haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




El Síndrome de

El Síndrome de "Incasable"

El pensó que su compromiso estaba a la vuelta de la esquina, pero de pronto, ella lo dejó.

por

Queridas Rosie & Sherry,

 Conocí a una mujer que tenia un gran potencial a futuro. Al principio, pasamos mucho tiempo juntos, mientras las cosas progresaban lo extendimos aún más, por lo que nuestras citas eran siempre de 5 o 6 horas de duración.

Después de estar saliendo durante unos meses, mi hermano gemelo estaba por llegar de visita. Sabía que las cosas tenían que seguir progresando, esta parecía ser la única posibilidad de que mi pareja conociera a mi familia antes de la boda.

La semana anterior a que mi hermano llegara, sabía que el tema debía ser abordado. Ella me dijo que podría conocer a mi hermano si yo quería, pero si yo lo consideraba “un paso importante”, ella no estaba dispuesta a hacerlo. Me dijo que todavía estaba insegura de hacia dónde estaban yendo las cosas entre nosotros. Le dije que no la estaba presionando y que la relación podía tomar todo el tiempo que fuera necesario. Ella accedió a conocer a mi hermano. ¡Fantástico!

Los dos se conocieron y se entendieron muy bien, y todos parecían pasar un buen rato. Lleve a mi pareja a su casa y entonces me golpeó con: “Necesitamos hablar”. Pude saber que era lo que venía, pero estaba completamente anonadado. Ella dijo: “No quiero verte nunca mas – a pesar de que eres una gran persona, de que disfruté de todas nuestras citas y de que tienes las cualidades que busco para casarme. Simplemente no siento que pueda convivir contigo diariamente”.

Estaba confundido y pensé que quizás podía tratarse de un caso de miedo al compromiso, dado que ella había sido gravemente lastimada en el pasado.

Una tercera parte la contactó otra vez y le preguntó si estaba segura de que no era un caso de miedo al compromiso. Pero ella dijo que ya había tomado su decisión.

Esto me dejó en un completo estado de confusión. Mis sentidos me dicen que ella realmente tenía algunas preocupaciones, pero decía que todo iba bien porque quería mantenerme interesado… para que yo no fuera el que rompiera la relación.

Encuentro difícil dejarlo ir. Había una conexión tan fuerte. ¿Qué hago ahora?

Gerry

Querido Gerry,

 Nuestros corazones están contigo. Desafortunadamente, tu historia no es única. Recientemente hemos visto una explosión en el fenómeno de ver a hombres y mujeres teniendo sus corazones rotos por parejas “incasables”, personas que tienen “un pie adentro” y “un pie afuera” de un prometedor noviazgo que pareciera conducir al matrimonio, pero que finalmente no lo hace.

No estamos hablando de gente que no es capaz de relacionarse bien con los demás o que son considerados “disfuncionales”. La gente de la que estamos hablando es agradable y son buenas personas - y en la superficie parecen estar interesados en casarse - pero por una razón u otra, de repente cambian, o sabotean un noviazgo justo en el tiempo que están listos para hablar sobre matrimonio. Usualmente, la pareja no lo ve venir, porque las cosas parecen estar funcionando, los dos están desarrollando una conexión emocional, y todo parece conducir al matrimonio. Y esto hace que el rompimiento sea mucho más doloroso.

Una persona “incasable” raramente permite que una relación exceda las 10 citas, y cuando se dan cuenta que las cosas se están poniendo serias, buscan una excusa para terminar. O, se manejan con múltiples parejas por un periodo prolongado, pensando que durante el camino serán capaces de elegir entre ellas. Mientras que ciertas personas realmente toman una opción, una persona incasable no es capaz de hacerlo, e incluso puede decir cosas como, “Desearía que Mike tuviera el cerebro de Bob, y Bob la personalidad de Mike”. Al final, usualmente dejan ambas parejas para ir en busca de algo “mejor”.

Otras personas incasables nunca se involucran demasiado emocionalmente en la relación, porque creen constantemente que algo “mejor” puede aparecer, o porque tienen un problema no resuelto que no les permite casarse (a menos que lo traten).

Y por supuesto hay personas que realmente no quieren casarse en este momento de sus vidas, pero disfrutan salir y no quieren perderse de la vida social. Incluso se dicen a sí mismos que cuando conozcan a la persona “indicada”, lo “sabrán”—pero a la hora de la verdad dejaran de salir con su pareja cuando él/ella saque el tema del compromiso. El problema es que ellos no están enfocados en desarrollar la estructura de un buen matrimonio, entonces no van a responder positivamente a la persona que es realmente la “indicada” para ellos, porque ellos no están en el estado mental adecuado.

Viviendo encaminado

 Hay otra clase de individuo incasable - nosotras lo llamamos “casi el indicado”. Él/ella realmente quiere casarse, y encuentra muchas cualidades positivas en la persona con la que está saliendo, pero no puede decidirse si esa es la persona indicada con quien quiere casarse. Frecuentemente tratan sinceramente de solucionar los problemas de la relación, sólo para decidir en un punto mas avanzado que realmente no es una relación adecuada para ellos. Como les toma tanto tiempo llegar a esta conclusión, lastiman sin intención a su pareja, que piensa que ha conocido a la persona indicada. Frecuentemente, esta persona se beneficia de este proceso de aprendizaje, y después de uno o dos noviazgos "casi-satisfactorios", son capaces de aclarar qué es lo que están buscando, de conocer a una persona apropiada y casarse. Pero, para los “casi”, es incasable.

Algunas personas incasables no se dan cuenta de su problema. Otros saben que no están emocionalmente preparados para casarse, pero salen con una persona tras otra, hasta casi el compromiso, y luego se van, dejando un camino de corazones rotos.

Pasos preventivos

 Es entendible entender sentimientos de “seré más precavido la próxima vez” cuando empieces a salir nuevamente, pero esperamos que esta experiencia no te desaliente al punto de retraerte y no abrirte, o permitirte a ti mismo confiar en la siguiente mujer adecuada con la que salgas.

Queremos darte algunos consejos que pueden ayudarte a evadir potenciales problemas matrimoniales en el futuro. Estas ideas no son a prueba de todo, pero pueden ayudarte.

Para empezar, una persona que desea casarse tiene que determinar si la persona con la que está saliendo tiene la misma meta – lo antes posible durante el proceso. Esto incluso puede ser antes de saber si la otra persona es realmente adecuada para él/ella.

Puedes decir algo como: “Quiero que sepas que la razón por la que estoy saliendo es porque espero encontrar a la persona con la que me casaré algún día. Realmente disfruto saliendo contigo y quiero continuar haciéndolo. Ahora bien, mientras que sé que es muy pronto para saber si somos indicados el uno para el otro, e incluso puede ser que no seamos, quiero saber si compartes el mismo objetivo de desarrollar un noviazgo que conduzca al matrimonio”.

Si tu cita no tiene el objetivo de casarse, o es imprecisa sobre las intenciones, entonces esa es tu señal de alerta - no importa cuán bien la estén pasando.

Similarmente, no te preocupes por asustar a tu cita al introducir este tema en un momento relativamente temprano en tu relación, mientras dejes claro que no esperas saber cuál va a ser el resultado final de la relación. Si tu cita se aleja, es una señal de que mientras más hubieras pospuesto este tema, más tiempo habrías perdido en una relación sin sentido.

Incluso cuando recibes una respuesta positiva a tu declaración, hay algunas banderas rojas que pueden indicar que tu cita tiene dificultades en comprometerse, o en tener intimidad emocional, o en decidir si tú eres el “indicado”.

Mientras continúes saliendo, estate atento: ¿Rechaza la persona conversaciones sobre temas relacionados con el matrimonio, compromiso o con comprometerse? ¿Parece ser la persona un poco evasiva, apagando el teléfono móvil por periodos largos, no respondiendo tus e-mails, y siendo inusualmente difícil de alcanzar a veces? ¿Tiene la persona una historia de cortas relaciones rotas, las cuales terminan siempre en el punto de máximo crecimiento? ¿La persona es imprecisa sobre sus expectativas del futuro, no expresa ningún gusto fuerte o aversión, o no parece tener metas a largo plazo? ¿La relación no se está desarrollando en cierto grado tan profundamente como debería?

Por lo que nos has contado, no clasificaríamos a la persona con la que estabas saliendo de “incasable crónica”. Aún sin saberlo, ella hizo las cosas peor enviándote señales contradictorias. Parece que ella tenía dudas que no se estaban resolviendo, y ciertamente hubiera sido más fácil para ti si ella hubiera tomado su decisión más temprano. En nuestra experiencia, hemos visto que cuando alguien identifica lo que parece ser una “duda significativa” temprano en la relación, y esa duda no puede ser resuelta satisfactoriamente durante las siguientes semanas, hay una fuerte probabilidad de que continúe siendo un problema y finalmente sea un factor en la disolución del noviazgo.

Entendemos que todo esto es un pequeño consuelo para el dolor que estás sintiendo. El camino hacia encontrar a la Sra. Perfecta no siempre es suave, pero esperamos que ahora atravieses este áspero momento, y el resto del viaje para lograr tu meta final sea fácil y corto.

Rosie & Sherry

18/1/2010

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub