haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Casada y sin amigas

Casada y sin amigas

Ahora que estoy casada, mis amigas solteras se alejan de mí. ¿Qué ocurrió?

por

Queridas Rosie y Sherry:

Me casé hace poco, a la edad de 39 años. Durante mis años de soltera hice muchas amigas. Cuando mi relación se volvió seria y me comprometí, algunas de las amistades continuaron y otras no, como es esperable que ocurra.

Sin embargo, me preocupa la situación con mis dos mejores amigas, con quienes tengo una relación especial desde hace ya muchos años. Ambas son solteras y sé que mi compromiso y casamiento fueron duros para ellas. Sé cómo se sintieron, porque he estado en su lugar. Con una amiga sigo en contacto regular, pero la otra se alejó mucho y ya casi no nos hablamos. La extraño mucho pero siento que debo respetar el espacio que ella necesita.

Pensé que la situación mejoraría después de la boda, pero la verdad es que ahora siento que la distancia sólo aumentó. ¿Casarse significa realmente decirle adiós a las amigas solteras?

Ellie

La respuesta de Rosie & Sherry:

Querida Ellie:

Ante todo, mazal tov por tu reciente casamiento. Les deseamos a ti y a tu esposo que tengan una maravillosa vida juntos.

Al igual que todas las parejas recién casadas, están descubriendo que compartir la vida con otra persona implica hacer muchos ajustes, algunos de los cuales jamás imaginaste que deberías hacer. Uno de esos ajustes involucra las relaciones con tus amigas. En cierta medida, incluso las amistades más cercanas deben cambiar.

Los amigos que acostumbraban pasar juntos los fines de semana son ahora desplazados por un esposo o una esposa.

Como has atestiguado tú misma, esos cambios comienzan cuando una pareja comienza a desarrollar una conexión emocional profunda, aún antes de casarse. A medida que pasan más tiempo juntos, comparten experiencias, sueños y esperanzas y se confían cosas; claramente algo del tiempo y el interés que se dedicaba a las amistades son canalizados hacia la nueva relación. Esta situación aumenta cuando planean una boda y organizan un nuevo hogar. Los amigos que acostumbran compartir fines de semana o vacaciones encuentran ahora que han sido desplazados por un esposo o una esposa.

Si bien puede que no hayas buscado esta consecuencia deliberadamente, es inevitable que ocurra sin importar la edad a la que te cases. Es parte del proceso de construcción y mantenimiento de la intimidad emocional con tu esposo. En el comienzo del matrimonio, los recién casados están en una burbuja disfrutando pasar tiempo el uno con el otro y siendo absorbidos por el aprendizaje y la adaptación a la convivencia.

Puede que te lleve un tiempo encontrar la manera de acomodar a tus amigas y a tus otros intereses en tu nueva vida. Incluso si tus sentimientos hacia tus amigas no cambian mientras atraviesas este proceso, ellas entienden que la naturaleza de la amistad sí ha cambiado.

Esto no significa que una vez que te unes al club de las casadas debas perder a tus amigas. Aún puedes encontrarte para tomar un café, para almorzar, para hacer gimnasia, invitarse unas a otras para las comidas de Shabat y, de vez en cuando, tener salidas de chicas o chicos. Pueden seguir riendo por el mismo tipo de bromas, escuchar la misma música, tener las mismas discusiones profundas y disfrutar hacer cosas juntas.

Llenando el vacío

Entonces, ¿por qué algunas amistades duran y otras no? Hay muchas razones. Algunas amigas no pueden tolerar el profundo dolor de ser solteras. Si bien puede que estén felices por ti, eres un recordatorio constante de que has logrado algo valioso que ellas aún no logran obtener.

Esto puede ocurrir sin importar cuán sensible seas hacia sus sentimientos y cuánto te preocupes de suavizar las conversaciones sobre los preparativos para la boda y sobre los detalles de tu nueva relación.

Algunas personas podrían argumentar que ya no pueden tener una relación contigo porque ya no puedes encontrarte con ellas de imprevisto, dejar todo para hacer algo tonto, compartir historias sobre salidas o compadecerse por lo difícil que es ser soltera. Esos sentimientos son entendibles si ese tipo de actividades eran las que definían tu amistad.

Otras amigas, a menudo las más cercanas, pueden experimentar una sensación de pérdida porque ya no tienes la misma cantidad de tiempo para ellas y porque no estás tan disponible para salir o para compartir intimidades como antes. Puede que se alejen en su intento de llenar el vacío. Y también puede ser que, en un acto de verdadera amistad, te estén dando a propósito el espacio que necesitas para disminuir tus lazos con ellas y fusionarte con tu nuevo marido sin que te sientas culpable.

Toma la iniciativa

Entendemos lo difícil que es estar feliz cuando, después de una larga búsqueda por el hombre indicado para construir una nueva vida, sientes que haberlo encontrado es lo que causó que hayas perdido algunas amigas cercanas. Pero las amistades son dinámicas y quizás cuando se disipe la burbuja que hay en torno a tu nuevo matrimonio, podrás revivir algunas de esas amistades o simplemente ajustarte a su nueva naturaleza.

Da el primer paso y diles a tus amigas que las extrañas.

Vale la pena dar el primer paso y decirles a tus amigas más cercanas que las extrañas. A tu amiga que no se alejó mucho, invítala a almorzar o a tomar un café; a la que está más alejada, pregúntale si le gusta la idea de conversar cada una o dos semanas. Si una de ellas acepta la invitación, centra la conversación en el trabajo, los eventos de actualidad y los intereses compartidos. Limita la conversación sobre tu matrimonio, como por ejemplo lo que tu esposo y tú hacen juntos o cómo se las están arreglando con el departamento nuevo, incluso si tu amiga te pregunta.

Si deseas pedirle a ella un consejo sobre tu relación, no lo hagas. Hacerlo sólo complicará aún más la amistad y, por lo general, la gente soltera rara vez puede dar un consejo sabio sobre la vida matrimonial.

Independientemente de lo que ocurra, hay algunas cosas que sí puedes hacer por tus amigas, tanto si siguen siendo parte importante de tu vida como si se han alejado. Primero, tenlas en mente cuando conozcas a la familia y a los amigos de tu esposo. ¿Tienen un primo, vecino, compañero de trabajo o de deportes soltero que pueda ser una buena pareja para una amiga que conoces bien?

Además, trata de mantener la puerta abierta para que tu amiga se reconecte cuando esté lista para hacerlo. Piensa si puedes invitarla a una comida de Shabat junto con otras amigas.

Puede que las cosas no salgan como esperas pero, con el tiempo, tus amigas y tú deberían ajustarse a esta nueva etapa de la vida y encontrar un nuevo equilibro que satisfaga las necesidades de todas en base a la nueva naturaleza de la amistad.

Rosie y Sherry.

19/3/2015

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Comentarios: 1

(1) nany, May 1, 2015 10:20 PM

Casada

pero no debería ser así al contrario, eso pasa muchas veces cuando te casas ya no es lo mismo, yo me alegraría enormemente de saber que mi mejor a miga se casa, de pronto puede ser envidia, o que como ella esta sola se reprime, deberías de llamarla a saludarle y hablar, si ella insiste en no verte y no hablarte. Déjala no pierdes nada, pues nunca fue tu amiga.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub