haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Inequidad Financiera

Inequidad Financiera

Sus padres tienen más dinero para dar. ¿Crea eso un problema?

por

Queridas Rosie y Sherry,

 He estado saliendo con un chico los últimos tres meses y hemos comenzado a hablar sobre comprometernos cerca de fin de año. Desde el principio de nuestro noviazgo hubo un tema que me molestó: venimos de realidades económicas diferentes. Su familia tiene mucho menos dinero que la mía. Dado que los dos estamos en la universidad y planeamos realizar un postgrado, nuestros padres tendrán que apoyarnos financieramente durante los próximos cinco años. No me parece justo que mis padres tengan que pagar por nuestro apartamento una vez que nos hayamos casado.

Realmente lo amo y nos llevamos de maravilla, pero esto me sigue molestando. Los dos somos individuos muy motivados, no estamos planeando vivir de nuestros padres toda la vida, pero me molesta que no se vaya a dividir equitativamente. Cualquier consejo que me den será una gran ayuda.

Verónica.

 Querida Verónica,

Muchas gracias por escribirnos. La situación que has descrito pasa más a menudo de lo que creerías. Puede manifestarse de muchas maneras diferentes cuando una pareja viene de diferentes situaciones económicas, un lado teniendo los recursos para pagar por una boda más suntuosa que la que el otro podría proporcionar; los padres de uno queriendo dar un regalo considerable o el pie para una hipoteca, que los otros padres no pueden igualar; una familia ofreciendo una gran cantidad de apoyo mientras la joven pareja todavía está en la universidad y el otro lado contribuyendo con una cantidad menor.

Aunque esta desigualdad incomode, no hay mucho que puedas hacer para cambiar la situación económica de ninguna de las dos familias. Lo único que puedes hacer es cambiar tu perspectiva. Trata de ver las cosas a largo plazo, más que a corto plazo.

Cada uno de ustedes contribuirá con diferentes cantidades de esfuerzo en los quehaceres domésticos y en los mandados.

Parece que tú y el hombre con el que estás saliendo han hablado sobre objetivos financieros a largo plazo, y planean sustentarse ustedes mismos en la mejor forma que puedan una vez que hayan terminado la universidad. Estarán haciendo lo que hace la mayoría de las parejas casadas: trabajando juntos para construir un hogar con estabilidad familiar y financiera. Y como marido y mujer, cada uno contribuirá de acuerdo a su habilidad y a los recursos financieros y de todo tipo que tengan disponibles. Verán la vida juntos como una empresa en la que son socios, aunque probablemente una persona ganará más que la otra, y a pesar de eso cada uno contribuirá con diferentes cantidades de esfuerzo para cuidar a los niños, cocinar, los quehaceres domésticos, pagar las cuentas, administrar inversiones, hacer los mandados, llevar adelante el calendario social de la familia, cuidar el auto, actividades caritativas, etc.

Aunque cada una de sus “contribuciones” a un área particular sea desigual, apreciarán que cada uno hace lo mejor que puede, y por supuesto no caerán en la dinámica de “llevar la cuenta”.

Ahora trata de mirar a corto plazo de la misma manera. Ambos padres quieren que sus hijos sean felices y los ayudarán lo mejor que puedan. Contribuirán con amor, apoyo emocional y ayuda financiera al máximo de sus posibilidades. ¿Puedes aceptar y apreciar estas bendiciones, sin medir quién da más amor, quién da más apoyo emocional, y quién da más dinero?

Dos Opciones

 También puedes ver tu situación desde otra perspectiva. Si tú y el hombre con el que estás saliendo no hubiesen llegado a la vida del otro, el aún estaría yendo a hacer un postgrado el año que viene, posiblemente pagando sus gastos con alguna ayuda financiera de sus padres, sus propios ingresos, o con préstamos para estudiantes. La vida sería bastante simple, y conseguiría su título y continuaría construyendo su futuro. El primer trabajo puede que no pague demasiado, y puede que tenga préstamos estudiantiles que pagar, pero estaría motivado para seguir adelante sin esperar más ayuda que la que su familia pueda darle.

Podrías decidir compartir ese nivel de vida modesto si se casan. Comenzarías un postgrado y recibirías la misma cantidad de ayuda de tus padres que él recibe de los suyos. Obtendrían sus títulos, y disfrutarían de estar juntos aunque estén con dificultades económicas, por el futuro promisorio que verías por delante. Y no tendrías que sentirte mal por ninguna contribución desproporcionada hecha por tus padres.

Al final, no hay nada “malo” con ninguno de los estilos de vida que tienes para elegir, muchos adultos jóvenes luchan económicamente hasta que terminan la universidad y comienzan su vida, y muchos otros, cuyos padres tienen los medios para ayudarlos, viven más cómodamente hasta que pueden independizarse. Si prefieres tener una vida más cómoda, entonces tienes que aceptar el hecho de que tus padres paguen la mayoría de los costos, simplemente porque ellos pueden y el otro lado no. Si todavía te sientes incómoda al aceptar más ayuda de tus padres que la que él puede aceptar de los de él, puedes elegir vivir más modestamente.

Los padres experimentan mucha alegría al darles a sus hijos.

Hay un factor más para considerar: tus padres quisieran que estés más cómoda, y como tienen los medios para ayudarte, preferirían verte viviendo una vida más placentera mientras todavía estás en la universidad. ¿Trata de ponerte en el lugar de ellos?: Si tuvieras la posibilidad económica, y tu hija estuviese en esta posición, ¿qué harías? Los padres experimentan una alegría especial al darles a sus hijos, y aunque “recibir” siempre puede ser incómodo, también puede ser un acto de bondad al permitir que la otra persona exprese su necesidad de “dar”.

¿Has discutido como te sientes con el hombre con el que estás saliendo? ¿Él también está incómodo por estar en la posición de recibir?

Expectativas futuras

 Otro punto: es importante para dos personas que están pensando en casarse discutir el estilo de vida y la situación económica que esperan tener en el futuro. El origen socioeconómico de cada uno, el enfoque de los padres hacia las finanzas, y sus experiencias de vida juegan un rol al moldear la visión sobre esto. Si no lo han hecho todavía, pensamos que es una buena idea que hablen sobre el estilo de vida que les gustaría tener cuando comiencen a mantenerse por ustedes mismos; cuánto de sus ingresos quisieran ahorrar; cómo esperan asignar el presupuesto entre los gastos de todos los días, vacaciones y compras importantes; qué decisiones financieras esperarías compartir y qué decisiones piensas que pueden ser hechas independientemente; cómo manejar las deudas, y demás.

Si sus visiones son muy diferentes, querrás pensar sobre como acomodar esas expectativas para que los dos estén cómodos. Los asuntos financieros son una fuente de desacuerdo en muchos matrimonios, y esos desacuerdos pueden ser minimizados cuando dos personas entienden sus diferencias y trabajan en ellas antes de comenzar su vida juntos.

Pareciera que el hombre con el que estás saliendo es alguien con quien puedes construir una buena vida. Esperamos que puedan solucionar los temas por sus orígenes económicos diferentes, porque eso es lo único que pueden cambiar sobre sus respectivas circunstancias, y sería desafortunado hacer fracasar una buena relación por este tema. Te deseamos éxito.

Rosie y Sherry.

6/6/2010

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub