haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




El hijo de mi novia

El hijo de mi novia

Ella no quiere casarse hasta que su hijo esté listo. ¿Debería esperar?

por

Estimadas Rosie y Sherry:

Soy un judío europeo de 38 años. En febrero conocí a una mujer judía de mi edad que vive en otra ciudad, es divorciada y tiene un hijo de 9 años. Cuando nos conocimos, yo estaba aplicando para hacer aliá a Israel, pero dado que nos enamoramos (al menos yo), decidí poner en pausa ese proceso.

Después de tres meses maravillosos, ella comenzó a posponer la decisión de presentarme a su familia. Luego decidió que no me amaba y rompió conmigo, pero dos semanas después reanudamos nuestra relación y finalmente ella dijo que estaba lista y eventualmente me presentó a su hijo y a su familia. Todo parecía ir bien y yo me sentía en las nubes.

Su ex marido sigue celoso de ella, a pesar de que se separaron hace siete años y de que ella tiene un guet (un documento de divorcio judío). Él le dijo a su hijo cosas malas sobre mí. De todos modos, la situación no se veía mal y este verano ella me dijo que en unos meses fijaríamos la fecha de la boda.

Sin embargo, recientemente su hijo le pidió ir donde su padre por una semana, y luego por otra semana más. Mi prometida comenzó a entrar en pánico, y admito que no entendí inmediatamente lo difícil que era la situación para ella. Ahora está consultando un terapeuta para aconsejarse y recibir ayuda. Dice que entiende que su hijo está teniendo una reacción normal para su edad y que sabe que le llevará mucho tiempo aceptar la nueva situación.

Sin embargo, lo que me preocupa es que hasta hace pocas semanas ella me decía constantemente lo mucho que le preocupaba su reloj biológico y que deberíamos casarnos lo antes posible, pero ahora me dice que una espera de seis meses o un año no hará diferencia y que no debería presionarla para que nos casemos hasta que no se sienta cómoda respecto a la situación de su hijo. ¡Ahora me dice que una mujer puede tener hijos con facilidad incluso a principios de los 40!

Amo a esta mujer y estoy haciendo lo mejor que puedo para que la relación funcione, pero no puedo renunciar a tener hijos. ¿Tiene razón en no querer avanzar mientras ayudamos a su hijo? ¿No podríamos hacer ambas cosas al mismo tiempo? ¿Cómo puedo ayudarla a lidiar con la situación? ¿Debería esperarla o cortar de inmediato?

Gracias por cualquier ayuda que me den.

Luis

Respuesta de Rosie y Sherry:

Estimado Luis:

Basadas en nuestra amplia experiencia trabajando con padres que quieren volver a casarse después de divorciados, nos parece que la mujer con quien sales ha tomado una decisión muy sabia. Necesita tener una situación estable para sí misma y para su hijo, tanto por el bienestar de ellos como por el de su futura relación contigo. También tomó la decisión correcta al decidir trabajar con un terapeuta para aprender a lidiar con un niño que puede estar atrapado entre ella y un padre celoso. También creemos que hizo bien al pedir que retrasaran los planes de la boda hasta que mejore la situación con su hijo.

# Unirse a una familia es de por sí un desafío, pero puede ser mucho más difícil si la persona se vuelve a casar antes de que su hijo esté preparado.

Cuando las personas divorciadas o viudas vienen donde nosotras para aconsejarse sobre sus salidas y sobre la posibilidad de volver a casarse, siempre les aconsejamos que se aseguren de que sus hijos hayan sanado del divorcio y que la relación padre-hijo sea lo suficientemente cómoda como para que el padre traiga a otro adulto a la familia. Unirse a una familia es un desafío, pero puede ser mucho más difícil si la persona se vuelve a casar antes de que su hijo esté preparado. En muchas ocasiones un terapeuta puede ayudar en ese proceso.

A pesar de que la mujer con la que sales no ha tenido a su ex pareja en su vida durante muchos años, ella no esperaba que su relación con él diera un giro para mal al salir seriamente contigo. No importa si el estrés que originó la situación fue el intento de su ex de sabotear su relación contigo o que al hijo le resulte difícil aceptar que su madre salga con alguien que no es su padre. El hecho de que ella tenga que enfrentar la situación la pone en una posición similar a la de quien acaba de divorciarse: necesita fortalecer a su hijo y a la relación que tiene con él, incluso si eso implica que los planes de boda deban ser puestos en pausa.

Sabemos que esto te resulta difícil por dos razones: por un lado la amas y quieres que la relación avance, pero por otro lado te preocupa retrasar el comienzo de la familia. Sin embargo, si realmente quieres que esta mujer sea parte de tu vida, lo mejor que puedes hacer es aceptar que lo que ella está haciendo los ayudará a ambos a tener una transición más suave hacia convertirse en una familia, y apoyar sinceramente sus esfuerzos. Ambos pueden comunicarse mutuamente que se sienten frustrados por tener que esperar, pero debes saber que esto es lo mejor para tu futuro.

No podemos saber con certeza cómo afectara el hecho de tener que esperar entre seis meses y un año en la habilidad que tengan como pareja para tener hijos. Sí sabemos que como ella ya tiene un hijo, tiene mejores posibilidades de volver a ser madre a fines de los 30 y comienzos de los 40. También puedes considerar el hecho de que es más difícil concebir estando bajo estrés y que si pospones los planes de boda para que ella pueda mejorar la situación con su hijo, puedes terminar beneficiándote.

Obviamente que si eres impaciente sobre la espera, puedes decidir terminar con ella y seguir con tu vida. Sin embargo, si sientes que esta mujer es adecuada para ti, considera este período de prueba como una oportunidad para fortalecer tu conexión emocional con ella y para construir lentamente una relación con su hijo.

También les sugerimos que visiten juntos un terapeuta familiar para que los aconseje sobre cuál es la mejor manera de vivir esta etapa. De hecho, recomendamos que siempre que un hombre y una mujer planeen unir sus familias, trabajen con un terapeuta familiar que pueda ayudarlos como guía durante el proceso. Esto es especialmente importante en tu caso, pues no has sido padre antes y no puedes ir aprendiendo progresivamente como lo hace el padre de un bebé recién nacido.

Sabemos que esperar más tiempo aún será un desafío para ambos, pero si puedes cambiar tu postura al respecto y apreciar lo mucho que esto beneficiará a la mujer con la que sales y a tu futura familia, la espera te será más fácil.

Te deseamos todo lo mejor,

Sherry y Rosie.

5/3/2015

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub