiempo no es desafiante. Pero la pregunta que la mayoría de estas personas hacen es “¿Cómo lo hago?” en lugar de “¿Lo hago?”.

Los “cómo” no son tan simples, especialmente para una madre joven. Ella y su esposo necesitan cuidar a sus niños y compartir las responsabilidades del hogar. Y ella tendrá que aprender, como cualquier madre que trabaja te puede decir, que es imposible ser una madre participativa y tener una carrera de mucho poder al mismo tiempo.

La satisfacción en la vida no se mide de acuerdo al tamaño de la cuenta bancaria o a una promoción laboral.

La madre tendrá que tomar decisiones. Puede que mientras sus hijos sean pequeños trabaje medio día, o que trabaje con horas flexibles. Puede trabajar en su área profesional, tener un ingreso y construir las bases para cuando avance en su carrera, pero su énfasis principal estará en las vidas de sus niños. Sabemos de muchísimas doctoras, abogadas, contadoras, sicólogas, programadoras, científicas, periodistas, enfermeras, arquitectas y mujeres de negocios que, mientras desarrollaban sus carreras, pusieron el énfasis en la crianza de sus niños, a pesar de haber avanzado a un paso más lento que sus colegas. Pero igual, de esta manera obtuvieron la experiencia y reputación que necesitaban para poner un énfasis mayor en sus carreras cuando pudieran dedicarles más tiempo. Y algunas de ellas eligieron seguir un tiempo como amas de casa.

Estas elecciones implican más tiempo para construir una carrera. Puede que sientas un poco de celos cuando escuches los logros profesionales de alguna compañera de la universidad. Pero la satisfacción en la vida no se mide de acuerdo a la cuenta bancaria o a una promoción laboral. La mayoría de las mujeres que conocemos que comenzaron sus carreras teniendo niños, están felices con las decisiones que tomaron.

Es un hecho que en Israel, donde planeas construir tu hogar, las mujeres generalmente se casan mucho más jóvenes que en América. Por lo tanto, en términos culturales, tener niños a tu edad no debería ser nada inusual. Encontrarás muchas mujeres en tu misma etapa de vida que están experimentando las alegrías y los desafíos de la maternidad.

Teniendo la Charla

Al final de cuentas, esta es una decisión profundamente personal. Si bien establecer los cimientos de una carrera al mismo tiempo que se tiene una familia seguramente es realizable, tú y tu pareja tienen que tomar decisiones que son las correctas para ustedes. Puede que los ayude hablar con mujeres jóvenes que han tomado esta decisión, escuchar su punto de vista y ver cómo hicieron que funcione. Dado que en Israel, donde planeas vivir, hay muchas facilidades para las madres que trabajan, habla también con algunas madres jóvenes de allí.

Sobre todo, es crucial que hables sobre tus preocupaciones con el hombre con el que planeas casarte. De hecho, antes de haber profundizado en temas como tener hijos, compartir las responsabilidades del hogar, construir carreras, finanzas y cosas similares, no deberían comprometerse. Antes de decidir construir una vida juntos deben asegurarse de que sus expectativas son compatibles, y que si tienen alguna diferencia importante los dos están dispuestos a hacer concesiones.

Les deseamos éxito al navegar el laberinto de las citas.

Rosie & Sherry.

Publicado: 12/2/2012


¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!