Acabo de tener la siguiente conversación con una de mis clientes.

—Cuéntame sobre tu cita. ¿Han cambiado tus sentimientos desde la última vez que salieron?

—No sé, simplemente no lo sé.

—Qué es lo que no sabes?

—Simplemente no estoy segura si es lo correcto. ¿Qué debo hacer?

“No sé” por lo general significa que necesitas más tiempo para descubrir si esa persona es para ti. “No saber” puede significar varias cosas. Puede significar que no estás necesariamente entusiasmada con alguien. Aunque pueda decepcionarte no sentirte entusiasmada, a veces las relaciones comienzan de forma simple y sencilla: sólo dos buenas personas pasando tiempo juntas sin mucha química. Mi sugerencia general para los casos de “no sé” es seguir saliendo. No saber a menudo solamente significa que se necesitan más citas, más tiempo juntos y más experiencias compartidas para que se aclare.

Mientras tanto, si te sientes identificada con la conversación que tuve con mi clienta, he aquí algunos ejercicios que puedes realizar para llegar a tener más claridad:

Invierte. La mayoría de las personas cuando están en la fase del “no sé”, por lo general no hacen una inversión emocional. Muchas veces cuando mis clientes no tienen de inmediato el sentimiento que quieren o esperan, se contienen, con miedo de que no sea la persona correcta y sin querer entregarse si no están seguros. A menudo tienes que estar dispuesto a invertir antes de estar seguro, o ninguno de los dos mostrará suficiente de su yo real para poder alcanzar esa claridad.

Analiza. Piensa en lo que dice tu cabeza y en lo que dice tu corazón. Ponte en contacto con lo que estás pensando y con lo que estás sintiendo. No juzgues esos pensamientos y sentimientos; sólo escríbelos. A veces ver las cosas frente a ti en blanco y negro es suficiente para ayudarte a entender realmente lo que estás sintiendo.

Ten cuidado con las influencias externas. ¿Con quiénes estás hablando sobre esto y cuáles son sus pensamientos y sentimientos? ¿Cómo te afectan los pensamientos y sentimientos de otras personas? ¿Estás ansioso por ellos? ¿Te sientes juzgado? ¿Hay alguien que quiere que estés en esta relación más que lo que tú mismo lo deseas? Es difícil analizar todo esto, pero si lo logras, puede ser muy esclarecedor separar tus pensamientos de los pensamientos de otros.

Procesa. ¿La persona con la que estás saliendo, te entiende (a ti y de dónde vienes) o te molesta? A menudo veo que las personas pueden sentirse molestas pero cuando su cita también las entiende, se sienten en conflicto sobre terminar la relación… Esto lleva al comentario de “no sé”. Es difícil renunciar a alguien que te entiende, incluso si te molestan algunas de sus conductas. Esto puede llevar a pensar “no puedo decir si y no sé si debería decir no”. En este caso, creo que debes seguir saliendo y permitirte más tiempo para tomar una decisión.

Haz una lista. Otra forma de ayudarte a pasar del “no sé” a “sí” o “no”, es tomarte el tiempo de reevaluar tus valores y preferencias. Haz una lista de tus valores (creencias esenciales) y preferencias (cosas que te gustan, que a pesar de ser importantes no son vitales). Revisa esta lista y piensa si coincide con la persona con quien estás. Puedes encontrar claridad en el proceso.

Algunos de mis clientes que “no saben” se han casado, mientras que otros terminaron la relación. La mayoría necesitaba más tiempo de lo normal para descubrirlo. Tómate el tiempo que necesites para descubrir la respuesta correcta para ti y para sentirte cómodo con tu decisión.