haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Recibe artículos y videos inspiradores
sobre Judaísmo, Israel y el Mundo Judío
Más de 45.000 Suscriptores




Apariencias Externas

Apariencias Externas

¡Ayuda! Sólo me atrae un tipo de persona y no puedo superarlo.

por

Queridas Rosie y Sherry,

He caído en un patrón de citas que me está volviendo loca a mí y a todo el mundo a mi alrededor.

Cuando un hombre viene a recogerme para una cita, antes de que incluso llegue a abrir la puerta, inmediatamente puedo tomar mi decisión echando un vistazo a través de la ventana de la cocina. Hay una cierta “apariencia” que me atrae físicamente, y no puedo salir con nadie que no tenga esa “apariencia”.

Sí, me doy cuenta de que la atracción viene en diferentes formas. Sé lo que significa sentirse atraída a chicos emocional e intelectualmente. Pero cuando se trata de citas para el matrimonio, ¿debería renunciar a esa “apariencia”, si al fin y al cabo este es el hombre con el que voy a pasar el resto de mi vida?

Estoy recibiendo mucha presión por parte de mis amigas para cambiar mi actitud. Ahora me gustaría escuchar la opinión de ustedes.

Esti

Querida Esti,

Tu carta manifiesta verbalmente la sensación que una gran cantidad de personas sienten pero nunca articulan. La mayoría de la gente tiene una imagen en su mente acerca de cómo les gustaría que se vea la persona con la cual van a casarse, y naturalmente se sienten atraídos por alguien que tenga esta “apariencia”. Al igual que tú, buscan esta “apariencia” y muchas veces se niegan a siquiera considerar a alguien que no la tenga.

Sin embargo, nuestra experiencia nos dice que la mayoría de las personas no se casan con alguien que tenga la “apariencia” que ellos deseaban en primer lugar. Vamos a explicar por qué esto es así, pero primero tenemos que establecer claramente que la atracción física es un aspecto muy importante en una relación, y es algo que definitivamente deberías sentir por el hombre con el cual te cases.

De esta manera, si bien la atracción es un elemento vital en una buena relación, la “apariencia” de alguien no lo es. La “apariencia” idealizada es una preferencia que desarrollamos a través de una combinación de influencias:

  • Cultural - cine, televisión y revistas que promueven estándares de belleza.

  • Étnica - podemos preferir a alguien de nuestro propio grupo étnico o de otro grupo que admiramos.

  • Experiencia de vida - nuestras exposiciones iniciales a menudo establecen nuestros gustos

  • Preferencia innata - es decir, lo que estimula nuestros sentidos

Es normal que nos inclinemos hacia cierto tipo particular de apariencia externa. Sin embargo, cuando esto se convierte en el criterio principal para decidir si salir con alguien o no, en realidad nos estaremos engañando a nosotros mismos de dos maneras. Lo primero es que estaremos restando importancia a todos los otros criterios importantes. Y lo segundo es que al ser tan rígidos, no esperaremos para ver si podemos desarrollar una atracción hacia esta persona. Y muchas veces sí podemos.

A menudo, la atracción física necesita tiempo para desarrollarse. Trata de recordar si alguna vez conociste a alguien – un compañero de clase o de trabajo – que parecía bastante normal al principio, pero a medida que llegaste a conocerlo mejor, ¿no empezó acaso a parecerte más atractivo? La verdad es que cuando llegaste a sentirte cómoda con su personalidad y empezaste a sentir una conexión emocional, comenzaste a verlo desde una perspectiva muy diferente a la que tenías en un inicio.

Ahora recuerda a alguien que en un comienzo consideraste muy guapo, pero que resultó ser una persona cuyas cualidades interiores no te parecían muy valorables. ¿No cambió acaso tu sentimiento por su aspecto?

Algo similar puede suceder cuando salimos en citas. Alguien que inicialmente tiene aquella “apariencia” puede llegar a no tener otras cualidades claves. Por el contrario, una persona que tiene los valores, los objetivos, el carácter y la personalidad que tú aprecias puede, en un corto período de tiempo, llegar a ser verdaderamente atractivo para ti. Esto ocurre ya que a medida que desarrollas una relación interpersonal, eres capaz de dejar de lado tu imagen idealizada y mirar a la otra persona a través de un par de ojos frescos.

Esto no es algo que ocurre sólo de vez en cuando. Es tan común que la mayoría de las parejas felizmente casadas que conocemos han pasado por esta experiencia.

¿Esposo Anti-arrugas?

Hay otro aspecto importante de la atracción física que vale la pena mencionar. Pregúntate a ti misma qué pasaría si te casaras con alguien principalmente por la atracción física que sientes, y con el tiempo, su apariencia cambiase. Su cara se vuelve más rellenita, su cabello se cae, sube unos kilos de más. ¿Todavía te sientes atraída por él? ¿Todavía quieres seguir casada con él?

Si la apariencia física fue la razón principal por la cual te casaste con él, la respuesta probablemente sería “no”. Pero si también lo elegiste por sus cualidades personales internas, metas compartidas y la compatibilidad general, probablemente te adaptarás a las cambiantes apariencias. Tú todavía te sentirás atraída hacia él, aunque ya no esté tan joven, en forma, o libre de arrugas como cuando se conocieron. Debido a que las apariencias no eran el foco principal de su relación, tu atracción por él se basará en una multitud de otros factores y evolucionará a medida que construyen una vida juntos.

Por supuesto, este principio no sólo se aplica a “mujeres eligiendo hombres”. De hecho, la experiencia demuestra que esto es aún más relevante para “hombres eligiendo mujeres”.

Así que nuestra respuesta a tu pregunta es: Mantén tu mente abierta en relación a los hombres que no tienen necesariamente la “apariencia” que buscas. Si un hombre tiene muchas de las cualidades que tú estás buscando, pero no te sientes inicialmente atraída hacia él, entonces, puedes salir con él y darle un poco de tiempo. Si pasas un rato agradable en la primera cita, o incluso si tienes sentimientos neutros acerca del tiempo que pasaron juntos, entonces sale de nuevo. Date unas tres o cuatro salidas para ver si estás comenzando a disfrutar de su compañía y si están empezando a sentir una conexión. Luego pregúntate a ti misma si él se ve mejor de lo que se veía al principio. ¿Has notado que alguna de sus cualidades como su sonrisa, hoyuelos o sus ojos te están empezando a gustar? ¿Su apariencia general "mejora" ante tus ojos?

Una respuesta afirmativa significará que tu atracción por él está creciendo y que además estás empezando a apreciar sus cualidades internas.

Inversamente, si aquellos sentimientos no han empezado a desarrollarse para la cuarta o quinta cita, hay una buena probabilidad de que nunca lo harán, y en ese momento probablemente deberías dejar de salir con él.

Te deseamos éxito navegando en el laberinto de citas,

Rosie y Sherry

Publicado: 3/11/2012


¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!