haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Plantear la Pregunta

Plantear la Pregunta

Ella teme mencionar esa palabra con M.

por

Queridas Rosie y Sherry,

He estado saliendo con un hombre maravilloso por casi un año. Tengo 31 años y él tiene casi 40. Me gustaría casarme y comenzar una familia con este hombre, pero no sé cómo llegar a ese punto. Sé que él también quiere casarse y formar una familia, sólo que no sé cuáles son sus plazos para esto. Mi plazo es tan pronto como se pueda.

No quiero asustarlo, por lo que he mantenido mi boca cerrada y he seguido pasándolo bien en la relación. Le he preguntado algunas cosas sobre los hijos, pero no tengo miedo de mencionar esa palabra con M.

No quiero desperdiciar tiempo precioso. Ya lo hice suficiente cuando estaba en mis veinte años. ¿Qué debo hacer?

Leslie

Querida Leslie,

Si tienes miedo de plantear la palabra con M después de casi un año de salir con él, hay una buena probabilidad de que hayas sentido algo que te haga temer que al hacerlo lo vas a “asustar”. Sin embargo, este es un tema que vas a tener que enfrentar, precisamente por la razón que has mencionado – no hacerlo te puede hacer perder incluso más tiempo en un noviazgo que no va hacia ninguna parte.

Es entendible que quieras evitar hablar de matrimonio en una etapa temprana de la relación. Preguntarle a alguien, “¿Adónde se dirige esta relación?”, cuando apenas se conocen uno al otro es más que un mal consejo – es una invitación para que la otra persona haga una salida rápida.

Lo que es apropiado en un punto inicial es decirle a la otra persona: “Sé que es demasiado pronto como para que cualquiera de los dos sepa en qué dirección va esta relación, pero quería que supieras que la razón por la que salgo es porque me gustaría encontrar a la persona correcta para casarme. Quería saber si tú sales por el la misma razón”. Si la otra persona afirma que ella también está saliendo para casarse, entonces puedes preguntar sobre sus plazos. “Si encontraras a la persona correcta, ¿cuán dispuesto estarías a avanzar hacia el matrimonio? ¿En qué lapso de tiempo te verías a ti mismo comprometiéndote?”.

Algunas personas serán honestas sobre su falta de intenciones. Admitirán que ellos no se ven a sí mismos listos para el matrimonio en un futuro cercano. Otros insistirán que están pensando en matrimonio, pero titubearán y se les trabará la lengua al hablar de los detalles. Y sólo algunos van a contestar que pueden verse a sí mismos comprometiéndose en cuestión de meses y casados unos meses después de eso.

Pero incluso aquellos que parecen claros sobre su deseo de casarse pueden mostrarse renuentes a discutir el tema del matrimonio con alguien con quien han estado saliendo y han desarrollado una conexión aparentemente fuerte.

Pueden tener miedo al compromiso, al cambio o “¿qué pasa si no funciona?”. Podrían estar felices con el status-quo, porque al estar simplemente “pasándolo bien en la relación”, no tienen que enfrentar preguntas difíciles sobre el futuro o sobre si la otra persona es realmente la correcta para ellos.

Cualquiera de estos temas puede convertir un año de noviazgo en una relación de 3 a 5 años sin jupá a la vista. Parece a partir de tu carta que este ha sido tu patrón por los últimos años. Ahora, hay una sola forma de romperlo. Tienes que encontrar un momento tranquilo y oportuno para decirle al hombre con el que estás saliendo que disfrutas salir con él, pero que esperas que salga algo más del noviazgo que simplemente pasarlo bien juntos, y que te preguntas si él ha pensado en que la situación avance.

Es posible que el hecho de introducir el tema del matrimonio le dé a este hombre el impulso para salir del status-quo y pensar que quiere realmente de este noviazgo. Si admite que necesita un poco de claridad para tomar decisiones, lo puedes animar a hablar con un consejero o terapeuta de relaciones de pareja. En nuestra experiencia, un hombre de alrededor de 40 años que no se ha casado nunca, se beneficia de este tipo de ayuda y así se puede sentir lo suficientemente preparado para tomar la decisión de comprometerse y luego casarse.

Mientras reúnes el coraje para hablar con él sobre esto, queremos que pienses en algo más. Algunas veces, personas que se quieren genuinamente, se divierten juntos y se sienten emocionalmente conectadas, no han desarrollado mucha profundidad en su relación. Algunas son capaces de relacionarse con el otro en un nivel más profundo pero no han dedicado suficiente tiempo a conversaciones serias para aprender sobre las múltiples dimensiones del otro. La pareja mantiene el status-quo porque se gustan pero no pueden visualizarse a sí mismos casándose con alguien con quien solamente pueden relacionarse a nivel superficial.

Bien podría ser que el hombre con el cual estás saliendo no quiere enfrentarse a las preguntas sobre el matrimonio y que una vez que le preguntes sobre el futuro, decida dejarte. Si ese fuera el caso, entonces mientras antes lo sepas, mejor. Antes podrás terminar las cosas, recuperarte y seguir adelante.

Te deseamos suerte al enfrentar la encrucijada del mundo de las citas.

Rosie y Sherry

31/1/2010

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub